RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 11 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Modernizar los Servicios Públicos de Empleo

La Comisión tiene por objeto la elaboración de una acción concertada en la Unión Europea (UE) a fin de favorecer la adaptación de los Servicios Públicos de Empleo y una mayor sinergia entre la demanda y la oferta en el ámbito del empleo.

ACTO

Comunicación de la Comisión de 13 de noviembre de 1998: Modernización de los Servicios Públicos de Empleo para apoyar la Estrategia Europea de Empleo [COM (98) 641 final - no publicada en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

Los Servicios Públicos de Empleo (SPE) (DE) (EN) (FR) son un elemento importante en el ámbito local para la puesta en práctica de la política de empleo. Con más de 5.000 oficinas locales en la Unión y aproximadamente 160.000 trabajadores, los SPE son interlocutores directos de los empresarios y de los solicitantes de empleo.

Habida cuenta de la reciente evolución del mercado laboral, resulta indispensable redefinir la función de los SPE así como sus prioridades y métodos de funcionamiento.

Si bien la mayor parte del marco institucional de los SPE depende de las medidas adoptadas en cada Estado miembro, los responsables de estos servicios decidieron ampliar el proceso en el ámbito europeo intensificando su cooperación, intercambiando sus conocimientos técnicos y compartiendo sus experiencias, con el apoyo de la Comisión Europea.

Tradicionalmente, los SPE desempeñan tres funciones en Europa:

  • proporcionar información sobre el mercado laboral: recopilación de datos sobre las ofertas de empleo y los candidatos potenciales y suministro de información sobre las posibilidades de formación o reciclaje;
  • intermediación: se trata de su principal actividad, que consiste en dar a conocer públicamente las ofertas de empleo y favorecer una rápida comparación de las ofertas y las demandas (se considera que los SPE de los Estados miembros intervienen en un porcentaje comprendido entre el 10 y el 30% del total de las contrataciones);
  • ajuste del mercado: los SPE, debido a su participación en la aplicación de las políticas del mercado de trabajo, permiten realizar un ajuste de la oferta y la demanda de trabajo.

Las Directrices para el empleo desde 1998 pusieron de relieve la capital importancia de los SPE en el marco de los cuatro ámbitos prioritarios de intervención:

  • la capacidad de inserción profesional: los SPE desempeñan un importante papel en este ámbito a través de sus actividades de orientación sobre las técnicas de búsqueda de trabajo, el acceso a la formación profesional así como mediante una asistencia suplementaria dirigida a grupos específicos (personas con discapacidad y minorías étnicas). La Comisión insiste también en la necesidad de reforzar la formación de los jóvenes con el fin de facilitar su entrada en el mercado de trabajo. La intervención de los SPE consiste en garantizar el funcionamiento de los sistemas de formación por aprendizaje, movilizando los puestos de formación o actuando como intermediarios entre estos puestos y los jóvenes trabajadores;
  • el espíritu de empresa: uno de los objetivos de los SPE es la promoción del trabajo no asalariado para los desempleados o los trabajadores amenazados de despido. Además, los SPE se asocian con otros organismos públicos o privados con el fin de establecer estrategias locales de creación de empleo que respondan a las nuevas necesidades;
  • la capacidad de adaptación: a pesar de que la magnitud del problema del desempleo tenga como resultado que la mayor parte de las acciones de los SPE estén destinadas a los desempleados, siguen desempeñando un importante papel por lo que respecta a la gestión de la evolución de las estructuras de las empresas (los SPE participan en distintos programas de formación, reciclaje y reconversión de los trabajadores que se enfrentan a cambios estructurales y que corren el riesgo de perder su empleo);
  • la igualdad de oportunidades: los SPE actúan a fin de promover la participación de las mujeres en el mercado de trabajo. En concreto, la acción de los SPE consiste en ayudar a los hombres y las mujeres que desean reincorporarse a la vida activa después de un período de ausencia, así como mediante la puesta en práctica de políticas de igualdad de oportunidades en el ámbito del empleo en favor de determinadas categorías de trabajadores (personas con discapacidad y minorías étnicas).

Las directrices para el periodo 2005-2008 (línea directriz integrada nº 19) subrayan la importancia de continuar con la modernización y el refuerzo de los servicios de empleo.

Habida cuenta de la rápida evolución del mercado de trabajo, tanto para los trabajadores (mejora del nivel de educación, incremento de la participación de las mujeres, envejecimiento de la mano de obra, etc.) como para los empresarios (necesidad de una mano de obra capaz de adaptarse a la constante evolución del mercado, nueva organización del trabajo), resulta necesaria una adaptación de los SPE si se quiere que sean eficaces.

Los SPE deben hacer frente a una serie de nuevos desafíos:

  • reforzar su posición en los sectores con un gran potencial de creación de empleo, en especial el sector de los servicios;
  • recurrir en mayor medida a las nuevas tecnologías de la información y la comunicación;
  • conciliar las exigencias, en algunos casos divergentes, de los empresarios y los solicitantes de empleo (un tratamiento personalizado sistemático de cada caso favorece la lucha contra el desempleo de larga duración pero puede ir en detrimento del servicio prestado a los empresarios);
  • creación de vínculos con otros proveedores de servicios: ya existen servicios de empleo con fines comerciales, pero están fundamentalmente destinados a determinados tipos de solicitantes (contratación de directivos o cuadros). Es de capital importancia redefinir el papel y la misión de los SPE en relación con los demás proveedores de servicios comerciales o no comerciales: por ejemplo, posibilidad de que los SPE abandonen determinadas actividades que otras oficinas de empleo puedan realizar mejor y posibilidad de externalizar algunas tareas;
  • colocación de los solicitantes de empleo y gestión de los subsidios: en la mayor parte de los Estados miembros existe una voluntad de crear un régimen de subsidios que contribuya en mayor medida al empleo. Para conseguirlo, es necesario reforzar el vínculo entre la gestión de los regímenes de subsidios y la prestación de servicios de empleo (no obstante, pueden aparecer dificultades debido a posibles incompatibilidades entre la gestión de las asignaciones y la colocación de los solicitantes);
  • aplicación de la política pública y prestación de un servicio: si la gestión y el funcionamiento de los SPE tienden a acercarse a los de las empresas, la aplicación de una política pública puede producir una sobrecarga de tareas administrativas y burocráticas. Los SPE y los ministerios concluyen acuerdos periódicamente a fin de conciliar la necesidad de la aplicación de las políticas nacionales y el funcionamiento independiente de las agencias;
  • instauración de un nivel adecuado de delegación en favor de las autoridades públicas regionales y locales, cada vez más comprometidas en la lucha contra el desempleo. No obstante, esto debe conciliarse, por ejemplo, con el mantenimiento de un sistema nacional unificado para los asuntos relacionados con la igualdad de trato o con la unificación del régimen del seguro de desempleo;
  • prestación de un servicio nacional en un contexto europeo: el desarrollo de la movilidad internacional de la mano de obra hace indispensable una gestión de los mercados de trabajo desde una perspectiva europea. Los empresarios buscan un personal específico, altamente cualificado, multilingüe y que sea capaz de adaptarse a nuevas culturas y nuevas formas de trabajo. Por tanto, los SPE deben responder a estas nuevas necesidades, en colaboración con la red EURES.

La mayor parte de los SPE han emprendido un proceso de modernización de su organización, lo que ha tenido como principal consecuencia el desarrollo de la descentralización y una ampliación del margen de maniobra de los SPE para concentrar en el mercado de trabajo local los recursos de que disponen.

Por lo que respecta al monopolio de los SPE, ha sido eliminado en la mayoría de los Estados miembros, y han comenzado a establecerse vínculos con las agencias privadas.

La nueva Estrategia Europea de Empleo (EEE) ha permitido reforzar el proceso de modernización. En efecto, los SPE son un instrumento importante para la aplicación de las Directrices, y los Planes Nacionales de Acción (DE) (EN) (FR) sitúan claramente a los SPE en el centro de los sistemas nacionales de prestación de servicios de empleo.

A fin de mejorar la eficacia de los SPE, la estrategia europea preconiza una acción concertada con la que puedan hacerse realidad las siguientes condiciones:

  • promover el acceso a las ofertas de trabajo mediante diversas técnicas de intermediación y asistencia para la búsqueda de trabajo. Para ello, es preciso instaurar y desarrollar buenas relaciones con los empresarios y transformar progresivamente los SPE en auténticas empresas de servicios (modernización de la gama de servicios, creación de oficinas específicas por empresa y por sector, mejora de la imagen pública, utilización de las tecnologías de la información, etc.);
  • llevar a cabo una gestión sistemática caso por caso de los desempleados, lo que supone un diagnóstico preciso de las necesidades individuales y un estrecho seguimiento de los solicitantes de empleo a lo largo del período en que están inscritos en estos servicios (entrevistas periódicas y aplicación de fórmulas personalizadas);
  • contribuir a la coordinación del conjunto de las prestaciones de servicios para los solicitantes de empleo, es decir, establecer una estrecha coordinación entre la orientación, la intermediación, la información y los subsidios;
  • explotar la sinergia entre los SPE y los demás agentes afectados por la creación de redes con las autoridades regionales y locales, los interlocutores sociales y los centros de enseñanza profesional o de asistencia a los desempleados;
  • recurrir a los SPE a fin de facilitar la movilidad internacional de la mano de obra y reducir los obstáculos a la libre circulación de los trabajadores en la Unión Europea.

El éxito de la modernización de los SPE exige esfuerzos concertados a todos los niveles:

  • los SPE deben establecer procedimientos y métodos de trabajo más eficaces y explotar plenamente las distintas posibilidades que ofrece la cooperación europea;
  • los Estados miembros, mediante la aplicación de su estrategia para el empleo, deben apoyar la modernización de los SPE así como su desarrollo (calidad del personal, reestructuración global de los gastos, descentralización, etc.);
  • los interlocutores sociales, que ya participan (en diversos grados) desde hace varios años en la gestión de los SPE en la mayor parte de los Estados miembros poseen una función de capital importancia en la mejora de la capacidad de adaptación de las empresas y de sus trabajadores;
  • la Unión Europea ha creado una serie de instrumentos y programas que complementan los esfuerzos emprendidos en el ámbito nacional (EURES, Fondo Social Europeo y apoyo de la Comisión a la cooperación de los SPE en Europa).
Última modificación: 20.06.2005
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba