RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 4 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Reestructuraciones y empleo: anticipar y acompañar las reestructuraciones para desarrollar el empleo; el papel de la Unión Europea

El objetivo principal de esta Comunicación es proponer medidas para anticipar y acompañar las reestructuraciones de las empresas para mantener el empleo. Responde a un triple reto: garantizar una adaptación rápida de las empresas, desarrollar la competitividad y preservar la capacidad de empleo de los trabajadores.

ACTO

Comunicación de la Comisión, de 31 de marzo de 2005, «Reestructuraciones y empleo - Anticipar y acompañar las reestructuraciones para desarrollar el empleo: el papel de la Unión Europea [COM (2005) 120 final - no publicada en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

La presente Comunicación se inserta plenamente en la estrategia de Lisboa revisada que, además de un crecimiento más fuerte y duradero, insiste en la creación de empleo. Proponer medidas para responder a los costes sociales y económicos de las reestructuraciones realizadas por las empresas europeas.

RETOS ACTUALES

Se estima que cada año se crea y se destruye una media del 10 % de las empresas europeas. Ante este fenómeno, la Unión Europea lleva desde hace tiempo desarrollando políticas e instrumentos para acompañar estas evoluciones, en particular, en el ámbito de la siderurgia, la construcción naval o el sector textil. De hecho, estas acciones no sólo conciernen a los sectores en dificultades, sino que también implican la definición de las perspectivas estratégicas en muchos otros sectores.

El fenómeno de las reestructuraciones refleja en la empresa la recomposición del tejido productivo por efecto de una multitud de factores:

  • la evolución del mercado único europeo y la apertura internacional de las economías permiten mejorar la competitividad y crear empleos de calidad;
  • la innovación tecnológica genera nuevas aplicaciones que son fuente de empleos más creativos y de mayor calidad;
  • la evolución del marco reglamentario y los cambios fundamentales de la demanda de los consumidores (una población que envejece y los retos medioambientales) implican modificaciones de los mercados de bienes y de trabajo.

Desde el punto de vista de los trabajadores, las reestructuraciones suelen enviar al paro a un gran número de personas al mismo tiempo. Los primeros afectados son los trabajadores menos cualificados y más vulnerables. Además, se observa un gran impacto de las reestructuraciones en algunos países europeos aún en transición.

Por consiguiente, se trata de permitir que las personas enviadas al paro puedan encontrar un empleo de calidad equivalente rápidamente y dar respuestas adaptadas al conjunto del territorio europeo anticipando los cambios de la forma más cercana posible a los territorios y las poblaciones (definición de las posibles ventajas comparativas).

PAPEL DE LA UNIÓN EUROPEA

Si bien la mayoría de los retos sociales económicos derivados de las reestructuraciones se afrontan en el ámbito nacional, la Unión Europea puede intervenir gracias a:

  • las políticas que contribuyen al objetivo de anticipar y acompañar las reestructuraciones (política de empleo, instrumentos financieros de apoyo, política industrial y empresarial y de desarrollo rural);
  • la definición de las evoluciones sectoriales y de los instrumentos de intervención; y
  • al reconocimiento del cometido que los interlocutores sociales pueden desempeñar para anticipar y controlar el cambio.

ACTUACIÓN DE LAS POLÍTICAS COMUNITARIAS

Reforma de los instrumentos financieros y papel de los Fondos Estructurales

El proyecto de nuevo Reglamento del Fondo Social Europeo (FSE) reafirma la vocación de este último de financiar acciones de anticipación y gestión de las reestructuraciones merced a la mejora de la capacidad de adaptación de los trabajadores y las empresas, a la inversión en capital humano y formación permanente y a la instauración de pactos por el empleo a escala nacional, local y regional.

El Fondo Europeo de Desarrollo Regional desempeñara también un cometido fundamental gracias a la inversión en investigación y desarrollo, la difusión de la innovación y la instauración de infraestructuras.

En materia de desarrollo rural, el Fondo Agrícola de Desarrollo Rural deberá permitir que las políticas sectoriales (agricultura, industria y servicios) y territoriales (regional, rural, urbana y local) funcionen de modo complementario para maximizar su impacto en el empleo.

Además, en caso de choque imprevisto, la Comisión recomienda la constitución de reservas para imprevistos en los Fondos Estructurales y propone la creación de un fondo de ajuste al crecimiento dotado con 1 000 millones de euros anuales.

Por último, otros programas pueden contribuir a una mejor gestión del cambio como, por ejemplo, el programa marco de investigación, los programas de educación y formación y el programa integrado de aprendizaje permanente.

Política industrial

En el marco de la aplicación de la política industrial renovada que expuso en la Comunicación de abril de 2004, la Comisión propone la mejora del marco reglamentario aplicable a las empresas y el apoyo a la innovación y la competitividad. Está prevista a lo largo de 2005 la redacción de una nueva Comunicación sobre la dimensión sectorial de la política industrial. En ella se debería indicar cómo piensa la Comisión proceder a un seguimiento más estrecho de los sectores.

La Comisión propone lanzar iniciativas tecnológicas comunes, como el plan de acción para las tecnologías ecológicas, con objeto de financiar programas de desarrollo de productos o servicios de utilidad social. Se trata de generar una ventaja competitiva que propicie el surgimiento de nuevos mercados y nuevos empleos.

La política de competencia

La Comisión insiste en la aplicación estricta de las reglas de competencia, incluido el control de las ayudas estatales y de las concentraciones de empresas. Propone lo siguiente:

  • una reforma de la política de control de las ayudas estatales, incitando a los Estados miembros a que concedan ayudas a los sectores que más contribuyen al crecimiento y el empleo;
  • un nuevo Reglamento de concentraciones de empresas para facilitar las reestructuraciones industriales.

Otras políticas e instrumentos

Para anticipar y acompañar mejor las reestructuraciones, la Comisión desea:

  • reforzar la protección de la propiedad intelectual y la lucha contra la falsificación y seguir actuando para que la ronda de negociaciones de Doha sobre el libre comercio mundial sea un factor de desarrollo;
  • revisar durante 2005 la estrategia europea de empleo, orientándola hacia prioridades pertinentes para la anticipación y la gestión de las reestructuraciones;
  • reforzar el cometido del Observatorio Europeo del Cambio (EN), que desarrollará herramientas de análisis cuantitativo y cualitativo y de seguimiento de las reestructuraciones;
  • aumentar la convergencia y las sinergias de las políticas mediante un grupo de trabajo interno en el que estén representados los servicios involucrados de la Comisión, lo que supone un diálogo periódico con el Parlamento Europeo y el Consejo.

CONSULTA DE LOS INTERLOCUTORES SOCIALES

La presente Comunicación abre la segunda fase de consulta de los interlocutores sociales europeos sobre las reestructuraciones de empresas y los comités de empresa europeos. La Comisión analizará los resultados de esta consulta antes de la cumbre social tripartita de 2006.

También se prevén dos nuevas iniciativas:

  • la publicación de una nueva Comunicación sobre la responsabilidad social de las empresas en la que se presentarán las iniciativas positivas que toman las empresas en caso de reestructuración;
  • la creación de un Foro sobre la reestructuración cuya misión será seguir la evolución en este campo y fomentar la concretización de las distintas iniciativas.

LA ADAPTACIÓN DEL MARCO REGLAMENTARIO

La presente Comunicación recuerda las acciones de modernización y simplificación ya previstas en el programa de acción de Lisboa y recomienda las siguientes iniciativas:

  • un nuevo Libro Verde sobre la evolución del Derecho del trabajo para analizar la función de este Derecho en la creación de transiciones eficaces;
  • una nueva propuesta de Directiva relativa a la mejora de la portabilidad de los derechos a pensión complementaria que facilitará la movilidad intracomunitaria de los trabajadores.
Cifras clave del acto
  • 30 millones de puestos de trabajo creados entre 1977 y 2002, con un aumento de más de 44 millones en los servicios y una pérdida de al menos 7 millones en la industria y 7,5 millones en la agricultura.
  • Cada año se crea y se destruye una media del 10 % de las empresas europeas.
  • Cada día, por término medio, se crean y se pierden en cada Estado miembro de 5 000 a 15 000 empleos.
  • El empleo en el sector servicios ha aumentado en los últimos 20 años, y daba empleo a 2 de cada 3 personas en 2003.
  • El empleo en el sector de servicios empresariales ha aumentado un 25 % en los cinco últimos años.
 
Última modificación: 15.09.2005
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba