RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 4 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Exposición a las vibraciones mecánicas

1) OBJETIVO

Mejorar la protección de los trabajadores contra los riesgos debidos a una exposición a las vibraciones mecánicas gracias al establecimiento de condiciones mínimas en cuanto a protección de la salud y la seguridad.

2) ACTO

Directiva 2002/44/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 25 de junio de 2002, sobre las disposiciones mínimas de seguridad y de salud relativas a la exposición de los trabajadores a los riesgos derivados de los agentes físicos (vibraciones) (decimosexta Directiva específica con arreglo al apartado 1 del artículo 16 de la Directiva 89/391/CEE) [Diario Oficial L 177 de 6.7.2002].

3) SÍNTESIS

PRESCRIPCIONES MÍNIMAS QUE HAN DE RESPETARSE

Sobre la base de la Directiva marco 89/391/CEE, relativa a la aplicación de medidas para promover la mejora de la seguridad y de la salud de los trabajadores en el trabajo, se juzgó necesario regular, mediante la Directiva 2002/44/CE, sobre el problema específico de la exposición a las vibraciones mecánicas.
Estas vibraciones constituyen efectivamente un peligro potencial para el trabajador, ya que pueden desencadenar problemas osteomusculares, neurológicos y vasculares.
La Directiva particular 2002/44/CE se aplica sin perjuicio de las disposiciones más rigurosas contenidas en la Directiva marco.

La Directiva define dos tipos de vibraciones diferentes:

  • Las vibraciones transmitidas al sistema mano-brazo, que pueden conllevar, en particular, problemas vasculares, de huesos o de articulaciones, nerviosos o musculares.
  • Las vibraciones transmitidas al cuerpo entero, que pueden desencadenar, en particular, lumbalgias y lesiones de la columna vertebral.

La Directiva fija valores límite de exposición y valores de exposición «que dan lugar a una acción» (a partir de los cuales el empresario ha de adoptar medidas):

  • Para las vibraciones transmitidas al sistema mano-brazo, el valor límite de exposición diaria normalizado para un período de referencia de 8 horas se fija en 5 m/s2, y el valor de exposición diaria normalizado para un período de referencia de 8 horas que da lugar a una acción, en 2,5 m/s2.
  • Para las vibraciones transmitidas al cuerpo entero, el valor límite de exposición diaria normalizado para un período de referencia de 8 horas se fija en 1,15 m/s2 o, según prefiera el Estado miembro, en un valor de dosis de vibraciones de 21 m/s1,75, mientras que se fija el valor de exposición diaria normalizado para un período de referencia de 8 horas que da lugar a una acción en 0,5 m/s2 o, según prefiera el Estado miembro, en un valor de dosis de vibraciones de 9,1 m/s1,75.

La exposición de los trabajadores debe evaluarse o medirse con arreglo a las especificaciones técnicas que figuran en el anexo de la Directiva.

OBLIGACIONES DE LOS EMPRESARIOS

Determinación y evaluación de los riesgos

Al realizar la evaluación de los riesgos en aplicación de la Directiva marco 89/391/CEE, el empresario debe realizar una evaluación y, en caso necesario, la medición, de los niveles de vibraciones mecánicas a que estén expuestos los trabajadores. La evaluación del nivel de exposición puede hacerse recurriendo a la observación de los métodos de trabajo y remitiéndose a la información facilitada por el fabricante.
La medición es un planteamiento diferente, que precisa del uso de aparatos específicos y de una metodología adecuada.
Estas dos operaciones se confían a servicios competentes y se efectúan a intervalos regulares. Los datos resultantes han de conservarse de forma que sea posible la consulta posterior.

En virtud de lo dispuesto en la Directiva marco 89/391/CEE, el empresario ha de evaluar los riesgos concediendo atención especial a los siguientes aspectos:

  • el nivel, el tipo y la duración de la exposición, incluida toda exposición a vibraciones intermitentes o a sacudidas repetidas;
  • los valores límite de exposición y los valores de exposición que dan lugar a una acción;
  • todos los efectos que guarden relación con la salud y la seguridad de los trabajadores expuestos a riesgos especialmente sensibles;
  • todos los efectos indirectos para la seguridad de los trabajadores derivados de la interacción entre las vibraciones mecánicas y el lugar de trabajo u otro equipo de trabajo;
  • la información facilitada por los fabricantes del equipo de trabajo con arreglo a lo dispuesto en las directivas comunitarias pertinentes;
  • la existencia de equipos sustitutivos concebidos para reducir los niveles de exposición a las vibraciones mecánicas;
  • la prolongación de la exposición a las vibraciones transmitidas al cuerpo entero después del horario de trabajo, bajo responsabilidad del empresario;
  • las condiciones de trabajo específicas, tales como trabajar a temperaturas bajas;
  • la información recogida en el control de la salud de los trabajadores.

Esta evaluación de los riesgos debe consignarse en el soporte apropiado y mantenerse actualizada.

Disposiciones encaminadas a evitar o a reducir la exposición

Sobre la base de la valoración de los riesgos, el empresario debe determinar las medidas que se deban tomar. Teniendo en cuenta los avances técnicos y la disponibilidad de medidas de control del riesgo en su origen, los riesgos derivados de la exposición a vibraciones mecánicas deben eliminarse en su origen o reducirse al nivel más bajo posible.

Si se rebasan los valores de exposición «que dan lugar a una acción» (según la definición del punto 3), el empresario debe establecer y aplicar un programa de medidas técnicas y/o de organización destinado a reducir al mínimo la exposición a las vibraciones mecánicas y los riesgos que se derivan de la misma, tomando en consideración, especialmente:

  • métodos de trabajo diferentes;
  • la elección del equipo de trabajo adecuado;
  • el suministro de equipo auxiliar que reduzca los riesgos de lesión por vibraciones (por ejemplo asientos y asas adecuados);
  • programas apropiados de mantenimiento de los equipos de trabajo, del lugar de trabajo y de los sistemas en el lugar de trabajo;
  • la concepción y disposición de los lugares y puestos de trabajo;
  • la información y formación adecuadas de los trabajadores;
  • la limitación de la duración e intensidad de la exposición;
  • la fijación de horarios de trabajo apropiados, provistos de suficientes períodos de descanso;
  • el suministro de ropa adecuada que proteja del frío y de la humedad a los trabajadores expuestos.

Los trabajadores no deben estar expuestos en ningún caso a valores superiores al valor límite de exposición. Si, a pesar de los esfuerzos del empresario, se superase el valor límite de exposición, el empresario debe tomar de inmediato medidas para reducir la exposición a niveles inferiores a dicho valor límite. Asimismo, debe determinar las causas por las que se ha superado el valor límite de exposición y modificar en consecuencia las medidas de protección y prevención, para evitar que se vuelva a sobrepasar.

Información y formación de los trabajadores

Conforme a lo dispuesto en la Directiva 89/391/CEE, el empresario debe velar por que los trabajadores expuestos a riesgos derivados de vibraciones mecánicas en el lugar de trabajo y/o sus representantes reciban información y formación relativas a los riesgos vinculados a las vibraciones mecánicas.
Los siguientes puntos deben ser objeto de una atención particular:

  • las medidas tomadas en aplicación de la Directiva con objeto de eliminar o reducir al mínimo los riesgos derivados de la vibración mecánica;
  • los valores límite de exposición y los valores de exposición que dan lugar a una acción;
  • los resultados de las evaluaciones y mediciones de las vibraciones mecánicas y las lesiones que podrían acarrear los equipos de trabajo utilizados;
  • la conveniencia y el modo de detectar e informar sobre signos de lesión;
  • su derecho a control de la salud;
  • las prácticas de trabajo seguras.

CONTROL DE LA SALUD

Prevención y diagnóstico

Los Estados miembros deben adoptar medidas que garanticen un control adecuado de la salud de los trabajadores. Estas medidas de control han de tener como objetivo la prevención y el diagnóstico precoz de cualquier daño para la salud como consecuencia de la exposición a vibraciones mecánicas.
Dicho control es apropiado cuando:

  • la exposición del trabajador a las vibraciones sea tal que pueda establecerse una relación entre dicha exposición y una enfermedad determinada o un efecto nocivo para la salud;
  • haya probabilidades de contraer dicha enfermedad o padecer el efecto nocivo en las condiciones laborales concretas del trabajador.

En cualquier caso, el trabajador expuesto a un nivel de vibraciones mecánicas superior a los valores «que dan lugar a una acción» tendrá derecho a un control de la salud apropiado.

Los Estados miembros deben tomar medidas con el fin de que se elabore un historial médico de cada trabajador sometido a un control de la salud. El trabajador de que se trate tendrá acceso a su historial médico.

Cuando el control de la salud ponga de manifiesto que un trabajador padece una enfermedad o dolencia diagnosticable que, en opinión de un médico o de un especialista en medicina del trabajo, sea consecuencia de una exposición a vibraciones mecánicas en el lugar de trabajo:

  • el trabajador debe conocer el resultado y recibir información y consejo;
  • el empresario debe recibir información sobre cualquier dato significativo obtenido a raíz del control de la salud, teniendo en cuenta todos los requisitos del secreto médico;
  • el empresario debe revisar la evaluación de los riesgos;
  • el empresario debe revisar las medidas previstas para eliminar o reducir los riesgos, incluida la posibilidad de asignar al trabajador otro trabajo en el que no exista riesgo de exposición;
  • el empresario debe disponer un control continuado de la salud y el examen del estado de salud de los demás trabajadores que hayan sufrido una exposición similar.

DISPOSICIONES VARIAS

Períodos transitorios

En lo que respecta a la aplicación de las obligaciones previstas en el punto 8 (los trabajadores no deben estar expuestos a niveles de vibraciones superiores al valor límite fijado), los Estados miembros pueden disponer de un período transitorio máximo de cinco años a partir del 6 de julio de 2005 cuando se utilicen equipos de trabajo que se hayan puesto a disposición de los trabajadores antes del 6 de julio de 2007 y que no permitan respetar los valores límite de exposición, habida cuenta de los últimos avances de la técnica y/o de la puesta en práctica de medidas de organización.

En cuanto a los equipos utilizados en los sectores agrícola y silvícola, los Estados miembros pueden prorrogar hasta cuatro años el período transitorio máximo.

Excepciones

Para los sectores de la navegación marítima y aérea, están previstas algunas posibilidades de excepción debidamente justificadas por lo que se refiere a las vibraciones transmitidas al cuerpo entero. Son aplicables cuando, habida cuenta del estado de la técnica y las características específicas del lugar de trabajo, no sea posible respetar el valor límite de exposición a pesar de la aplicación de medidas técnicas y/o de organización.

Cuando la exposición de un trabajador a vibraciones mecánicas sea, por regla general, inferior a los valores «que dan lugar a una acción» pero varíe sensiblemente de un momento al otro y pueda sobrepasar ocasionalmente el valor límite de exposición, los Estados miembros pueden también otorgar excepciones. No obstante, el valor medio de exposición, calculado sobre un período de 40 horas, debe seguir siendo inferior al valor límite de exposición, y han de existir pruebas de que los riesgos resultantes del régimen de exposición al que está sometido el trabajador son inferiores a los resultantes de la exposición al valor límite de exposición.

Los Estados miembros deben otorgar estas excepciones previa consulta, de conformidad con los usos y la legislación nacionales, a los interlocutores sociales. Dichas excepciones deben incluir condiciones que garanticen, teniendo en cuenta las circunstancias particulares, la reducción a un mínimo de los riesgos derivados de ellas y a condición de que se ofrezca a los trabajadores afectados un mayor control de su salud.

Cada cuatro años, los Estados miembros han de transmitir a la Comisión una lista de las excepciones, indicando las circunstancias y razones precisas que les han inducido a otorgar dichas excepciones.

Modificaciones técnicas de la Directiva

La Comisión, asistida por el comité de representantes de los Estados miembros contemplado por la Directiva marco, aprobará las modificaciones de carácter puramente técnico que hayan de introducirse en el anexo.

Informe de aplicación

Los Estados miembros deben presentar cada cinco años a la Comisión un informe sobre la ejecución práctica de la presente Directiva. Basándose en esos informes, la Comisión llevará a cabo una evaluación global e informará al respecto al Parlamento Europeo, al Consejo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité consultivo para la seguridad, la higiene y la protección de la salud en el lugar de trabajo.

Acto

Fecha
de entrada en vigor

Plazo de transposición en los Estados miembros

Directiva 2002/44/CE

6.7.2002

6.7.2005

4) MEDIDAS DE APLICACIÓN

5) TRABAJOS POSTERIORES

Última modificación: 28.06.2006
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba