RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 10 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Menos burocracia para crecer más

Archivos

La Comisión propone que se asocie la mejora y simplificación de la normativa con el logro de los objetivos de Lisboa. Asimismo, vincula la mejora de la legislación con un mayor crecimiento, lo que irá asociado con una mejora cuantitativa y cualitativa del empleo. La disminución de la burocracia permitirá que las empresas crezcan más y creen más puestos de trabajo en la Unión Europea. A fin de conseguir ese objetivo, la Comisión presenta instrumentos para legislar mejor y desea reforzar el diálogo entre los servicios encargados de la legislación de la Unión Europea y los de los Estados miembros.

ACTO

Comunicación de la Comisión al Consejo y al Parlamento Europeo, de 16 de marzo de 2005, «Legislar mejor para potenciar el crecimiento y el empleo en la Unión Europea» [COM (2005) 97 - no publicada en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

La presente Comunicación pretende estimular el crecimiento y el empleo favoreciendo la mejora y simplificación de la normativa en áreas en las que está en juego la competitividad europea. La Comisión considera que este proceso de simplificación de la legislación contribuye a que Europa sea un lugar más atractivo para los inversores y los trabajadores.

La complejidad de la legislación comunitaria resulta contraproducente para los poderes públicos, las empresas, los ciudadanos y los interlocutores sociales. La carga legislativa y administrativa afecta más específicamente a las pequeñas y medianas empresas (PYME), mientras que éstas constituyen dos tercios del empleo en la Unión Europea (UE).

Simplificación de la legislaciónexistente

Es preciso intervenir a todos los niveles, lo que supone obligatoriamente una cooperación con el Parlamento y el Consejo y el compromiso de los Estados miembros para garantizar el respeto de los principios de mejora de la legislación.

La estrategia de simplificación de la legislación es una de las piedras angulares de la iniciativa «Legislar mejor». Esta simplificación es algo más que volver a redactar los textos legislativos existentes y exige un esfuerzo para crear normas más eficaces, flexibles y proporcionadas destinadas a aquellos que deben respetarlas y aplicarlas.

Para reforzar la contribución de la iniciativa de simplificación legislativa al crecimiento y la competitividad, la Comisión propone la adopción de las siguientes medidas:

  • determinar qué textos legislativos deben simplificarse cuando la legislación se revele excesivamente compleja. La Comisión propone la utilización de sitios web sobre la mejora de la legislación para que las empresas, las ONG y los ciudadanos puedan dar su opinión y señalar puntualmente las cargas administrativas derivadas de la legislación que les afecta;
  • elaborar planes sectoriales integrados para simplificar las medidas de naturaleza técnica relativas a diversos sectores como la industria de transformación, la industria automovilística, el sector pesquero o las telecomunicaciones;
  • promover el uso de normas europeas como apoyo técnico a la legislación europea o como alternativa a ella.

En 2003, la Comisión ya puso a punto un primer programa de simplificación destinado a reducir el volumen del acervo comunitario. La Comisión proponía que se llevara a cabo la consolidación y la codificación de manera más sistemática cada vez que se modifique un acto legislativo y que se suprima del acervo la legislación que haya quedado desfasada. La Comisión invita a las partes interesadas a nivel comunitario y nacional a continuar trabajando en ese sentido.

Por lo que respecta a la legislación existente, en 2004 el Consejo elaboró una lista de actos legislativos prioritarios con quince actos que podían ser objeto de una simplificación. A principios de 2005, como consecuencia de unos análisis de impacto sobre el alcance del proceso de simplificación relativa a la mencionada lista de actos, una amplia consulta de los Estados miembros y del mundo empresarial, completada mediante una consulta pública en Internet, impulsó a la Comisión a concentrarse prioritariamente en determinados ámbitos clave, de conformidad con los objetivos de competitividad y reactivación económica, como el derecho de sociedades y los servicios financieros, los transportes o la protección de los consumidores.

Evaluación de impacto

La Comisión se compromete a efectuar evaluaciones de impacto para analizar minuciosamente las consecuencias económicas, sociales y medioambientales de la nueva legislación. Esas evaluaciones corren parejas con una consulta a gran escala para recoger los puntos de vista de todas las partes interesadas que deseen contribuir a la configuración de las nuevas normas.

Según las nuevas directrices relativas a las evaluaciones de impacto, al realizar esos análisis se otorga una gran importancia al nivel económico. El objetivo principal consiste en potenciar la competitividad, así como la competencia real, a la vez que se mantiene una evaluación de las consecuencias sociales y medioambientales de las medidas propuestas. Un entramado complejo de normas diversas a nivel nacional y regional sólo puede ser perjudicial para la competencia, mientras que la aplicación de une norma única en todos los Estados miembros es más simple y eficaz.

Mejora de la legislación en los Estados miembros

La mejora de la legislación no es una preocupación únicamente comunitaria, basada en una estrecha cooperación interinstitucional. Los Estados miembros también pueden contribuir a reducir la burocracia. La Comisión desea que la mejora de la legislación se convierta en parte integrante de los planes de acción nacionales de Lisboa. A tal efecto, la Comisión formula las siguientes recomendaciones a los Estados miembros:

  • adoptar medidas nacionales para legislar mejor, entre otras cosas, sistemas de evaluación de impacto y programas de simplificación;
  • proceder a un diálogo preventivo entre los servicios de la Comisión y los Estados miembros para evitar la introducción de procedimientos que no requiere automáticamente una directiva en el momento de su transposición, en lo relativo a los ámbitos armonizados reservados para los textos que se consideran fundamentales;
  • instaurar procedimientos de infracción y controles preventivos para mejorar la calidad de las normativas nacionales en cuanto a transparencia, legibilidad y eficacia en los ámbitos no armonizados como la libre circulación de mercancías.

Durante el año 2005, la Comisión creó una serie de órganos consultivos de seguimiento que agrupaban a:

  • expertos nacionales en mejora de la legislación. Ese grupo asesora a la Comisión, en particular a nivel de la simplificación y los análisis de impacto. La creación de un grupo de ese tipo refuerza la cooperación entre la Comisión y los Estados miembros y, por ende, la aplicación de la legislación comunitaria ganará calidad;
  • cuando lo solicite la Comisión, pueden intervenir expertos independientes en materia de mejora de la legislación. Dichos expertos se encargarán de dar asesoramiento sobre el rigor científico de la metodología utilizada en evaluaciones de impacto específicas.

La Comisión seguirá publicando informes de evaluación con el fin de hacer el seguimiento de la aplicación de la estrategia para la simplificación.

ACTOS CONEXOS

Primer informe, de 14 de noviembre de 2006, de evolución sobre la estrategia para la simplificación del marco regulador [COM (2006) 690 - no publicado en el Diario Oficial].
Este documento de trabajo de la Comisión complementa la Comunicación relativa al análisis estratégico del programa «Legislar mejor» en la UE. La Comisión expone los progresos alcanzados en la estrategia para la simplificación y añade otras cuarenta y tres iniciativas a las que se señalaron en octubre de 2005, que podrían simplificarse en el período 2006-2009. Esas nuevas iniciativas van de la simplificación administrativa en el sector de la agricultura a la simplificación de la legislación existente sobre los juguetes, pasando por la revisión del régimen comunitario de concesión de la etiqueta ecológica.

Comunicación de la Comisión al Consejo, al Parlamento Europeo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones, de 14 de noviembre de 2005, «Análisis estratégico del programa "Legislar mejor" en la Unión Europea» [COM (2006) 689 - no publicada en el Diario Oficial].
Este análisis estratégico examina los progresos alcanzados y presenta los principales retos para el futuro. La Comisión considera que en la UE se han conseguido muchos logros en el desarrollo de la estrategia para legislar mejor, pero hay que llevar adelante el programa de forma decidida. La Comisión, el Parlamento, el Consejo y los Estados miembros pueden llegar más lejos. La Comisión insiste en intensificar la simplificación de la legislación vigente, la reducción de las cargas administrativas y la codificación y derogación de la legislación obsoleta. En materia de cooperación con los Estados miembros, los mayores progresos tienen que ver con la cuantificación de los costes administrativos y la reducción de las cargas. No obstante, sólo un número relativamente pequeño de países realiza sistemáticamente evaluaciones integradas de impacto de las nuevas propuestas legislativas, y desde fuera del país no se puede acceder a los resultados. Pero también se están poniendo en marcha muchas iniciativas ad hoc para reducir la carga administrativa, como por ejemplo la administración electrónica, las ventanillas únicas y las oficinas nacionales de registro.

Comunicación de la Comisión, de 21 de octubre de 2005, relativa a una metodología común de la UE para la evaluación de los costes administrativos impuestos por la legislación [COM (2005) 518 - no publicada en el Diario Oficial].
En esta Comunicación se expone una metodología común de la UE y se proponen las próximas medidas para su establecimiento. La metodología común de la UE para la evaluación de los costes administrativos debe aplicarse de manera proporcionada, es decir, sólo cuando la magnitud de las obligaciones administrativas impuestas por un acto de la UE lo justifique. Sin embargo, algunos esfuerzos para minimizar las cargas administrativas no han incluido una labor de cuantificación. En esos casos, se recogen mediante consulta pública las quejas y propuestas de grupos específicos. Después, un grupo de expertos revisa el marco normativo y formula recomendaciones de simplificación. La Comisión considera que una metodología común de la UE cuenta con un valor añadido neto, siempre que no se aplique en detrimento del análisis de otros efectos.

Comunicación de la Comisión, de 27 de septiembre de 2005, «Resultados del examen de las propuestas legislativas pendientes ante el Legislador» [COM (2005) 462 - no publicada en el Diario Oficial].
Esta Comunicación da cuenta del examen del total de propuestas pendientes ante el Consejo y el Parlamento efectuado por la Comisión. Uno de los factores que contribuyen al logro de los objetivos de simplificación es la cooperación interinstitucional. Las evaluaciones de impacto, que están definidas en la Comunicación de marzo de 2005, hacen referencia a las propuestas pendientes. Al comienzo del ejercicio de examen, en abril de 2005, la cantidad total de propuestas pendientes ascendía a cuatrocientas ochenta y nueve. La Comisión contempla dos tipos de acciones: la retirada de propuestas y el mantenimiento del proceso legislativo mediante un análisis económico en profundidad. Como resultado del examen de la Comisión, un total de setenta y tres propuestas pendientes que no se consideran coherentes con los objetivos de Lisboa se someterán a algún tipo de intervención.

La presente ficha de síntesis se divulga a título informativo y no pretende interpretar o sustituir el documento de referencia.

 
Última modificación: 28.02.2007
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba