RSS
Índice alfabético

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Crecimiento y empleo

Archivos
Empleo y política social

La estrategia de Lisboa, puesta en marcha en 2000, tenía como objetivo que Europa se convirtiera en la economía del conocimiento más competitiva y más dinámica del mundo para el año 2010, capaz de un crecimiento económico sostenible acompañado de una mejora cuantitativa y cualitativa del empleo y de una mayor cohesión social. El balance intermedio de la Estrategia de Lisboa ha señalado que los resultados obtenidos, en el mejor de los casos, son desiguales. Se sigue agrandando el desfase en lo que respecta a productividad y crecimiento entre Europa y sus socios económicos, a lo que hay que añadir el reto del envejecimiento de la población.

Por ello, el Consejo Europeo ha decidido relanzar la Estrategia de Lisboa por medio de una asociación para el crecimiento y el empleo. El objetivo de dicha asociación sigue girando en torno al desarrollo sostenible. No obstante, para conseguirlo, Europa debe concentrarse en un número más limitado de prioridades. Efectivamente, la consecución de un crecimiento más intenso y sostenible y la creación de más puestos de trabajo y de mejor calidad liberan los medios necesarios para materializar nuestras ambiciones más generales en los campos económico, social y medioambiental.

  • HACER DE EUROPA UN LUGAR MÁS ATRACTIVO PARA INVERTIR
    Para estimular el crecimiento y el empleo es preciso reforzar el atractivo de Europa como lugar para invertir. A la vista de la importante contribución de las pequeñas y medianas empresas (PYME) en la creación de empleo y el crecimiento, Europa debe luchar en primer lugar contra los obstáculos a la creación de PYME y estimular la iniciativa empresarial. Por otra parte, a pesar de los progresos realizados desde la puesta en marcha de la Estrategia de Lisboa, el capital riesgo disponible para crear nuevas empresas sigue siendo insuficiente y las disposiciones fiscales vigentes desalientan la retención de beneficios para reforzar el capital propio.
    • Garantizar mercados abiertos y competitivos tanto dentro como fuera de Europa
      La competencia dentro del mercado interior estimula la productividad y la innovación. La política de competencia europea juega un papel clave porque da lugar a mercados competitivos. Debe proseguir en el interior de la Europa ampliada y en determinados mercados que aún no han mostrado todo su potencial. Se trata de eliminar las barreras para la competencia y reorientar las ayudas estatales hacia la innovación, la investigación y el desarrollo, y el capital riesgo. En el exterior de la UE, la política comercial debe procurar que las empresas europeas puedan entrar en los mercados de terceros países a la vez que respetan las reglas que garantizan una competencia leal.
    • Mejorar la normativa europea y nacional
      Una legislación más simple ayuda a las empresas, especialmente las pequeñas y medianas empresas (PYME), al eliminar las formalidades administrativas inútiles. La Comisión Europea y los Estados miembros ya han puesto en marcha numerosas iniciativas destinadas a reducir los costes administrativos. De ello se derivan beneficios para la productividad y la competitividad de las empresas europeas, tanto para su potencial de adaptabilidad y de innovación como en términos de empleo. También se facilita la creación de nuevas sociedades.
    • Ampliar y mejorar las infraestructuras europeas
      Las inversiones en los transportes deben responder a las necesidades económicas, sociales y medioambientales de la sociedad. Una infraestructura moderna es un factor de competitividad importante para atraer a las empresas, ya que facilita los intercambios y la movilidad. Por otra parte, el cambio climático pone de manifiesto la necesidad de una movilidad más sostenible. La intermodalidad propone concretamente distribuir mejor el tráfico hacia modos de transporte más respetuosos del medio ambiente, más seguros y más eficaces a nivel energético. Paralelamente, las nuevas tecnologías permiten un transporte más eficaz.
  • EL CONOCIMIENTO Y LA INNOVACIÓN, FACTORES DE CRECIMIENTO
    El conocimiento y la innovación son fundamentales para el crecimiento de la productividad. Dicho crecimiento de la productividad constituye un factor crucial para Europa, ya que debe hacer frente a competidores que disponen de una mano de obra barata y recursos naturales en un contexto de competencia a nivel mundial.
  • MÁS Y MEJORES PUESTOS DE TRABAJO
    Europa necesita más y mejores puestos de trabajo. La evolución demográfica, que ejerce una creciente presión sobre los resultados en materia de empleo, lo convierte en una necesidad absoluta desde un punto de vista económico y social.
    • Atraer a un mayor número de personas hacia el mercado de trabajo y modernizar los sistemas de protección social
      Los Estados miembros tienen que fijar los índices de empleo para 2008 y 2010 y adoptar las medidas que van a aplicar en sus programas nacionales de reforma. Las directrices integradas para el empleo les ayudan a seleccionar los instrumentos más eficaces. El reto consiste en atraer y mantener a más personas en el mercado de trabajo; se concede una especial atención a los jóvenes y los trabajadores de más edad. En este contexto, también es necesario reformar los regímenes de jubilación y los sistemas asistenciales para garantizar su viabilidad y una protección social segura.
    • Mejorar la adaptabilidad de los trabajadores y las empresas, y aumentar la flexibilidad de los mercados laborales
      Unas economías sometidas a cambios rápidos exigen un grado elevado de adaptabilidad de los trabajadores, que deben ser capaces de desarrollar sus competencias para responder a las necesidades de unos sectores que están creciendo fuertemente. Esa flexibilidad, sin embargo, debe ir acompañada de una seguridad social que cubra asimismo los períodos de cambio. Los sistemas de protección social deben modernizarse para hacer frente a esos nuevos retos. Es indispensable eliminar los obstáculos a la movilidad de la población activa para responder mejor a las necesidades del mercado.
    • Invertir más en capital humano mediante la mejora de la educación y las cualificaciones
      La educación y la formación juegan un papel fundamental en una economía basada en el conocimiento, ya que apoyan el crecimiento y el empleo al proporcionar una mano de obra altamente cualificada y adaptable. También refuerzan la cohesión social y la ciudadanía activa. El acceso universal a la educación y a la formación debería garantizarse a través del espacio europeo de aprendizaje permanente, a la vez que se convierte en una referencia de calidad mundial para 2010.
    • La política de cohesión de la UE 2007-2013 y el papel de los Fondos Estructurales y el Fondo de Cohesión
      Las orientaciones estratégicas comunitarias definen las prioridades de la política de cohesión. Dichas orientaciones identifican los ámbitos en los que la política de cohesión puede contribuir a la realización de los objetivos de la Estrategia de Lisboa; también definen directrices integradas para el crecimiento y el empleo. De esta manera, los programas y proyectos nacionales dependientes de los Fondos Estructurales y del Fondo de Cohesión se orientan hacia el crecimiento, el empleo, la innovación y la economía del conocimiento, y también hacia la creación de infraestructuras físicas.

Véase también

  • Más información en el sitio web de la Comisión Europea: Crecimiento y Empleo: Juntos con la Europa del futuro (DE) (EN) (FR).
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba