RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 5 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Reducción de los gases de efecto invernadero: hoja de ruta en 2050

La Comisión presenta las principales etapas que deben contribuir a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero de la Unión Europea de aquí a 2050. De hecho, la transición gradual rentable hacia una economía hipocarbónica debe realizarse mediante la eficiencia energética, la innovación y el aumento de las inversiones.

ACTO

Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones de 8 de marzo de 2011 «Hoja de ruta hacia una economía hipocarbónica competitiva en 2050» [COM(2011) 112 final – no publicada en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

La Unión Europea (UE) adopta una hoja de ruta para la reducción progresiva de los gases de efecto invernadero (GEI). El objetivo consiste en que la UE se convierta en una economía competitiva hipocarbónica.

De este modo, la UE se ha comprometido a:

  • reducir sus emisiones internas de GEI al menos un 20 % antes de 2020;
  • aumentar un 20 % la parte de las energías renovables en la combinación energética;
  • Mejorar la eficiencia energética en un 20 % antes de 2020.

Además, la UE debe prepararse para reducir sus emisiones internas de GEI un 40 % antes de 2030, y un 80 % antes de 2050. Dichos niveles de emisión se calculan respecto a los niveles de 1990.

Innovar para mejorar la eficiencia energética

La presente hoja de ruta debe acompañarse de estrategias sectoriales que favorezcan la innovación tecnológica. Las estrategias sectoriales deben afectar fundamentalmente a:

  • el sector eléctrico, para que sea más seguro, más competitivo y totalmente descarbonizado. El sistema eléctrico debe diversificarse, recurriendo sobre todo a la energía fotovoltaica;
  • la movilidad sostenible, sobre todo mediante la utilización óptima de las redes de transporte, la eficiencia energética de los vehículos, la electrificación y los combustibles limpios, incluso en los aviones;
  • el sector de la construcción, mejorando el rendimiento energético de los edificios para lograr una reducción de los GEI del 90 % en 2050 para este sector;
  • la industria, incluidas las industrias con alto consumo de energía. De hecho, las emisiones del sector podrían reducirse entre un 83 y un 87 % de aquí a 2050 mediante las innovaciones en eficiencia de los recursos, en reciclaje o en captura de carbono a gran escala;
  • la agricultura, para el uso sostenible de la tierra y la reducción de las emisiones, en concreto, mediante la gestión del suelo y del estiércol, la utilización eficiente de los abonos, la diversificación y la comercialización de la producción local, así como la agricultura extensiva.

Inversión en un futuro hipocarbónico

El desarrollo de las fuentes de energía hipocarbónicas debe basarse en inversiones financieras sostenibles y diversificadas. El aumento de las inversiones debe permitir:

  • desarrollar infraestructuras de apoyo, redes y tecnologías de la información y la comunicación;
  • diversificar los recursos energéticos internos y reducir la dependencia de la UE respecto a las importaciones de combustibles fósiles;
  • desarrollar sectores creadores de empleo y formar a los trabajadores, sobre todo en los sectores de energías renovables, construcción y nuevas tecnologías;
  • mejorar la calidad del aire, controlando y reduciendo de forma progresiva los contaminantes atmosféricos.

Cooperación internacional

Los conocimientos científicos permiten establecer que una reducción de las emisiones mundiales de GEI del 50 % de aquí a 2050 puede evitar que las temperaturas aumenten más de 2º C.

La UE, cuyas emisiones representan en torno al 10 % de los GEI mundiales, se compromete a intensificar sus relaciones de cooperación bilaterales y multilaterales en favor de la lucha contra el cambio climático. Su acción debe contribuir sobre todo a la innovación, la seguridad energética y la competitividad en los sectores clave de crecimiento y de desarrollo.

Contexto

La presente hoja de ruta tiene en cuenta los objetivos del Plan EETE para el desarrollo de las tecnologías hipocarbónicas y del Régimen de Comercio de Derechos de Emisión de la UE (RCDE).

También es coherente con la estrategia para nuevas cualificaciones y empleos y la iniciativa emblemática para la eficiencia de los recursos de la Agenda Europa 2020.

Última modificación: 29.04.2011

Véase también

  • El sitio web de la Comisión Europea, Acción por el Clima (EN)
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba