RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 15 idiomas
Nuevos idiomas disponibles:  CS - HU - PL - RO

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Principio de igualdad de trato entre mujeres y hombres fuera del mercado laboral

La presente Directiva tiene como objeto crear un marco para luchar contra la discriminación basada en el sexo en el acceso a los bienes y servicios y en el suministro de bienes y servicios, en particular en el ámbito de los seguros, con el fin de hacer efectivo el principio de igualdad de trato entre hombres y mujeres en los Estados miembros.

ACTO

Directiva 2004/113/CE del Consejo, de 13 de diciembre de 2004, por la que se aplica el principio de igualdad de trato entre hombres y mujeres al acceso a bienes y servicios y su suministro.

SÍNTESIS

Ámbito de aplicación

La prohibición de discriminación entre mujeres y hombres se aplica al acceso a los bienes y servicios y al suministro de bienes y servicios tanto en el sector público como en el sector privado. La Directiva se aplica a los bienes y servicios disponibles para el público, con independencia de la persona de que se trate (es decir, sea cual fuere la situación individual del posible consumidor), y que se ofrecen fuera del ámbito de la vida privada y familiar. El término «servicios» designa a los servicios prestados mediante remuneración.

La Directiva no se aplicará al contenido de los medios de comunicación o la publicidad, ni a la educación.

Las diferencias de trato entre hombres y mujeres sólo pueden aceptarse cuando se justifican por un objetivo legítimo como, por ejemplo, la protección de las víctimas de la violencia por razón de sexo (en casos como la creación de refugios para personas de un solo sexo) o la libertad de asociación (en los casos de afiliación a clubes privados para un solo sexo). No obstante, toda limitación deberá ser adecuada y necesaria.

Principio de prohibición de la discriminación en el ámbito de los bienes y servicios

La Directiva establece la prohibición de discriminaciones basadas en el sexo en el acceso y el suministro de bienes y servicios. Por lo tanto, está prohibida toda discriminación directa * entre mujeres y hombres, y en consecuencia, todo trato desfavorable debido a embarazo o maternidad, y también toda discriminación indirecta *. El acoso *, el acoso sexual * y el incentivo a la discriminación se consideran discriminaciones basadas en el sexo y por lo tanto están también prohibidos. La Directiva incluye las definiciones de estos conceptos, recordando las definiciones establecidas para los mismos términos en directivas anteriores.

El principio de igualdad de trato no excluye la adopción de acciones positivas con el fin de prevenir o compensar desigualdades vinculadas al sexo en el ámbito de los bienes y servicios.

La Directiva establece condiciones mínimas: si bien los Estados miembros pueden mantener o adoptar disposiciones más favorables a las previstas por la Directiva, no pueden en cambio reducir el nivel de protección ya concedido en los ámbitos regulados por la Directiva.

Aplicación al ámbito de los seguros

La Directiva prohíbe, en principio, la utilización del sexo como criterio en el cálculo de primas y prestaciones con fines de seguros y otros servicios financieros en todos los nuevos contratos que se celebren después del 21 de diciembre de 2007. La Comisión juzga en efecto discriminatoria la práctica de las compañías de seguro que consiste en distribuir a las mujeres y a los hombres en grupos distintos para el cálculo de las primas, debido a que no incurren en los mismos riesgos, considerando en particular su esperanza de vida.

No obstante, los Estados miembros pueden decidir no aplicar esta prohibición en aquellos casos en los que el sexo sea un factor determinante en la evolución del riesgo a partir de datos actuariales y estadísticos pertinentes, exactos y a disposición del público. Cinco años después de la transposición de la Directiva, los Estados miembros podrán revisar la justificación de tales excepciones, atendiendo a los datos actuariales y estadísticos más recientes.

No obstante, todos los Estados miembros deberán garantizar que los costes de seguro relacionados con el embarazo y la maternidad (por ejemplo para el seguro de enfermedad) se atribuyen de igual forma a los hombres y a las mujeres. Los Estados miembros deberán ajustarse a esta disposición para el 21 de diciembre 2009 a más tardar.

Organismos de promoción de la igualdad de trato

La Directiva prevé que cada Estado miembro confíe a uno o más organismos la promoción, a nivel nacional, de la igualdad de trato entre mujeres y hombres en los ámbitos regulados por la Directiva. Estos organismos serán competentes para analizar los problemas encontrados, formular recomendaciones y aportar una ayuda concreta a las víctimas.

Disposiciones tipo

La Directiva prevé la posibilidad para las víctimas de recurrir a un procedimiento judicial o administrativo y de obtener una reparación o una indemnización conveniente. Las sanciones deben presentar un carácter eficaz, proporcional y disuasivo. A partir del momento en que el demandante establece hechos que permiten presumir la existencia de una discriminación, la carga de la prueba pesa sobre la parte demandada. También se estipula la protección contra los riesgos de represalias contra las víctimas y los testigos de una discriminación basada en el sexo. También se fomenta por otra parte el diálogo con las organizaciones no gubernamentales que contribuyen a la lucha contra la discriminación basada en el sexo.

Cumplimiento, sanciones, divulgación de la información e informes

Los Estados miembros velarán por que se supriman las disposiciones legales, reglamentarias y administrativas contrarias al principio de igualdad de trato, y que se declaren nulas, o se modifiquen, todas las disposiciones contractuales, los reglamentos internos de las empresas, así como las normas que rijan las asociaciones, contrarias a este principio.

Los Estados miembros determinarán el régimen de sanciones aplicables a las infracciones de las disposiciones nacionales adoptadas en aplicación de la presente Directiva, velarán por que se difunda ampliamente la información que contiene y comunicarán a la Comisión toda la información disponible sobre la aplicación de la presente Directiva, a más tardar el 21 de diciembre de 2009 y, ulteriormente, cada cinco años.

La Comisión redactará un informe, que incluirá un examen de las prácticas vigentes de los Estados miembros en relación con la utilización del sexo como factor para el cálculo de primas y beneficios, a más tardar el 21 de diciembre de 2010.

Contexto

La presente Directiva concreta la intención de la Comisión de presentar una propuesta destinada a prohibir la discriminación basada en el sexo fuera del mercado laboral, tal como se formula en la presentación de la estrategia-marco en cuanto a igualdad entre mujeres y hombres (2001-2005) y en su agenda para la política social publicada en junio de 2000. El Consejo Europeo de Niza, en diciembre de 2000, había animado a la Comisión en este sentido pidiendo la aprobación de una propuesta de Directiva para promover la igualdad de trato entre hombres y mujeres en ámbitos distintos del empleo y la actividad profesional.

La Directiva tiene por fundamento jurídico el artículo 13 del Tratado constitutivo de la Comunidad Europea, que dispone que el Consejo, pronunciándose por unanimidad a propuesta de la Comisión y previa consulta al Parlamento Europeo, puede adoptar las medidas necesarias para combatir cualquier discriminación, y en particular la basada en el sexo.

Términos clave del acto
  • Discriminación directa: situación en la que por razón de su sexo se trata a una persona de manera menos favorable a como se trata, se ha tratado o se trataría a otra, en una situación comparable.
  • Discriminación indirecta: situación en la que una disposición, un criterio o una práctica, al parecer neutra, puede implicar una desventaja particular para personas del otro sexo, a menos que esta disposición, este criterio o esta práctica se justifiquen objetivamente por un objetivo legítimo y que los medios para realizar este objetivo sean convenientes y necesarios.
  • Acoso: situación en la que se manifiesta un comportamiento no deseado vinculado al sexo de una persona , que tiene por objeto o efecto afectar a la dignidad de una persona y crear un ambiente intimidatorio, hostil, degradante, humillante u ofensivo.
  • Acoso sexual: situación en la que se manifiesta un comportamiento no deseado con una connotación sexual, expresado de manera física, verbal o no verbal, con el objeto o el efecto de violar la dignidad de una persona y de crear un ambiente intimidatorio, hostil, degradante, humillante u ofensivo.

REFERENCIAS

ActoEntrada en vigorTransposición en los Estados miembrosDiario Oficial
Directiva 2004/113/CE [adopción: consulta CNS/2003/0265]21.12.200421.12.2007DO L 373 de 21.12.2004

ACTOS CONEXOS

Comunicación de la Comisión al Consejo, al Parlamento Europeo, al Comité Económico y Social europeo y al Comité de las Regiones relativa a una estrategia-marco comunitaria en cuanto a igualdad entre mujeres y hombres (2001-2005) [COM (2000) 335 final - no publicada en el Diario Oficial].

Comunicación de la Comisión al Consejo, al Parlamento Europeo, al Comité Económico y Social Europeo «Agenda para la política social» [COM (2000) 379 final - no publicada en el Diario Oficial].

Última modificación: 29.08.2005
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba