RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 4 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Informe de 2004 sobre la igualdad entre mujeres y hombres

La Comisión Europea presenta su primer informe anual para el Consejo Europeo de primavera sobre los progresos realizados en favor de la integración de la dimensión hombre-mujer en distintos ámbitos estratégicos. La lentitud de los progresos realizados sobre este tema corre el riesgo de comprometer la realización de los objetivos de Lisboa.

ACTO

Informe de la Comisión al Consejo, al Parlamento Europeo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones, de 19 de febrero de 2004, «Informe de 2004 sobre la igualdad entre mujeres y hombres» [COM (2004) 115 - no publicado en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

En respuesta a la petición del Consejo Europeo de primavera de 2003 la Comisión redactó, en colaboración con los Estados miembros, un informe anual al Consejo Europeo de primavera sobre los progresos realizados para promover la igualdad entre hombres y mujeres y sobre orientaciones encaminadas a integrar la dimensión hombre-mujer en las distintas políticas.

IGUALDAD ENTRE MUJERES Y HOMBRES: BALANCE

Los Estados miembros, así como los países adherentes, han evolucionado indiscutiblemente hacia una mayor igualdad entre mujeres y hombres. El informe de la Comisión confirma una tendencia positiva de reducción de desigualdades entre sexos en varios ámbitos estratégicos.

Así, los tipos de escolarización en la mayor parte de Europa muestran la presencia de un mayor número de mujeres que de hombres en la enseñanza secundaria y terciaria. Las mujeres son hoy mayoría entre los titulados, aunque siguen siendo minoritarias a un nivel educativo más alto. Además, la utilización de los Fondos Estructurales, en particular el Fondo Social Europeo, muestra un efecto catalizador sobre las políticas nacionales en el ámbito de la igualdad entre mujeres y hombres.

La evolución constatada de la igualdad entre mujeres y hombres varía sin embargo en el tiempo y de un Estado miembro a otro. Persisten desigualdades en la mayoría de los ámbitos estratégicos, y la lentitud de los progresos amenaza con obstaculizar la competitividad europea. Según el objetivo formulado en Lisboa, la Unión Europea siente como su deber pasar a ser de aquí a 2010 la economía basada en el conocimiento más competitiva y dinámica del mundo. Ahora bien, la participación activa de las mujeres en el mercado laboral y la reducción de las divergencias entre los sexos en los distintos ámbitos aparece como una condición insoslayable para realizar este objetivo.

La Comisión invita por tanto a los Estados miembros, por medio del Consejo Europeo, a redoblar sus esfuerzos para promover la igualdad entre hombres y mujeres en todos los ámbitos de la sociedad y en este sentido llama su atención sobre algunos retos prioritarios.

RETOS

Eficacia de la política comunitaria en cuanto a igualdad entre mujeres y hombres

La Comisión destaca la necesidad de garantizar la aplicación rápida, en los Estados miembros, de los textos legislativos recientemente adoptados y la transposición correcta del acervo comunitario en cuanto a la igualdad de trato en los países adherentes.

Con un deseo de simplicidad y seguridad jurídica, y debido al contexto de la ampliación, la Comisión prevé substituir los textos legislativos existentes por una única Directiva relativa a la aplicación del principio de igualdad de oportunidades y de igualdad de trato entre hombres y mujeres en cuanto a empleo y trabajo. La Comisión desea por otra parte que se apruebe, antes de marzo de 2005, la propuesta de Directiva que amplía la legislación en cuanto a igualdad de trato entre los sexos fuera del mercado laboral, en particular, en el acceso a bienes y servicios y el suministro de bienes y servicios.

Reducción de desigualdades en el mercado laboral en cuanto a empleo y remuneración

La Comisión constata que, a pesar de una disminución visible, las divergencias entre mujeres y hombres, en términos de tipo de empleo y tasa de desempleo, siguen siendo, sin embargo, importantes. Deberían ser, con todo, menos pronunciadas después de la ampliación de la Unión. Las divergencias de remuneración entre mujeres y hombres siguen siendo también muy marcadas, y más en el sector privado que en el público. La precariedad afecta especialmente a las mujeres, en particular cuando su escolarización es baja, cuando han de hacer frente a la violencia en el hogar, o cuando envejecen o viven solas con niños.

Sigue siendo por tanto indispensable que los Estados miembros no cejen en sus esfuerzos por garantizar igualdad de trato entre hombres y mujeres en el mercado laboral y lograr el objetivo fijado en Lisboa de un porcentaje de empleo de las mujeres del 60% en 2010. La Comisión llama así la atención sobre algunas prioridades: promover la calidad del empleo, hacer que el empleo sea lucrativo, luchar contra la reducción de los salarios en las profesiones en las que el número de mujeres comienza a aumentar y obtener un compromiso real de los interlocutores sociales.

Conciliación de la vida familiar y profesional

La posibilidad para mujeres y hombres de reconciliar carrera profesional y vida familiar influye de manera determinante en el éxito de las estrategias para aumentar la tasa de empleo. El informe pone de manifiesto que son las mujeres quienes se ocupan de la mayoría de las tareas domésticas y familiares. La Comisión recomienda la promoción de los regímenes de permiso parental compartido por ambos padres, en particular, con el fin de prevenir los efectos negativos que el permiso parental de larga duración puede tener sobre el empleo de las mujeres. En la perspectiva de permitir a mujeres y hombres mantenerse en el mercado laboral, los Estados miembros consideran su deber mejorar la oferta de servicios de custodia de los hijos y otras personas dependientes, gracias a estructuras suficientes y adecuadas. Es por otra parte necesario predisponer a los hombres a una división más uniforme de las responsabilidades familiares.

Promoción de una participación equilibrada de los hombres y mujeres a la toma de las decisiones

Las mujeres están siempre infrarrepresentadas en los procesos de decisión política y económica, a nivel europeo y nacional. Es por tanto necesario movilizar a los Gobiernos, a los partidos políticos, y al conjunto de los interlocutores sociales con el fin de garantizar una representación equilibrada de hombres y mujeres en la toma de decisión en todos los ámbitos de la sociedad. La Comisión fomenta por otra parte una representación equilibrada de hombres y mujeres en las elecciones al Parlamento Europeo en 2004.

Puesta en práctica de la integración de la dimensión hombre-mujer

La Comisión destaca la necesidad de reforzar la aplicación de la integración de la dimensión de género en todos los ámbitos estratégicos pertinentes, tanto en los Estados miembros como en la Unión («Gender Mainstreaming»).Por otra parte, la igualdad hombre-mujer debe seguir siendo una prioridad, en particular, en la utilización de todos los fondos estructurales, en el marco del nuevo período de programación de los fondos estructurales. Es por otra parte importante seguir en la vía de la igualdad hombre-mujer en el espacio europeo de la investigación.

Lucha contra la violencia de la que son objeto las mujeres y la trata de blancas

La Comisión anima a superar el simple reconocimiento político de la necesidad de eliminar la violencia de la que son objeto las mujeres y la trata de blancas. Los Estados miembros y los países adherentes deben intensificar y ampliar sus acciones, así como elaborar indicadores con el fin de seguir los progresos realizados. La prevención de la violencia en el hogar y la lucha contra ésta se inscriben esencialmente en el ámbito local y nacional, pero pueden también inscribirse en el marco del nuevo programa Daphné II. La lucha contra la trata de blancas debe ser objeto de un enfoque global, que incluya la incriminación, la protección y asistencia a las víctimas, y también medidas preventivas por medio de campañas y de una cooperación transfronteriza e internacional.

Última modificación: 25.02.2004
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba