RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 4 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Cuidado de los niños y las niñas

La Recomendación propone a los Estados miembros adoptar y/o fomentar iniciativas a fin de establecer servicios de cuidado de los niños y las niñas, prever una cierta flexibilidad en la organización de los permisos especiales, adaptar el entorno, las estructuras y la organización del trabajo a las necesidades de los trabajadores con hijos y fomentar un reparto más equitativo de las responsabilidades parentales. Define los casos en los que es aconsejable un servicio de cuidado de los niños y las niñas, así como las modalidades de su establecimiento.

ACTO

Recomendación 92/241/CEE del Consejo de 31 de marzo de 1992 sobre el cuidado de los niños y de las niñas [Diario Oficial L 123 de 8.5.1992].

SÍNTESIS

Se recomienda a los Estados miembros que adopten y/o fomenten de manera progresiva iniciativas que permitan a las mujeres y a los hombres conciliar sus responsabilidades profesionales, familiares y de índole educativa derivadas del cuidado de los hijos. Para ello, los Estados deberán tener en cuenta las responsabilidades respectivas de las autoridades nacionales, regionales o locales, de los interlocutores sociales y de los particulares, y/o colaborar con estos diferentes agentes en los cuatro ámbitos siguientes:

la creación de servicios de cuidado de los niños y las niñas* mientras los padres:

- trabajan,
- estudian o se forman para obtener un empleo,
- buscan un empleo o un curso para formarse y posteriormente obtener un empleo;

  • los permisos especiales concedidos a padres que trabajan y tienen bajo su responsabilidad el cuidado y la educación de sus hijos;
  • el entorno, las estructuras y la organización del trabajo, para adaptarlos a las necesidades de los trabajadores con hijos;
  • el reparto entre hombres y mujeres de las responsabilidades profesionales, familiares y de índole educativa derivadas del cuidado de los niños.


Servicios de cuidado de los niños y las niñas


En este contexto, es especialmente conveniente intentar que:

  • los servicios se ofrezcan a precios asequibles para los padres;
  • los servicios combinen un cuidado serio, desde el punto de vista de la salud y la seguridad, con una educación amplia y un planteamiento pedagógico;
  • se tengan en cuenta las necesidades de los progenitores y de los hijos al determinar el acceso a los servicios;
  • todas las zonas y regiones de los Estados miembros, tanto las zonas urbanas como las rurales, dispongan de este tipo de servicios;
  • los servicios sean accesibles a los niños y niñas con necesidades especiales, por ejemplo en materia lingüística, y a los pertenecientes a familias monoparentales, y respondan a sus necesidades.

Asimismo, conviene:

  • fomentar la flexibilidad y diversidad de los servicios de cuidado de niños y niñas como parte de una estrategia tendente a aumentar las posibilidades de elección y a responder a las preferencias, necesidades y circunstancias específicas de los niños, de las niñas y de sus progenitores, manteniendo la coherencia entre los diferentes servicios;
  • procurar que la formación, tanto inicial como permanente, de las personas que trabajen en los servicios de cuidado de niños y niñas sea acorde con la importancia y el valor social y educativo de su trabajo;
  • alentar a los servicios de cuidado de niños y niñas para que trabajen en estrecha colaboración con los progenitores y las entidades locales, a través de contactos e intercambios de información con regularidad, para responder a las necesidades de los progenitores y a las circunstancias locales particulares;
  • alentar a las autoridades nacionales, regionales o locales, a los interlocutores sociales, a los demás organismos competentes y a los particulares para que, con arreglo a sus respectivas responsabilidades, contribuyan financieramente a la creación y/o al funcionamiento de los servicios de cuidado de niños y niñas coherentes y a precios asequibles para los padres, para que éstos puedan elegir.

Permisos especiales

Los Estados miembros adoptarán y/o fomentarán iniciativas para tener en cuenta, de manera realista, la creciente participación de las mujeres en el mundo laboral, como por ejemplo la concesión de permisos especiales que permitan a los progenitores que trabajan, hombres y mujeres, si así lo desean, cumplir con sus responsabilidades profesionales, familiares y de índole educativa, previendo, entre otras cosas, una cierta flexibilidad en la concesión de permisos.

Entorno, estructuras y organización del trabajo

Los Estados miembros adoptarán y/o alentarán la adopción de medidas encaminadas a:

  • apoyar acciones, en especial en el marco de los convenios colectivos;
  • valorar el ejercicio y la importancia social del trabajo de las personas que trabajan en los servicios de cuidado de niños y niñas;
  • promover, especialmente en el sector público, acciones que puedan servir de ejemplo para el desarrollo de iniciativas en este ámbito.

Reparto de responsabilidades

Los Estados miembros favorecerán y fomentarán, respetando la autonomía de las personas, una mayor participación de los hombres para conseguir un reparto más equitativo de las responsabilidades parentales entre hombres y mujeres y permitir a las mujeres una participación más eficaz en el mundo del trabajo.

Contexto

La Recomendación tiene por objeto promover la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres y conciliar sus responsabilidades profesionales, familiares y de índole educativa relativas al cuidado de los hijos.

Términos clave del acto
  • Servicio de cuidado de niños y niñas: cualquier modalidad de cuidado de niños y niñas, público o privado, individual o colectivo.

ACTOS CONEXOS

Informe de la Comisión al Consejo, al Parlamento Europeo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones de 3 de marzo de 2008 sobre la consecución de los objetivos de Barcelona sobre las estructuras de cuidado de los niños en edad preescolar [COM(2008) 638 final - no publicado en el Diario Oficial].

En marzo de 2002, el Consejo Europeo reunido en Barcelona emprendió una serie de iniciativas dirigidas a suprimir los elementos que desincentivan la participación de la mano de obra femenina, principalmente mediante el establecimiento para 2010 de estructuras de cuidado para al menos el 90% de los niños de más de tres años, y al menos el 33% de los niños menores de dicha edad.


La disponibilidad de estas estructuras de cuidado también contribuye al cumplimiento de las estrategias europeas de crecimiento y empleo, inclusión social, igualdad entre mujeres y hombres, y la conciliación entre la actividad profesional y la vida familiar.

Este informe presenta el balance provisional de los progresos realizados por los Estados miembros para alcanzar los objetivos establecidos. Es preciso que las autoridades competentes, junto con los interlocutores sociales, se movilicen a escala nacional, regional y local para garantizar el acceso a servicios de calidad con un coste asequible para todos los segmentos de población.


En el momento actual, a pesar de todo lo que se ha avanzado, la demanda de sistemas de cuidado de niños pequeños no está cubierta en la mayoría de los Estados miembros. Los sistemas comprenden dos categorías de edad:

los menores de tres años. La disponibilidad de estructuras para niños de esta edad (guarderías o similar) difiere de un Estado miembro a otro. Los servicios que ofrecen estas estructuras suelen ser de pago, y su coste depende de los tipos de sistemas existentes o coexistentes (acceso universal, contribuciones financieras de los padres con un límite máximo en función de sus ingresos, concesión de cheques-servicio, etc.);

los mayores de tres años. Los sistemas de educación preescolar para niños de esta edad a veces se complementan con guarderías. Estos suelen estar subvencionados, y pueden funcionar a tiempo parcial en función de los Estados.


La Comisión debe favorecer los intercambios de experiencias, la valorización de las profesiones del sector y proponer nuevas recomendaciones a los Estados miembros. En 2010, se volverán a evaluar los objetivos de Barcelona.

Última modificación: 29.01.2009
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba