RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 4 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Trabajo de duración determinada

Esta Directiva establece disposiciones mínimas relativas al trabajo de duración determinada a fin de garantizar una igualdad de trato de los trabajadores y prevenir el abuso derivado de la utilización sucesiva de contratos o de relaciones laborales de este tipo. En ella se invita a los Estados miembros a determinar sanciones en caso de violación de dichas disposiciones. Incluye asimismo cláusulas especiales a fin de limitar, para las PYME, las cargas administrativas que podrían resultar de estas nuevas normas.

ACTO

Directiva 99/70/CE del Consejo, de 28 de junio de 1999, relativa al Acuerdo marco sobre el trabajo de duración determinada de la CES, la UNICE y el CEEP.

SÍNTESIS

El acuerdo sólo contempla las condiciones de empleo de los trabajadores con contrato de duración determinada, mientras que los regímenes legales de seguridad social dependen de cada Estado miembro.

El acuerdo afecta a los trabajadores con contrato de duración determinada (incluidos los trabajadores estacionales), con excepción de los trabajadores puestos a disposición de una empresa usuaria por una agencia de trabajo temporal. No obstante, las partes tienen previsto llegar a un acuerdo similar para el trabajo temporal.

Además, los Estados miembros pueden prever que el acuerdo no se aplique:

  • a las relaciones de formación profesional inicial y de aprendizaje;
  • a los contratos o relaciones laborales en el marco de un programa de formación, inserción o reconversión profesionales dirigido a un público específico o subvencionado por las autoridades públicas.

El principio de no discriminación

El acuerdo establece que no podrá tratarse a los trabajadores con un contrato de duración determinada de una manera menos favorable que a los trabajadores fijos por el mero hecho de la duración de su contrato, a menos que se justifique el trato diferente por razones objetivas.

El acuerdo tiene por objeto mejorar la calidad del trabajo de duración determinada garantizando el respeto del principio de no discriminación y evitar los abusos derivados de la utilización de contratos o de relaciones laborales de duración determinada de forma sucesiva.

Prevenir el abuso del trabajo de duración determinada

A efectos de prevenir los abusos derivados de la utilización sucesiva de contratos o de relaciones laborales de duración determinada, los Estados miembros, tras consultar a los interlocutores sociales, introducirán, de forma que se tengan en cuenta las necesidades de los distintos sectores específicos y categorías de trabajadores, una o varias de las siguientes medidas:

  • razones objetivas que justifiquen la renovación de tales contratos o relaciones laborales;
  • la duración máxima total de los sucesivos contratos de trabajo o relaciones laborales de duración determinada;
  • el número de renovaciones.

Oportunidades de formación

En la medida de lo posible, los empresarios deberán facilitar el acceso de los trabajadores con contrato de duración determinada a las oportunidades de formación para mejorar su cualificación profesional, el desarrollo de su carrera laboral y su movilidad profesional.

Representantes de los trabajadores

Los trabajadores con contrato de duración determinada serán tenidos en cuenta para calcular el límite a partir del cual pueden constituirse los órganos de representación de los trabajadores.

Sanciones en caso de violación por parte de los empresarios

Los Estados miembros determinarán las sanciones aplicables a las infracciones de las disposiciones nacionales de transposición.

El trabajo de duración determinada y las PYME

Se ha prestado especial atención a la aplicación de la Directiva a las PYME a fin de no crear trabas administrativas, financieras y jurídicas para su desarrollo. Según la Comisión, varias cláusulas del acuerdo remiten a la legislación, los convenios colectivos o las prácticas nacionales y/o los interlocutores sociales para las disposiciones de aplicación, lo cual permitirá tener en cuenta las necesidades específicas de las PYME.

Aplicación

Los Estados miembros pondrán en vigor las disposiciones legales, reglamentarias y administrativas necesarias para dar cumplimiento a lo establecido en la Directiva, a más tardar el 10 de julio de 2001, o se asegurarán de que, como máximo en dicha fecha, los interlocutores sociales hayan establecido las disposiciones necesarias. Los Estados miembros podrán disponer de un año suplementario si fuera necesario para tener en cuenta dificultades particulares o la aplicación mediante convenio colectivo. En tal caso, tendrán que informar a la Comisión de tales circunstancias.

En ningún caso podrá alegarse la aplicación de la Directiva para justificar una reducción del nivel general de protección de los trabajadores en los ámbitos cubiertos por la misma. En cambio, los Estados miembros podrán introducir disposiciones más favorables que las previstas en la Directiva.

Contexto

El contrato de trabajo de duración determinada fue objeto de una propuesta de Directiva de la Comisión el 29 de junio de 1990 [Diario Oficial C 224 de 8.9.1990]. El Parlamento emitió su dictamen el 24 de octubre de 1990 sobre dicha propuesta de Directiva [Diario Oficial C 295 de 26.11.1990].

Ante la falta de acuerdo en el Consejo, la Comisión decidió consultar a los interlocutores sociales en virtud del artículo 3 del Acuerdo sobre la política social. En la primera consulta, los interlocutores sociales hicieron hincapié en la necesidad de luchar contra las discriminaciones que padecen los trabajadores afectados por las nuevas formas de trabajo flexible.

Transcurrida la segunda fase de consulta, los interlocutores sociales decidieron iniciar negociaciones al respecto.

De forma paralela, el 19 de junio de 1996 la UNICE (EN) (FR), el CEEP (EN) y la CES (EN) (FR) celebraron un acuerdo marco europeo sobre el trabajo a tiempo parcial, aplicado por la Directiva 97/81/CE del Consejo, de 15 de diciembre de 1997. En el preámbulo de este acuerdo, las Partes contratantes anunciaron su intención de considerar la necesidad de adoptar acuerdos similares para otras formas de trabajo flexible. Así, el 18 de marzo de 1999 celebraron un acuerdo marco sobre el trabajo de duración determinada, aplicado por la presente Directiva.

La Comisión consideraba necesario establecer un marco equilibrado y flexible, compatible con el creciente aumento de los contratos de trabajo de duración determinada, evitando al mismo tiempo los abusos.

El 6 de mayo de 1999 el Parlamento aprobó una resolución sobre la propuesta de la Comisión, en la que invitaba al Consejo a adoptar el acuerdo marco sobre el trabajo de duración determinada [no publicado en el Diario Oficial]. Sin embargo, el Parlamento lamentaba que el acuerdo no abordara más que las relaciones laborales sucesivas, que las normas para impedir el recurso abusivo a los contratos de duración determinada sucesivos no establecieran requisitos cualitativos o cuantitativos y, por último, que no contemplara el acceso prioritario de los trabajadores contratados por un período determinado a los puestos de trabajo que se generen o a las posibilidades de formación profesional adaptadas a su situación.

REFERENCIAS

ActoFecha de entrada en vigorPlazo límite de transposición en los Estados miembrosDiario Oficial
Directiva 99/70/CE10.7.199910.7.2001L 175 de 10.7.1999

ACTOS CONEXOS

Directiva 97/81/CE del Consejo, de 15 de diciembre de 1997, relativa al Acuerdo marco sobre el trabajo a tiempo parcial concluido por la UNICE, el CEEP y la CES [Diario Oficial L 14 de 20.1.1998].

Última modificación: 04.07.2006
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba