RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 15 idiomas
Nuevos idiomas disponibles:  CS - HU - PL - RO

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Ordenación del tiempo de trabajo: Directiva de base

La Directiva establece las disposiciones mínimas generales de seguridad y salud en materia de ordenación del tiempo de trabajo. Además, aborda los períodos de descanso diario, las pausas, los períodos de descanso semanal, las vacaciones anuales, así como algunos aspectos del trabajo nocturno y del trabajo por turnos. Existen disposiciones sectoriales para el transporte por carretera, las actividades en el mar y la aviación civil.

ACTO

Directiva 2003/88/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 4 de noviembre de 2003, relativa a determinados aspectos de la ordenación del tiempo de trabajo.

SÍNTESIS

La Directiva mencionada, con el fin de incrementar la claridad y la transparencia del Derecho comunitario, codifica la antigua Directiva de base 93/104/CE del Consejo, de 23 de noviembre de 1993, así como su modificación mediante la Directiva 2000/34/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 22 de junio de 2000. Tiene por objeto la creación de un equilibrio entre el objetivo principal de seguridad y salud de los trabajadores, por una parte, y las necesidades de una economía europea moderna, por otra.

Ordenación del tiempo de trabajo

El tiempo de trabajo * corresponde al período durante el cual el trabajador permanece en el trabajo, a disposición del empresario y en ejercicio de su actividad o sus funciones, de conformidad con las legislaciones y/o prácticas nacionales.

Los Estados miembros deben tomar las medidas necesarias para que todo trabajador pueda disfrutar:

  • de un período mínimo de descanso * diario de 11 horas consecutivas en el curso de cada período de 24 horas;
  • de una pausa de descanso para un trabajo diario superior a seis horas;
  • por cada período de siete días, de un período mínimo de descanso ininterrumpido de 24 horas, a las que se añadirán las 11 horas de descanso diario;
  • de una duración máxima semanal del trabajo de 48 horas incluidas las horas extraordinarias;
  • de un período de al menos cuatro semanas de vacaciones anuales retribuidas.

A fin de calcular las medias semanales, los Estados miembros pueden prever períodos de referencia:

  • que no excedan de 14 días para el descanso semanal;
  • que no excedan de cuatro meses para la duración máxima del tiempo de trabajo semanal;
  • previa consulta con los interlocutores sociales o dándoles esta posibilidad mediante convenios colectivos, por lo que respecta a la duración del trabajo nocturno.

El trabajo nocturno * constituye un caso aparte, ya que su duración no debe superar las ocho horas por término medio cada 24 horas. El trabajo nocturno que implica riesgos especiales, o tensiones físicas o mentales, está regulado por legislaciones o prácticas nacionales, o bien por convenios colectivos.

Los trabajadores nocturnos * deben beneficiarse de un nivel de protección en materia de salud y seguridad adaptado a la naturaleza de su trabajo. Asimismo, deben disfrutar de una evaluación gratuita de su salud antes de su incorporación a un trabajo nocturno y, posteriormente, a intervalos regulares. Si se considera que no son aptos, deben ser transferidos, siempre que sea posible, a un trabajo diurno. El empresario que organiza el trabajo con arreglo a cierto ritmo debe tener en cuenta el principio general de adecuación del trabajo a la persona, en particular a fin de reducir el trabajo monótono y acompasado. El empresario que recurre regularmente a trabajadores nocturnos debe informar de ello a las autoridades competentes en materia de salud y seguridad.

Pueden establecerse excepciones a los principios mencionados anteriormente mediante convenios colectivos o de acuerdo con los interlocutores sociales. En concreto, pueden preverse excepciones:

  • desde el respeto de los principios generales de protección de la seguridad y la salud de los trabajadores, cuando la duración del trabajo no esté medida o establecida previamente por el propio trabajador;
  • para determinadas actividades laborales caracterizadas por un alejamiento entre el lugar de trabajo y el de residencia del trabajador, como las actividades «off-shore» *;
  • para las actividades de guardia o de vigilancia con el fin de garantizar la protección de bienes y personas;
  • para las actividades caracterizadas por la necesidad de garantizar la continuidad del servicio, tales como la asistencia médica prestada por hospitales, la agricultura o los servicios de prensa e información;
  • en caso de aumento previsible de la actividad, en particular en los sectores de la agricultura, el turismo o los servicios postales, así como para las personas que trabajan en el transporte ferroviario;
  • siempre que se conceda un período de descanso compensatorio:
    • según los criterios enumerados en la Directiva, por ejemplo las actividades caracterizadas por la necesidad de garantizar la continuidad del servicio o la producción;
    • mediante convenios colectivos o acuerdos celebrados entre los interlocutores sociales.

Las excepciones aplicadas a los períodos de referencia para el cálculo de la duración del tiempo de trabajo semanal no pueden superar seis meses o, por convenio colectivo, doce meses.

Un Estado miembro puede autorizar a un empresario a establecer excepciones al límite de 48 horas semanales de trabajo a condición de que el trabajador dé su consentimiento. No debe sufrir perjuicio alguno en caso de que se niegue a ello. El empresario se compromete a llevar un registro, accesible a las autoridades competentes, sobre cada trabajador que haya aceptado superar los límites del tiempo de trabajo. Asimismo, deben respetarse los principios generales de seguridad y salud.

Existe una serie de disposiciones específicas que se aplican a determinados sectores laborales:

  • Trabajadores móviles *y trabajo «off-shore»: las disposiciones sobre el descanso diario, las pausas, el descanso semanal y el trabajo nocturno no se aplican a los trabajadores móviles, pero los Estados miembros deben garantizar un descanso suficiente * de conformidad con las orientaciones de la Directiva. Los períodos de referencia para los trabajadores «off-shore» pueden elevarse a doce meses para el cálculo de la duración máxima del tiempo de trabajo semanal.
  • Trabajadores que ejercen su actividad a bordo de buques de pesca: las disposiciones sobre el descanso diario, la duración máxima del tiempo de trabajo semanal y el trabajo nocturno no se aplican a los trabajadores que ejercen su actividad a bordo de un buque de pesca de un Estado miembro, aunque la duración media semanal del trabajo no debe superar las 48 horas en un período de referencia de un año. El número máximo de horas de trabajo es de 14 horas por cada período de 24 horas, y de 72 horas semanales. El número mínimo de horas de descanso no puede ser inferior a 10 horas diarias y 77 horas semanales. Una serie de disposiciones nacionales, convenios colectivos o acuerdos con los interlocutores sociales fijan el límite de horas en estos dos ámbitos. A más tardar en 2009, la Comisión reexaminará las disposiciones en este ámbito.
  • Médicos en período de formación: se ha establecido un período transitorio de cinco años, a partir del 1 de agosto de 2004, para los médicos en período de formación. En los tres primeros años de este período, la duración del trabajo semanal no deberá superar, por término medio, las 58 horas. A continuación, en los dos años siguientes, este límite máximo no deberá superar, por término medio, las 56 horas. Puede concederse a algunos Estados miembros un sexto año de transición. En este último caso, el tiempo de trabajo no deberá superar, por término medio, las 52 horas semanales. Al final de este período de transición, el límite máximo será de 48 horas por semana.

Cada cinco años, los Estados miembros y la Comisión deben redactar un informe sobre la aplicación práctica de la Directiva.

Términos clave del acto
  • Tiempo de trabajo: todo período durante el cual el trabajador permanezca en el trabajo, a disposición del empresario y en ejercicio de su actividad o de sus funciones, de conformidad con las legislaciones y/o prácticas nacionales.
  • Período de descanso: todo período que no sea tiempo de trabajo.
  • Período nocturno: todo período no inferior a siete horas, definido por la legislación nacional, y que deberá incluir, en cualquier caso, el intervalo comprendido entre las 24.00 horas y las 5.00 horas.
  • Trabajador nocturno: por una parte, todo trabajador que realice durante el período nocturno una parte no inferior a tres horas de su tiempo de trabajo diario, realizadas normalmente. Por otra parte, todo trabajador que pueda realizar durante el período nocturno determinada parte de su tiempo de trabajo anual, definida a elección del Estado miembro de que se trate:
    • por la legislación nacional, previa consulta a los interlocutores sociales, o
    • por convenios colectivos o acuerdos celebrados entre interlocutores sociales a nivel nacional o regional.
  • Trabajador móvil: todo trabajador empleado como miembro del personal de transporte de una empresa que realice servicios de transporte de pasajeros o mercancías por carretera, vía aérea o navegación interior.
  • Trabajo «off-shore»: el trabajo realizado principalmente en instalaciones situadas en el mar o a partir de ellas (incluidas las plataformas de perforación), relacionado directa o indirectamente con la exploración, extracción o explotación de recursos minerales, incluidos los hidrocarburos, y la inmersión relacionada con tales actividades, tanto si éstas se realizan desde una instalación situada en el mar como desde un buque.
  • Descanso adecuado: períodos regulares de descanso de los trabajadores, cuya duración se expresa en unidades de tiempo, suficientemente largos y continuos para evitar que, debido al cansancio o a ritmos de trabajo irregulares, aquellos se produzcan lesiones a sí mismos, a sus compañeros o a terceros, y que perjudiquen su salud, a corto o a largo plazo.

REFERENCIAS

ActoEntrada en vigorTransposición en los Estados miembrosDiario Oficial

Directiva 2003/88/CE [adopción: codecisión COD/2002/0131]

2.8.2004

-

DO L 299/9 de 18.11.2003

ACTOS CONEXOS

Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones de 24 de marzo de 2010 - Revisión de la Directiva sobre el tiempo de trabajo (primera fase de la consulta de los interlocutores sociales a nivel de la Unión Europea con arreglo al artículo 154 del TFUE) [COM(2010) 106 final – no publicada en el Diario Oficial].
Es preciso revisar la directiva sobre el tiempo de trabajo para que tenga en cuenta la evolución de las condiciones de trabajo en la Unión Europea. De hecho, la legislación debería permitir una mayor flexibilidad en materia de organización del trabajo, en concreto en lo que respecta a:

  • la adopción de horarios de trabajo. La Comisión señala que, aunque la media del tiempo de trabajo semanal esté disminuyendo en Europa, hay grandes variaciones en función del sector y de los individuos en situación de negociar horarios específicos con el empleador. La determinación del tiempo de trabajo debería tener en cuenta los intereses de los trabajadores y la competitividad de las empresas;
  • el cálculo del tiempo de guardia, es decir los periodos en los que los trabajadores permanecen en su lugar de trabajo sin trabajar. Las guardias son especialmente habituales en los servicios de atención sanitaria y de emergencia (policía, bomberos, etc.);
  • el periodo de referencia que sirve para calcular el tiempo máximo de trabajo semanal. De hecho, una ampliación de este periodo permitiría en especial tener en cuenta las variaciones estacionales de la producción de determinadas empresas;
  • la programación de periodos de descanso semanales y diarios mínimos, así como su aplicación inmediata o diferida.

La Comisión debe abrir una consulta con los interlocutores sociales europeos para estudiar cómo se revisa la Directiva.

Informe de la Comisión, de 7 de julio de 2006, sobre el funcionamiento de las disposiciones de la Directiva 2003/88/CE (ordenación del tiempo de trabajo de los trabajadores del sector de transporte de pasajeros en servicios de transporte urbano regular) [COM(2006) 371 final – no publicado en el Diario Oficial].

Informe de la Comisión sobre el funcionamiento de las disposiciones de la Directiva 2003/88/CE aplicables a los trabajadores «off-shore» [COM (2006) 853 final – no publicado en el Diario Oficial].

Última modificación: 07.07.2010
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba