RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 5 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Salud y bienestar de los jóvenes

La presente Resolución pone de relieve la importancia de promover la salud y el bienestar entre los jóvenes europeos. Entre otras cosas, alienta a los Estados miembros y a la Comisión a que emprendan medidas para integrar la política sobre salud de los jóvenes en otros ámbitos y para hacer partícipes a todas las personas interesadas en el desarrollo de iniciativas relacionadas con la salud.

ACTO

Resolución del Consejo y de los Representantes de los Gobiernos de los Estados miembros, reunidos en el seno del Consejo, de 20 de noviembre de 2008, relativa a la salud y al bienestar de los jóvenes [Diario Oficial C 319 de 13.12.2008].

SÍNTESIS

Si bien el estado de salud de los jóvenes en Europa es globalmente satisfactorio, aspectos tales como la nutrición, la actividad física, el abuso de alcohol y la salud sexual y mental siguen siendo motivo de preocupación. En este contexto, es esencial promover un modo de vida sano, adoptar medidas de prevención y tomar en consideración las cuestiones de género.

Determinados factores vinculados a las condiciones de vida pueden poner en peligro la salud y el bienestar de los jóvenes. Un entorno físico y social sano es fundamental para el desarrollo de la salud de los jóvenes. Un mayor apoyo a los padres contribuiría a lograr este objetivo.

Existen fuertes interacciones entre la salud y el bienestar de los jóvenes, y su inclusión social y nivel educativo. Por lo tanto, es importante sensibilizar a los jóvenes respecto de los efectos positivos de un modo de vida sano, y ayudarlos a hacerse más responsables de su propia salud y a aumentar su autonomía en este sentido.

Para garantizar la eficacia de una política de salud de los jóvenes, es preciso evaluar la situación y desarrollar estrategias adaptadas que tengan en cuenta las necesidades y diferencias entre los jóvenes. Dichas estrategias deben basarse en un enfoque global y transversal. La política de salud de los jóvenes debería aplicarse a escala local, regional, nacional y europea, y para su elaboración, debería contarse con la estrecha colaboración de un amplio espectro de partes interesadas.

Por todo ello, el Consejo invita a los Estados miembros a:

  • integrar la dimensión de la juventud en todas las iniciativas relacionadas con cuestiones sanitarias y adoptar las medidas adecuadas para poner en práctica una política de salud de los jóvenes;
  • permitir a todas las partes interesadas, incluidos los propios jóvenes, participar en el desarrollo y aplicación de las iniciativas asociadas a cuestiones sanitarias;
  • fomentar el acceso de todos los jóvenes a las actividades de ocio, culturales y físicas;
  • tener en cuenta la salud de los jóvenes en los programas y las políticas relativas a la información y los medios de comunicación;
  • apoyar la formación de los trabajadores y organizaciones del sector de la juventud en el ámbito de la prevención y de la salud.

También se invita a la Comisión a que garantice la consideración de la dimensión de la juventud en sus iniciativas relacionadas con la salud, y a que asocie a los jóvenes y a las personas implicadas en las políticas de la juventud en todos los niveles de su actuación en este ámbito.

Por último, el Consejo invita a los Estados miembros y a la Comisión a que colaboren para:

  • mejorar el conocimiento sobre la salud de los jóvenes mediante la intensificación de la investigación en este campo y la realización de actualizaciones periódicas;
  • incluir información sobre la salud y el bienestar de los jóvenes en el informe trienal de la Comisión sobre la situación de los jóvenes en Europa;
  • emprender acciones de sensibilización respecto de los factores que afectan a la salud de los jóvenes;
  • favorecer el intercambio de buenas prácticas sobre el tema de la salud de los jóvenes, a escala local, regional, nacional y europea;
  • favorecer el uso de los instrumentos de la Unión Europea ya existentes con el fin de desarrollar proyectos relativos a la salud de los jóvenes;
  • reforzar la asociación con los jóvenes y sus organizaciones, las personas vinculadas a la juventud y la sociedad civil en el ámbito de la salud de los jóvenes.

Antecedentes

El Libro Blanco sobre la juventud de 21 de noviembre de 2001 reconocía la importancia de la salud para la autonomía, inclusión social y desarrollo de la ciudadanía activa de los jóvenes. El Pacto europeo para la juventud, adoptado en marzo de 2005, también recalcó la necesidad de integrar la dimensión de la juventud, concretamente de las cuestiones relativas a la salud de los jóvenes, en otras políticas europeas relevantes.

Última modificación: 25.02.2009
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba