RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 15 idiomas
Nuevos idiomas disponibles:  CS - HU - PL - RO

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Políticas europeas relativas a la participación y la información de los jóvenes

La presente Comunicación se propone evaluar el seguimiento que han dado los Estados miembros a los objetivos comunes sobre participación e información de los jóvenes, adoptados por el Consejo en 2003. También pretende presentar sugerencias para nuevas mejoras. Se trata, principalmente, de reforzar la ciudadanía europea activa y responsable de los jóvenes. Efectivamente, estos últimos se interesan menos que antes por los asuntos públicos, lo que puede dar lugar a un déficit de ciudadanía.

ACTO

Comunicación de la Comisión al Consejo, de 20 de julio de 2006, sobre políticas europeas relativas a la participación y la información de los jóvenes [COM (2006) 417 final - no publicada en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

Las políticas de la juventud sirven para facilitar la transición de los jóvenes al mercado de trabajo y para desarrollar su ciudadanía activa a nivel europeo. El Libro blanco « Un nuevo impulso para la juventud europea » dio lugar a la adopción de un marco de cooperación europea en el ámbito de la juventud en el que los Estados miembros acordaron centrarse en cuatro prioridades específicas para favorecer la ciudadanía activa de los jóvenes:

  • la información;
  • la participación;
  • las actividades voluntarias;
  • un mayor conocimiento de la juventud.

Se han enviado a la Comisión los informes nacionales de los Estados miembros sobre participación e información. Los Estados miembros afirman que las dos prioridades europeas «participación» e «información», a las que aplican el método abierto de coordinación (MAG), han dado un impulso a las políticas nacionales de juventud y siguen siendo importantes para desarrollar la ciudadanía activa de los jóvenes. No obstante, reconocen que deben seguir cooperando entre sí y con las autoridades regionales y locales para que el proceso sea fructífero.

La presente Comunicación analiza dichos informes y evalúa la aplicación de los objetivos comunes en lo relativo a las dos prioridades mencionadas en el conjunto de la Unión Europea (UE).

ACCESO Y PARTICIPACIÓN DE LOS JÓVENES EN LA INFORMACIÓN

Los objetivos comunes relativos a la información de los jóvenes se basan en los siguientes puntos: el acceso de los jóvenes a la información, la información de calidad y la participación de los jóvenes en la información.

Acceso de los jóvenes a la información

En cada Estado miembro, se ponen a disposición de los jóvenes herramientas de información. Sin embargo, solamente doce países han creado una estrategia de información en la que se abordan todas las cuestiones que puedan interesar a los jóvenes y se integran todos los niveles, desde el local hasta el europeo.

Los sitios web de información de la juventud son las principales herramientas de divulgación de la información. El portal europeo de juventud, creado en 2003, mantiene enlaces con los portales nacionales destinados a la juventud presentes en diecinueve Estados miembros. Los países de la UE reconocen además que este portal ha servido para reforzar la cooperación y los intercambios entre ministerios en materia de información de la juventud.

Los informes indican que los Estados miembros desean:

  • desarrollar en mayor medida oficinas de información personalizada;
  • ayudar a los jóvenes con menos oportunidades a acceder a herramientas tales como Internet para que no queden fuera de la sociedad de la información.

La actuación se ha basado principalmente en temas tales como el tiempo libre, las organizaciones juveniles y las actividades voluntarias, mientras que en algunos casos se ha dejado de lado la información sobre la participación, la educación, el empleo y los desplazamientos por Europa.

En Inglaterra, existe un servicio nacional en línea («Connexions Direct») que ofrece a los jóvenes orientación por teléfono, mensajes de texto, asesores «en línea» y correo electrónico. En Eslovenia, los centros de información y orientación para los jóvenes prestan una especial atención a los jóvenes de etnia romaní. En Chipre y España, se han creado unidades móviles para informar a los jóvenes en las zonas rurales.

Calidad de la Información

Los Estados miembros pretenden garantizar unos niveles de calidad de la información proporcionada por los servicios de información de la juventud. Por esa razón, la mayor parte de ellos utilizan la Carta Europea de Información para los Jóvenes.

El papel de las redes es esencial a fin de mejorar las competencias de los trabajadores de los centros de información para los jóvenes. Por otra parte, las redes europeas para información de los jóvenes EURODESK (EN), ERYICA (EN) y EYCA (EN) contribuyen a elaborar la formación para sus miembros y han creado asimismo un compendio de iniciativas en materia de calidad.

En Francia, existen centros de información de la juventud que se ocupan de la formación de su personal cumpliendo las normas de calidad. La Carta Europea de Información para los Jóvenes se ve complementada con otras normas de calidad nacionales.

Participación de los jóvenes en la información

No se ha tomado prácticamente ninguna medida en este ámbito. No obstante, algunos informes señalan que puede consultarse a jóvenes sobre estrategias de información o sobre la elaboración de material de información. En Eslovaquia, los centros de información de la juventud cooperan con voluntarios que divulgan información sobre la juventud en escuelas y universidades.

Obstáculos encontrados y desafíos

Los Estados miembros se han enfrentado a diferentes tipos de dificultades a la hora de llevar a la práctica los objetivos comunes relativos a la información de los jóvenes. Esos obstáculos pueden clasificarse en tres categorías:

  • metodología: algunos Estados miembros destacan especialmente la dificultad de definir un punto de partida y de identificar los indicadores para evaluar los progresos;
  • coordinación entre los diferentes actores: es preciso mejorar la coordinación entre los diferentes actores institucionales con competencias en asuntos relativos a la juventud;
  • falta de recursos, especialmente a nivel local.

Los países de la UE desean que sigan aplicándose los objetivos comunes. Los desafíos clave para el futuro próximo consistirán principalmente en asociar mejor a los consejos nacionales de la juventud y prestar más atención a los jóvenes con menos oportunidades.

Para mejorar el acceso de los jóvenes a los servicios de información, la Comisión considera que es preciso:

  • establecer estrategias de información coherentes y generales que aborden todos los temas que afectan a los jóvenes;
  • promover herramientas de la sociedad de la información y enfoques innovadores.

Según la Comisión, una información de calidad requiere:

  • seguir desarrollando servicios de orientación individual;
  • utilizar sistemáticamente la Carta Europea de Información para los Jóvenes.

También es necesario mejorar la participación de los jóvenes en las estrategias de información pública y reforzar la función de las organizaciones juveniles en la promoción de la información de los jóvenes.

PARTICIPACIÓN DE LOS JÓVENES EN LA VIDA DEMOCRÁTICA

En la actualidad, las acciones en favor de la participación de los jóvenes en la vida democrática se efectúan de manera más coordinada. Para llevar a la práctica los objetivos comunes relativos a la participación de los jóvenes, los Estados miembros se sirven de los siguientes medios: refuerzo de los marcos, apoyo a estructuras participativas y representativas y apoyo a proyectos.

Refuerzo de los marcos

Se ha mejorado el marco jurídico de la participación de los jóvenes. Algunos Estados miembros han adoptado legislación y otros disponen de planes estratégicos de acción o bien han acordado nuevas obligaciones de consulta de los jóvenes. Los siguientes países han adoptado medidas muy distintas:

  • Irlanda ha aprobado una nueva ley sobre juventud;
  • la República Checa un concepto de juventud;
  • Portugal un programa nacional de reforma de la juventud;
  • Suecia una ley sobre «el poder de decidir»;
  • Estonia y Eslovenia un plan estratégico;
  • Letonia un programa político para la juventud;
  • Eslovaquia un plan de participación de la juventud.

Por otra parte, Italia ha concedido fondos especiales para apoyar las políticas de la juventud.

Apoyo a estructuras participativas y representativas

Se han puesto en práctica diferentes acciones con el fin de apoyar las estructuras participativas y promover el diálogo con los asociados en el ámbito de la juventud. No obstante, se precisa una mejor interacción entre los niveles local, regional, nacional y europeo. Los informes nacionales muestran asimismo la necesidad de realizar esfuerzos más intensos a nivel local y de eliminar los obstáculos a la participación de determinados grupos de jóvenes.

Se han organizado con mayor frecuencia espacios para el diálogo entre los jóvenes y los responsables de la toma de decisiones, entre los que cabe destacar consultas regulares, reuniones y audiencias.

Algunos países han nombrado a personas para ocuparse de los asuntos relacionados con la juventud: Finlandia ha nombrado a un defensor del pueblo, el Reino Unido a un corresponsal nacional de la juventud, y Lituania ha optado por coordinadores de la juventud en los municipios.

Otros países desarrollan prácticas más horizontales, como por ejemplo reuniones interministeriales. Por último, otros han creado estructuras consultivas, tales como:

  • consejos nacionales en la mayor parte de los Estados miembros;
  • comisiones de la juventud y consejos locales en Luxemburgo y Bélgica;
  • parlamentos de la juventud en Chipre y Malta;
  • estructuras participativas para la juventud en Grecia y España;
  • estructuras destinadas más específicamente a los jóvenes desfavorecidos en Alemania;
  • estructuras destinadas a los jóvenes que viven en las zonas rurales en Polonia;
  • apoyos a proyectos de juventud en Austria.

Los jóvenes se interesan cada vez menos por la democracia representativa, pero son pocos los Estados miembros que parecen actuar para poner remedio a la situación. Sin embargo, algunos de ellos ponen en práctica acciones destinadas a incrementar la participación de los jóvenes en las elecciones:

  • los Países Bajos han puesto en marcha votaciones paralelas para jóvenes;
  • Finlandia autoriza la participación en elecciones locales a partir de los 16 años de edad;
  • Francia ha creado un sistema de inscripción automática en las listas de electores;
  • Bélgica, Países Bajos y Reino Unido han optado por el uso de Internet.

Apoyo a proyectos

Debe estimularse la participación de los jóvenes en los ámbitos en los que se realizan proyectos y es necesario que los jóvenes sean los actores principales de sus proyectos participativos. También hay que apoyar a las estructuras interesadas, como las organizaciones juveniles.

En algunos Estados miembros, se han desplegado esfuerzos para abrir los proyectos a los jóvenes con menos oportunidades. En Francia, el programa «Envie d'agir» (Ganas de actuar) apoya y premia los primeros proyectos de jóvenes y para los jóvenes y financia proyectos innovadores y creativos así como actividades voluntarias y proyectos empresariales. En Dinamarca, el proyecto «Política de la juventud en los municipios daneses» subraya la necesidad de implicar mejor a los jóvenes en la elaboración de las políticas.

Obstáculos encontrados y desafíos previstos

Las dificultades a que se han enfrentado los Estados miembros pueden clasificarse en cuatro categorías:

  • metodología: algunos Estados miembros consideran especialmente difícil definir un punto de partida a partir del cual debería evaluarse el progreso e identificarse los indicadores para evaluar los progresos efectuados;
  • falta de apoyo directo o indirecto: además de la importancia de destinar recursos a estructuras y proyectos, hay que proporcionarles un apoyo estable, bien sea mediante legislación, creando asociaciones con los jóvenes o elaborando herramientas comunes;
  • falta de implicación de los jóvenes: naturalmente, los jóvenes tienen derecho a no participar; sin embargo, puede hacerse más para fomentar la implicación de los jóvenes. Sus homólogos podrían jugar un papel como «embajadores» de la puesta en común de las experiencias. Además, la participación juvenil también podría reforzarse mediante un mejor reconocimiento y promoción de los beneficios individuales y sociales de la participación;
  • inercia de los actores institucionales: debe mejorarse la interacción entre los niveles local, regional y nacional, seguir apoyándose el desarrollo de estructuras de participación de los jóvenes y organizarse un diálogo con los jóvenes sobre una serie más amplia de temas. También hay que fomentar la participación local de los jóvenes movilizando a las autoridades locales.

Al igual que ocurre con la información de los jóvenes, los países de la UE desean que sigan aplicándose los objetivos comunes. Afirman que es importante utilizar también las herramientas de la sociedad de la información para una participación interactiva en las políticas (como por ejemplo «blogs políticos»), y desarrollar la participación juvenil.

La Comisión considera que la participación de los jóvenes en la vida cívica requiere:

  • una consulta estructurada de los jóvenes sobre temas que les afectan; por consiguiente, hay que reforzar la función de los consejos nacionales de la juventud en el proceso de consulta;
  • estructuras participativas locales con una implicación sistemática de los jóvenes en los órganos locales de toma de decisiones;
  • analizar los obstáculos a la participación que afectan a determinados grupos de jóvenes para que las organizaciones juveniles sean más representativas;
  • herramientas para promover la participación, tales como directrices para mecanismos de participación.

Igualmente es necesario poner en práctica acciones concretas a fin de garantizar una mayor participación de los jóvenes en las instituciones de la democracia representativa (fomentando su participación en partidos políticos, por ejemplo) para que participen más en la misma.

Por último, hay que apoyar las diferentes formas de aprendizaje de la participación. Desde este punto de vista, es fundamental establecer sinergias con las acciones que se emprenden en el ámbito de la educación. Por ejemplo, a nivel europeo, podrían establecerse vínculos más estrechos con el método abierto de coordinación de la educación y la formación. El apoyo a diferentes formas de aprendizaje de la participación supone también reconocer mejor las diferentes formas de participación de los jóvenes.

PARTICIPACIÓN ACTIVA DE LOS JÓVENES EN EL DESARROLLO DE LA UE

Debe mejorarse el diálogo estructurado con los jóvenes sobre la Agenda europea. La Comisión y los Estados miembros han afirmado la necesidad de implicar activamente a los jóvenes en los debates y el diálogo sobre la elaboración de las políticas. Las instituciones europeas y los Estados miembros han estado trabajando para poner en práctica esos principios y para que los jóvenes estén mejor asociados al desarrollo de la UE, especialmente mediante la preparación de las siguientes medidas:

  • un proceso de consultas sobre el Libro Blanco «Un nuevo impulso para la juventud europea» de 2001;
  • encuentros periódicos con organizaciones juveniles;
  • una Semana Europea de la Juventud;
  • consultas en el portal europeo de la juventud;
  • actos sobre juventud celebrados por la Presidencia;
  • conferencias, campañas, foros y consultas efectuados en los Estados miembros.

Sin embargo, la Comisión cree que los espacios que ya existen para el diálogo con los jóvenes sobre temas europeos podrían desarrollarse y estructurarse mejor a nivel europeo, nacional, regional y local.

Temas principales elegidos por la Comisión para un mejor diálogo estructurado

Los debates en los que participen jóvenes deben ser lo más incluyentes y diversos que sea posible a fin de incrementar al máximo su legitimidad. Por tanto, es fundamental la participación de los jóvenes desfavorecidos y de los que no pertenecen a ninguna estructura. Estos debates deberían reunir también a actores que aborden cuestiones relacionadas con la juventud, tanto directa como indirectamente, a fin de permitir un enfoque transversal más coherente.

La Comisión tiene la intención de apoyar un diálogo permanente por un período de tres años en un auténtico espíritu de asociación constructiva. Propone, en particular:

  • posibilitar el inicio del diálogo a nivel local para que los jóvenes participen a su debido tiempo en los debates europeos;
  • definir los temas prioritarios que se debatirán a nivel europeo hasta el año 2009: la inserción social y la diversidad en 2007, el diálogo intercultural en 2008 y las perspectivas de una cooperación continua en el ámbito de la juventud en 2009;
  • crear un foro informal entre los representantes de la juventud, las presidencias, el Parlamento Europeo y la Comisión;
  • organizar frecuentemente una Semana Europea de la Juventud con la participación de comisarios y representantes de otras instituciones europeas;
  • organizar encuentros con jóvenes que no suelen estar en contacto con las instituciones europeas;
  • organizar un Eurobarómetro para los jóvenes (finales de 2006);
  • movilizar las redes europeas de información para apoyar un diálogo estructurado.

Método abierto de coordinación

La Comisión considera que debería reforzarse el método abierto de coordinación y, a ese respecto, presenta las siguientes propuestas:

  • los Estados miembros determinarán antes de que finalice 2006 las líneas de actuación para la participación y la información en las que desean concentrarse, y definirán planes de acción;
  • los Estados miembros establecerán un mecanismo de seguimiento en el que participen los jóvenes y sus organizaciones, y prepararán un informe de evaluación antes de que finalice 2008;
  • los Estados miembros participarán, de forma voluntaria, en «revisiones por pares» piloto sobre información y participación;
  • los Estados miembros promoverán objetivos comunes entre las autoridades regionales y locales, las organizaciones juveniles y los jóvenes en general;
  • la Comisión consultará al Foro Europeo de la Juventud sobre toda propuesta relativa al método abierto de coordinación;
  • un grupo de trabajo definirá indicadores para la aplicación de los objetivos comunes sobre participación e información.

Se pide al Consejo que apoye las propuestas presentadas en la presente Comunicación.

ACTOS CONEXOS

Comunicación de la Comisión al Consejo, de 10 de mayo de 2006, «Una agenda de los ciudadanos - Logrando resultados para Europa» [COM (2006) 211 final - no publicada en el Diario Oficial].

Libro Blanco, de 1 de febrero de 2006, sobre una política europea de comunicación [COM (2006) 35 final - no publicado en el Diario Oficial].

Comunicación de la Comisión, de 30 de mayo de 2005, relativa a las políticas europeas en el ámbito de la juventud. Responder a las expectativas de los jóvenes en Europa - Aplicación del Pacto europeo para la juventud y promoción de la ciudadanía activa [COM (2005) 206 final - no publicada en el Diario Oficial].

Comunicación de la Comisión, de 13 de octubre de 2005, «Contribución de la Comisión al período de reflexión y más allá: Plan D de democracia, diálogo y debate» [COM (2005) 494 final - no publicada en el Diario Oficial].

Libro Blanco de la Comisión, de 21 de noviembre de 2001, sobre un nuevo impulso para la juventud europea [COM (2001) 681 final - no publicado en el Diario Oficial].

Última modificación: 30.04.2007
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba