RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 15 idiomas
Nuevos idiomas disponibles:  CS - HU - PL - RO

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


El Proceso de Copenhague: una cooperación europea reforzada en materia de educación y formación profesionales

El Proceso de Copenhague, lanzado en 2002, tiene por objeto mejorar los resultados, la calidad y el atractivo de la educación y formación profesionales por medio de una mejor cooperación a escala europea. El Proceso está basado en prioridades mutuamente acordadas que se revisan cada dos años.

ACTO

Declaración de los Ministros Europeos de Educación y Formación Profesionales y la Comisión Europea, reunidos en Copenhague los días 29 y 30 de noviembre de 2002, sobre una cooperación europea reforzada en materia de educación y formación profesionales – «La Declaración de Copenhague (EN )» [no publicada en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

La Declaración de Copenhague establece las prioridades del Proceso de Copenhague sobre una cooperación europea reforzada en materia de educación y formación profesionales. El objetivo de este Proceso es mejorar los resultados, la calidad y el atractivo de la educación y formación profesionales en Europa. Intenta promover el uso de las distintas oportunidades de formación profesional en el contexto del aprendizaje permanente y con la ayuda de sus herramientas.

El Proceso de Copenhague abarca:

  • una dimensión política, cuyo objetivo es establecer objetivos europeos comunes y reformar los sistemas nacionales de educación y formación profesionales;
  • el desarrollo de marcos europeos comunes y herramientas que aumenten la transparencia y calidad de las competencias y cualificaciones y que faciliten la movilidad;
  • la cooperación para fomentar el aprendizaje mutuo a escala europea e involucrar a todas las partes relevantes a escala nacional.

Las prioridades establecidas por la Declaración de Copenhague sientan la base para la cooperación voluntaria en materia de educación y formación profesionales. Su objetivo de cara a 2010 es:

  • reforzar la dimensión europea en la educación y formación profesionales;
  • aumentar la información, orientación y asesoramiento, así como la transparencia de la educación y formación profesionales;
  • desarrollar herramientas para el reconocimiento mutuo y la validación de competencias y cualificaciones;
  • mejorar la garantía de calidad en la educación y formación profesionales.

Comunicado de Maastricht de 14 de diciembre de 2004 sobre las futuras prioridades de una cooperación europea reforzada en materia de educación y formación profesionales (EFP)

El Comunicado de Maastricht confirma el éxito del Proceso de Copenhague en lo que se refiere a potenciar la visibilidad y el perfil de la EFP a nivel europeo. Al mismo tiempo, desarrolla las prioridades establecidas por la Declaración de Copenhague. Además, y por primera vez, se establecen prioridades específicas para el trabajo a nivel nacional sobre la EFP:

  • aplicación de instrumentos y referencias comunes en la reforma y el desarrollo de sistemas y prácticas de EFP;
  • aumentar la inversión pública y privada en EFP;
  • recurrir al apoyo de los fondos europeos (como el Fondo Social y el Fondo de Desarrollo Regional) para desarrollar la EFP;
  • desarrollar sistemas de EFP que respondan a las necesidades de las personas y grupos desfavorecidos;
  • establecer planteamientos de aprendizaje abierto así como marcos de EFP flexibles y abiertos que permitan la movilidad entre distintos niveles y contextos educativos;
  • mejorar la pertinencia y calidad de la EFP en colaboración con todas las partes implicadas;
  • desarrollar entornos favorables al aprendizaje tanto en los centros de formación como en el lugar de trabajo;
  • promover el desarrollo continuo de las competencias de los profesores y formadores de EFP.

Comunicado de Helsinki de 5 de diciembre de 2006 sobre la cooperación europea reforzada en materia de formación profesional

El Comunicado de Helsinki evalúa el Proceso de Copenhague y revisa sus prioridades y estrategias. Desde la adopción del Comunicado de Maastricht se han realizado avances en los marcos y herramientas europeos comunes para la EFP. Se adoptó el marco único para la transparencia de cualificaciones y competencias EUROPASS y se está trabajando en el Marco Europeo de Cualificaciones, el Sistema Europeo de Transferencia de Créditos para la Educación y la Formación Profesionales (ECVET) y el Marco de Referencia Europeo de Garantía de la Calidad para EFP. Ahora es necesario reforzar la acción en las siguientes prioridades:

  • mejorar la imagen, el estatus, el atractivo y la calidad de la EFP;
  • desarrollar, ensayar y poner en práctica herramientas europeas comunes para la EFP, con el objetivo de que se encuentren disponibles en 2010;
  • adoptar un enfoque sistemático para reforzar el aprendizaje y la cooperación mutuos, en particular mediante el uso de datos e indicadores coherentes y comparables;
  • involucrar a todas las partes implicadas en la aplicación del Proceso de Copenhague.

Comunicado de Burdeos (EN ) (FR ) de 26 de noviembre de 2008 sobre la cooperación europea reforzada en materia de educación y formación profesionales

El Comunicado de Burdeos revisa las prioridades y estrategias del Proceso de Copenhague con vistas a un futuro programa de educación y formación posterior a 2010. El Proceso ha demostrado ser efectivo en la promoción de la imagen de la EFP, a la vez que ha mantenido la diversidad de los sistemas nacionales de la EFP. Sin embargo, es necesario un nuevo impulso, sobre todo en lo que respecta a:

  • la aplicación de herramientas y sistemas de EFP que promuevan la cooperación a nivel nacional y europeo;
  • mejoras adicionales de la calidad de los sistemas de EFP y la promoción de su atractivo entre todos los grupos objetivo;
  • la creación de mejores vínculos entre la EFP y el mercado laboral;
  • la consolidación de acuerdos de cooperación europeos.

Comunicado de Brujas (DE ) (EN ) (FR ) de 7 de diciembre de 2010 sobre la cooperación europea reforzada en materia de educación y formación profesionales para el período 2011-2020

El Comunicado de Brujas establece objetivos estratégicos a largo plazo para la cooperación europea en materia de EFP para el periodo 2011-2020. Estos objetivos se basan en los logros pasados y tratan de responder a los desafíos actuales y futuros, al tiempo que tienen en cuenta los principios del proceso de Copenhague.

El proceso de Copenhague ha ayudado significativamente a dar a conocer la EFP en los ámbitos europeo y nacional; en particular, mediante la implementación de herramientas, principios y directrices comunes europeos de EFP. No obstante, hay que mejorar la comunicación para que puedan participar mejor todas las partes implicadas, así como para vincular mejor la EFP a otras políticas que aborden los desafíos socioeconómicos y hagan de la movilidad y el aprendizaje permanente una realidad.

Para que la EFP responda a los desafíos actuales y futuros, los sistemas de educación y formación europeos deberán:

  • ser flexibles y de alta calidad;
  • adaptarse a la evolución del mercado laboral y entender los sectores y aptitudes emergentes;
  • garantizar la prestación de formación adaptada a la sociedad envejecida;
  • garantizar la sostenibilidad y la excelencia de la EFP a través de un enfoque común al control de calidad;
  • preparar a la gente para que se adapte al cambio y lo gestione haciendo que adquieran competencias claves;
  • eliminar los obstáculos a la movilidad transnacional de profesores y alumnos de EFP;
  • garantizar una financiación sostenible para la EFP y garantizar el uso eficiente y equitativo de esta financiación.

El proceso de Copenhague forma parte del marco estratégico «Educación y Formación 2020» (EF2020) y puede contribuir a alcanzar las metas relativas a la educación de la estrategia Europa 2020. Con esta idea, la visión global de la EFP exige a los sistemas de EFP europeos que sean más atractivos, inclusivos, relevantes, accesibles, orientados a la carrera, flexibles e innovadores para 2020. Sobre la base de esta visión, los 11 objetivos estratégicos a largo plazo para la cooperación europea en materia de EFP para el periodo 2011-2020, junto con 22 resultados a corto plazo para el periodo 2011-2014, que ofrecen acciones concretas a escala nacional para alcanzar los objetivos estratégicos, requieren especialmente:

  • el fortalecimiento de la calidad y la eficiencia, así como el atractivo y la relevancia de la EFP;
  • la consecución del aprendizaje permanente y la movilidad;
  • el desarrollo de la creatividad, la innovación y la iniciativa empresarial;
  • la promoción de la equidad, la cohesión social y la ciudadanía activa.

Antecedentes

El Consejo Europeo de Lisboa de marzo de 2000 reconoció la importancia de desarrollar una EFP de alta calidad para promover la inclusión social, cohesión, movilidad, empleabilidad y competitividad.

El Consejo Europeo de Barcelona de marzo de 2002 pidió la creación de un proceso específico de la EFP, que contribuiría a que los sistemas europeos de educación y formación profesionales se convirtieran en una referencia de calidad mundial para 2010. Como consecuencia, el Consejo adoptó en noviembre de 2002 una resolución sobre una cooperación reforzada en materia de EFP.

Última modificación: 08.04.2011

Véase también

Sitios web de la Dirección General de Educación y Cultura de la Comisión Europea:

  • educación y formación profesionales (DE) (EN) (FR)
  • Proceso de Copenhague (DE) (EN) (FR)
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba