RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 15 idiomas
Nuevos idiomas disponibles:  CS - HU - PL - RO

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Libre circulación de deportistas

El derecho a la libre circulación es uno de los derechos más importantes que garantiza la Unión Europea (UE) a sus ciudadanos. Este derecho también se aplica a los deportistas, tanto profesionales como aficionados. Por consiguiente, la legislación de la UE prohíbe toda discriminación directa basada en la nacionalidad o toda discriminación indirecta innecesaria o desproporcionada, así como cualquier obstáculo que dificulte el derecho a la libre circulación de deportistas.

La libre circulación constituye una de las libertades fundamentales que garantiza la Unión Europea (UE) a sus ciudadanos. El artículo 18 del Tratado sobre el Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE) prohíbe la discriminación basada en la nacionalidad, lo que también es aplicable a las situaciones donde los ciudadanos de la UE ejercen su derecho de libre circulación y residencia en los territorios de los países de la UE (artículo 21 del TFUE). Además, el Tratado establece la libre circulación de trabajadores en la UE, lo que también supone la abolición de la discriminación entre los trabajadores de países de la UE en función de la nacionalidad (artículo 45 del TFUE), y la libertad de establecimiento y de prestación de servicios (artículos 49 y 56 del TFUE).

Estas disposiciones también se aplican a deportistas profesionales y semiprofesionales (en calidad de trabajadores), a otros profesionales del deporte como instructores, técnicos o entrenadores (en calidad de prestadores de servicios) y a deportistas aficionados (en calidad de ciudadanos de la UE). No obstante, en el marco de la aplicación de la legislación europea, la Comisión reconoce la especificidad del deporte, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 165 del TFUE. Por esta razón, acepta las restricciones limitadas y proporcionadas al principio de libre circulación relativo a:

  • la selección de atletas nacionales para las competiciones de equipos nacionales;
  • la limitación del número de participantes en una competición;
  • el establecimiento de plazos para los traspasos de jugadores en deportes de equipo.

Libre circulación de deportistas profesionales

A pesar de que la entrada en vigor del Tratado de Lisboa del 1 de diciembre de 2009 prestó a la UE una competencia de coordinación, de complemento y de apoyo en materia de deporte (artículo 165 del TFUE), este sigue siendo una competencia nacional, con federaciones deportivas que suelen establecer normas para regular el deporte. No obstante, estas normas están sujetas a la legislación europea sobre la libre circulación de los trabajadores cuando las actividades de los deportistas profesionales y semiprofesionales implican un empleo remunerado, como ya decretó en varias ocasiones el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE).

La más notable de todas las resoluciones del TUE fue el asunto Bosman de 1995, que también hizo referencia a las normas de traspaso como obstáculos a la libre circulación y a las cuotas nacionales como una forma de discriminación directa. El Sr. Bosman, futbolista belga que acababa su contrato con un club belga, consideraba que el sistema de traspaso establecido por la Fédération Internationale de Football Association (FIFA) había impedido su traspaso a un club francés. Interpuso una demanda contra su club, la federación belga de fútbol y la Unión de Asociaciones de Fútbol Europeas (UEFA) estimando que el sistema de traspaso y las normas relativas a la nacionalidad introducían discriminaciones y no podían aplicarse, ya que representaban una infracción al derecho de libre circulación de los trabajadores dentro de la UE.
El TUE consideró que los reglamentos relativos a los traspasos y a la nacionalidad podían efectivamente obstaculizar la libre circulación de los jugadores. En consecuencia, la TUE estableció que un club no puede impedir a un jugador de un país de la UE que concluye su contrato firmar un nuevo contrato con otro club en otro país de la UE o complicarle el traspaso exigiendo al nuevo club una indemnización de traspaso, de formación o de promoción. Además, según la sentencia, no deben autorizarse las normas relativas a la nacionalidad por las que un club solo puede jugar con un número limitado de futbolistas de otros países de la UE.

Libertad de establecimiento y de prestación de servicios de deportistas profesionales

Los dispositivos nacionales en cuanto a la formación y a las cualificaciones relativas a las profesiones del deporte varían mucho. En función de las diferentes situaciones, estas normas pueden entrar dentro de las competencias de las autoridades deportivas federales, de los sistemas escolar y universitario, de las autoridades públicas o también de las propias organizaciones profesionales. Además, las condiciones de ejercicio de las profesiones del deporte difieren de un país a otro. En algunos países de la UE el acceso a los empleos de enseñanza, animación o dirección depende de la obtención de un título estatal, mientras que en otros países de la UE el título no es necesario para ejercer una función de dirección deportiva en el ámbito profesional. En algunos casos, estas disparidades pueden suponer un obstáculo a la libertad de circulación de los profesionales del deporte y originar conflictos, ya que los profesionales de un país de la UE pueden considerarse objeto, en su propio territorio nacional, de la competencia de monitores procedentes de otros países de la UE y que han cursado una formación diferente de la suya o que no han cursado ningún tipo de formación.

En el contexto de la libertad de establecimiento y la prestación de servicios, el sistema general de reconocimiento de las cualificaciones profesionales resuelve en cierta medida este problema. Este sistema se aplica a las profesiones reguladas, es decir, a las actividades profesionales reservadas a los poseedores de un título o de cualquier otro tipo de cualificación expedida por el sistema nacional de formación. En este sentido, el sistema se aplica a determinadas actividades profesionales en el ámbito del deporte (por ejemplo, los monitores de esquí). Sucede así cuando para ejercer legalmente una profesión del deporte se necesita poseer un título. Este sistema implica que el país europeo de acogida no puede denegar a un ciudadano de un país de la UE el acceso a una profesión si es titular de una cualificación reconocida por su propio país para acceder a esta misma profesión. No obstante existen excepciones en caso de diferencias sustanciales en el nivel de las cualificaciones o en la duración de la formación en cuestión.

Los títulos de cualificación deportiva expedidos por las federaciones nacionales o por otros organismos deportivos entran también dentro del ámbito de aplicación de este sistema cuando una autoridad pública ha habilitado oficialmente a dichas organizaciones a expedir tales cualificaciones.

Última modificación: 19.04.2011
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba