RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 15 idiomas
Nuevos idiomas disponibles:  CS - HU - PL - RO

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Proceso de Bolonia: creación del Espacio Europeo de Enseñanza Superior

El Proceso de Bolonia se propone, entre otras cosas, facilitar la convergencia de los distintos sistemas de enseñanza superior hacia sistemas más transparentes basados en tres ciclos: licenciatura/grado, máster y doctorado.

ACTO

Declaración de Bolonia (EN ) de 19 de junio de 1999 – Declaración conjunta de los ministros europeos de educación [no publicada en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

La Declaración de Bolonia puso en marcha el proceso del mismo nombre. Este proceso se propone crear un sistema de grados académicos fácilmente reconocibles y comparables, fomentar la movilidad de los estudiantes, docentes e investigadores, garantizar una enseñanza de gran calidad y adoptar una dimensión europea en la enseñanza superior.

Hacer que los grados académicos sean comparables y fomentar la movilidad

La Declaración de Bolonia se articula en torno a seis acciones relativas a:

  • un sistema de grados académicos fácilmente reconocibles y comparables. Incluye la creación de un suplemento común al título superior para mejorar la transparencia;
  • un sistema basado fundamentalmente en dos ciclos: un primer ciclo orientado al mercado laboral con una duración mínima de tres años, y un segundo ciclo (máster) al que se accede sólo si se completa el primer ciclo;
  • un sistema de acumulación y transferencia de créditos similar al sistema ECTS utilizado para los intercambios Erasmus;
  • la movilidad de los estudiantes, docentes e investigadores: la supresión de todos los obstáculos a la libertad de circulación;
  • la cooperación en lo que respecta a la garantía de la calidad;
  • la dimensión europea en la enseñanza superior: aumento del número de módulos, cursos y planes de estudios cuyo contenido, orientación u organización tengan una dimensión europea.

Reformar los sistemas europeos de enseñanza superior

La Declaración de Bolonia es un compromiso voluntario de cada país firmante para reformar su propio sistema de enseñanza: esta reforma no se impone a los gobiernos nacionales ni a las universidades. Por lo que respecta a los Estados miembros de la Unión Europea (UE), el Artículo 165 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea estipula que la Comunidad «contribuirá al desarrollo de una educación de calidad fomentando la cooperación entre los Estados miembros y, si fuera necesario, apoyando y completando la acción de éstos».

No obstante, los Estados miembros conservan todas sus competencias sobre el contenido de la enseñanza y la organización de sus sistemas educativos, así como su diversidad cultural y lingüística. La acción de la Comunidad se propone:

  • desarrollar la dimensión europea en la enseñanza, en particular mediante la formación y la difusión de las lenguas de los Estados miembros;
  • favorecer la movilidad de estudiantes y profesores, fomentando en particular el reconocimiento académico de los títulos y de los períodos de estudios;
  • promover la cooperación entre los centros docentes;
  • intercambios de información y experiencias sobre aspectos comunes a los distintos sistemas educativos de los Estados miembros.

Comunicado de Praga (EN ) de 19 de mayo de 2001 – Hacia el Área de la Educación Superior Europea

El Comunicado de Praga añadió las siguientes acciones al Proceso de Bolonia:

  • la formación continua, un elemento esencial del Espacio Europeo de Enseñanza Superior (EEES) para aumentar la competitividad económica;
  • la participación de los centros de enseñanza superior y los estudiantes; los ministros destacan la necesidad de que las universidades, las demás instituciones superiores y los estudiantes participen para crear de manera constructiva el EEES;
  • el fomento de medidas encaminadas a hacer más atractivo el EEES entre los estudiantes tanto europeos como de otras partes del mundo.

Comunicado de Berlín (EN ) de 19 de septiembre de 2003 – «Realizar el Espacio Europeo de la Enseñanza Superior»

En la Conferencia de Berlín de 2003, los ministros encargados de la enseñanza superior adoptaron un comunicado que integraba los estudios de doctorado y las sinergias entre el EEES y el Espacio Europeo de Investigación (EEI) en el Proceso de Bolonia. Destacaron la necesidad de la investigación, la formación en investigación y el fomento de la interdisciplinariedad para mantener y mejorar la calidad de la enseñanza superior y reforzar su competitividad. Recomendaron una mayor movilidad en los niveles doctoral y posdoctoral, y animaron a las instituciones afectadas a incrementar su cooperación en los ámbitos de los estudios doctorales y de la formación de los jóvenes investigadores.

Comunicado de Bergen (EN ) de 19 y 20 de mayo de 2005 – El Espacio Europeo de Educación Superior – Alcanzado las metas

El Comunicado de Bergen constató la realización de progresos significativos en relación con los objetivos del Proceso de Bolonia. Antes de 2007, los ministros desean seguir progresando en los siguientes aspectos:

  • la puesta en práctica de las referencias y las directrices para la garantía de la calidad como propone el informe de la ENQA (Asociación europea para la garantía de la calidad en la enseñanza superior);
  • la puesta en marcha de los marcos nacionales de cualificaciones;
  • la expedición y el reconocimiento de los títulos conjuntos, incluidos los de doctorado;
  • la creación de oportunidades para itinerarios flexibles de formación en la enseñanza superior, incluyendo la existencia de disposiciones para la validación de los conocimientos adquiridos.

Comunicado de Londres (EN ) de 18 de mayo de 2007 – Hacia el Espacio Europeo de Educación Superior: respondiendo a los retos de un mundo globalizado

El periodo entre 2005 y 2007 se caracterizó por un considerable progreso generalizado hacia el EEES. No obstante, existen aún muchos retos pendientes. Los esfuerzos deben orientarse hacia:

  • la promoción de la movilidad de los estudiantes y el personal, así como el desarrollo de medidas para la evaluación de tal movilidad;
  • la evaluación de la efectividad de las estrategias nacionales relacionadas con la dimensión social de la educación;
  • el desarrollo de indicadores y datos para medir los progresos en materia de movilidad y dimensión social;
  • el estudio de posibles modos de mejorar la empleabilidad asociada al sistema de titulaciones basado en tres ciclos y a la formación continua;
  • la mejora de la difusión de información sobre el EEES y su reconocimiento en todo el mundo;
  • la continuación de la labor de recopilación de información sobre el progreso hacia el EEES y el desarrollo de sistemas de análisis cualitativo de tal labor recopilatoria.

Comunicado de Lovaina/Lovaina la Nueva (EN ) de 28-29 de abril de 2009 – El Proceso de Bolonia 2020 – El Espacio Europeo de Enseñanza Superior en la nueva década

Este comunicado confirmó que se habían realizado progresos en el Proceso de Bolonia y que el EEES se había desarrollado considerablemente desde que tuvo lugar la Declaración de Bolonia en 1999. No obstante, algunos objetivos no se han cumplido totalmente ni se han implantado adecuadamente a nivel europeo, nacional e institucional. Por consiguiente, el comunicado estableció que el Proceso de Bolonia se extendería más allá de 2010 y que sus nuevas prioridades para la próxima década serían las siguientes:

  • proporcionar igualdad de oportunidades en una educación de calidad – se debe ampliar la participación en la enseñanza superior, más en particular, se deben ofrecer las condiciones necesarias para la participación de los alumnos de colectivos infrarrepresentados;
  • aumentar la participación en la formación continua – se debe garantizar la accesibilidad, calidad y transparencia de la información sobre la formación continua. Deben adoptarse políticas y marcos nacionales de cualificaciones mediante asociaciones sólidas entre todos los agentes interesados;
  • promover la empleabilidad – se debe establecer una cooperación entre los agentes interesados para aumentar las cualificaciones iniciales y reciclar la mano de obra cualificada, así como para mejorar la oferta, accesibilidad y calidad del asesoramiento en materia de orientación profesional y empleo. Asimismo, es preciso renovar los esfuerzos en lo que respecta al fomento de las prácticas en empresas incluidas en los programas de estudios y la formación en el puesto de trabajo;
  • desarrollar resultados de aprendizaje y misiones educativas orientados al alumno – se debe contemplar el desarrollo de puntos internacionales de referencia en varias áreas de estudio y el fomento de la calidad docente de los programas de estudios;
  • ligar la educación a la investigación y la innovación – se debe ampliar la adquisición de competencias en investigación, que debe integrarse mejor en los programas de doctorado, y hacer más atractivo el desarrollo profesional de los investigadores noveles;
  • acercar los centros de enseñanza superior a los foros internacionales – las instituciones europeas deben fomentar la dimensión internacional de sus actividades y colaborar en la escena internacional;
  • ampliar las oportunidades y la calidad de la movilidad – antes de 2020, el 20% de los titulados deben haber realizado un periodo formativo o educativo en el extranjero;
  • mejorar la recogida de datos – es preciso recopilar datos para llevar a cabo el seguimiento y la evaluación de los avances respecto a los objetivos del Proceso de Bolonia;
  • desarrollar herramientas de transparencia mutlidimensional – con el fin de recopilar información detallada sobre las instituciones de enseñanza superior y sus programas, es preciso desarrollar herramientas de transparencia con la colaboración de las partes interesadas. Tales herramientas deben basarse en datos comparables e indicadores adecuados e integrar la garantía de calidad y los principios de reconocimiento del Proceso de Bolonia;
  • garantizar la financiación – deben encontrarse fuentes de financiación nuevas y más diversas que complementen la financiación pública.

Declaración de Budapest - Viena (EN ) de 12 de marzo de 2010 sobre el Espacio Europeo de Enseñanza Superior

Esta declaración marcó el final de la primera década del Proceso de Bolonia y supuso la presentación oficial del Espacio Europeo de Enseñanza Superior (EEES), según lo previsto por la Declaración de Bolonia de 1999. En el marco de esta declaración, los ministros:

  • dieron la bienvenida a Kazajstán como el cuadragésimo séptimo país participante en el Espacio Europeo de Enseñanza Superior;
  • destacaron la naturaleza específica del Proceso de Bolonia, que supone una asociación única entre autoridades públicas, instituciones de enseñanza superior, alumnos y personal, así como empresarios, agencias de garantía de la calidad, organizaciones internacionales e instituciones europeas;
  • pusieron de relieve el hecho de que el Proceso de Bolonia y el Espacio Europeo de Enseñanza Superior resultante constituyen un ejemplo sin precedentes de cooperación regional y transnacional en materia de enseñanza superior que ha suscitado un gran interés en otros países del mundo, aumentando así la visibilidad de la enseñanza superior europea en la escena internacional. Asimismo, los ministros declararon sus deseos de intensificar el diálogo y la cooperación en materia de políticas con socios de todo le mundo;
  • reconocieron los resultados de varios informes, en los que se refleja el distinto grado de implantación de algunas líneas de acción de Bolonia y las protestas recientes en algunos países, que denotaban que los objetivos y reformas de Bolonia no se habían implantado ni explicado correctamente. Los ministros se comprometieron a escuchar a las voces discordantes procedentes de estudiantes y personal docente;
  • renovaron su compromiso con una implantación completa y adecuada de los objetivos acordados y de la agenda para la próxima década que se recoge en el Comunicado de Lovaina/ Lovaina la Nueva.

Por otra parte, los ministros destacaron los siguientes aspectos:

  • la libertad de cátedra así como la autonomía y responsabilidad de las instituciones de enseñanza superior como principios del Espacio Europeo de Enseñanza Secundaria;
  • el papel fundamental de la comunidad académica –representantes de las instituciones, profesorado, investigadores, personal administrativo y alumnos– para hacer del Espacio Europeo de Enseñanza Superior una realidad;
  • la enseñanza superior como una responsabilidad pública, lo que significa que las instituciones de enseñanza superior deberían recibir los recursos necesarios en un marco creado y supervisado por las autoridades públicas;
  • la necesidad de redoblar los esfuerzos en cuanto a la dimensión social para instaurar la igualdad de oportunidades en el marco de una educación de calidad en la que se preste especial atención a los colectivos infrarrepresentados.

Los ministros responsables de la enseñanza secundaria concertaron una nueva reunión que tendrá lugar en Bucarest el 26 y 27 de abril de 2012.

Contexto

Con motivo del 900º aniversario de la Universidad de Bolonia, los rectores universitarios firmaron el 18 de septiembre de 1988 la Magna Charta Universitatum (EN ), en la que consideran que «el porvenir de la humanidad, al finalizar este milenio, depende en gran medida del desarrollo cultural, científico y técnico». Las universidades contribuyen a forjar ese saber.

Con motivo del 800ºaniversario de la Universidad de París, los ministros responsables de la enseñanza superior de Alemania, Francia, Italia y Reino Unido adoptaron, el 25 de mayo de 1998, la Declaración de La Sorbona (EN ). Dicha declaración se proponía armonizar el diseño del Sistema de Educación Superior Europeo. Los ministros recordaron que «al hablar de Europa no sólo deberíamos referirnos al euro, los bancos y la economía, sino que también debemos pensar en una Europa del conocimiento».

La Declaración de Bolonia de 19 de junio de 1999 la firmaron 30 países europeos, entre ellos los 15 Estados miembros de la UE de la época (Austria, Bélgica, Alemania, Dinamarca, Grecia, España, Finlandia, Francia, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Países Bajos, Portugal, Suecia y Reino Unido) y los diez países que ingresarían en la UE el 1 de mayo de 2004 (Chipre, República Checa, Estonia, Hungría, Lituania, Letonia, Malta, Polonia, Eslovenia y Eslovaquia). Son igualmente firmantes Islandia, Noruega y la Confederación Suiza, así como Rumanía y Bulgaria, Estados miembros de la UE desde el 1 de enero de 2007. Kazajstán se incorporó al Proceso de Bolonia en marzo de 2010.

Actualmente, 47 países participan en el Proceso de Bolonia una vez reunidas las condiciones y procedimientos de adhesión (EN ). Los países que forman parte del Convenio Cultural Europeo (EN), firmado el 19 de diciembre de 1954 bajo los auspicios del Consejo de Europa, pueden ser miembros del EEES siempre que declaren su intención de aplicar los objetivos del Proceso de Bolonia en su propio sistema de enseñanza superior. Sus solicitudes de adhesión deben incluir información sobre la forma en que aplicarán los principios y los objetivos.

El Proceso de Bolonia forma parte de los objetivos de Educación y Formación 2020 y Europa 2020.

Última modificación: 09.04.2010

Véase también

  • las páginas web de la Dirección General de Educación y Cultura sobre el Proceso de Bolonia (EN) y la enseñanza superior en Europa (EN).
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba