RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 4 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


La economía europea: informe de 2006 - Reforzamiento de la zona del euro

En esta Comunicación, la Comisión hace balance de la economía europea en 2006. Describe los retos a los cuales debe hacer frente, tales como las presiones sobre la competitividad en la era de la globalización, y da pistas para reforzar la zona del euro mediante políticas eficaces. Por último, la Comunicación presenta las experiencias de los primeros años de la zona del euro.

ACTO

Comunicación de la Comisión, «La economía de la UE: Informe de 2006. Reforzamiento de la zona del euro: principales prioridades» [COM (2006) 714 - no publicada en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

La presente Comunicación presenta las prioridades para garantizar el buen funcionamiento de la zona del euro y reforzar su papel en la economía mundial. La Comisión Europea desea reforzar la coordinación de las políticas y mejorar la gobernanza, en particular mediante la estrategia de crecimiento y empleo en los Estados miembros pertenecientes a la zona del euro.

Hacia una zona del euro más fuerte

En el futuro, la zona del euro deberá afrontar nuevos retos, los mercados internacionales conocerán cambios importantes tales como presiones competitivas o la ralentización de los mercados de exportación. La Comisión Europea considera fundamental garantizar que la economía de la zona del euro pueda responder a las crisis potenciales con adaptabilidad y solidez. A tal efecto, debe mostrarse capaz de alcanzar un crecimiento fuerte y sostenido en un marco internacional, en el que pueden perder fuerza otros factores impulsores de la actividad económica mundial. Esta circunstancia mantendría abiertos los mercados internacionales y con fuerte crecimiento.

Con el fin de reforzar la zona del euro, la Comisión Europea quiere:

  • Acelerar las reformas estructurales y fomentar la integración. Las reformas estructurales pueden mejorar el potencial de crecimiento y reforzar la capacidad de los Estados miembros para hacer frente a las crisis. Además, dichas reformas son necesarias para afrontar los retos a largo plazo del envejecimiento de la población y los cambios económicos a escala internacional. Una integración más fuerte y menos desigual de los mercados financieros puede proporcionar aumentos significativos del nivel de bienestar y facilitar el proceso de ajuste.
  • Seguir mejorando las situaciones presupuestarias y la calidad de los presupuestos nacionales. La política presupuestaria contribuye a un ajuste eficaz y a un crecimiento sostenido. La Comisión considera que los responsables políticos deben aprovechar los períodos de coyuntura favorable y garantizar un ajuste a medio plazo, de conformidad con el Pacto de Estabilidad y Crecimiento.
  • Reforzar la coordinación en el seno de la UE y de la zona del euro. El euro ha implicado un mayor nivel de interdependencia entre los Estados miembros de la zona del euro, a través, por ejemplo, de la rapidez y magnitud de los flujos financieros. Los instrumentos de coordinación de la política económica a nivel nacional y europeo son, pues, esenciales para fomentar el funcionamiento eficiente de la zona del euro. La Comisión considera que debe mejorarse la coordinación de la política presupuestaria en el marco del Pacto de Estabilidad y Crecimiento.
  • Promover la ampliación de la zona del euro. La adopción del euro por parte de los Estados miembros que aún no están en la zona del euro puede estimular el crecimiento y el empleo y también puede proteger a estas economías de las turbulencias de los mercados internacionales.
  • Acercarse más a los ciudadanos. Una dirección adecuada de la unión económica y monetaria (UEM) por parte de los responsables políticos no basta si no se pretende llegar al ciudadano. Los ciudadanos se han beneficiado de la UEM, en particular a través de la estabilidad de los precios y una mayor integración económica, según la Comisión. Sin embargo, los sondeos de opinión ponen de manifiesto que los ciudadanos reconocen las ventajas prácticas del euro, pero no perciben tan claramente estas otras repercusiones positivas. La Comisión desea demostrar a los ciudadanos que la adhesión al euro abre la vía a un crecimiento fuerte y sostenido del nivel de vida y a una estabilidad económica y financiera.

Experiencias de los primeros años de la zona del euro

Antes del lanzamiento de la unión económica y monetaria (UEM) en 1999, un debate sobre los beneficios y costes del euro y sobre los requisitos necesarios que deben cumplirse para garantizar su éxito dominó los preparativos. En aquel momento, varias voces predecían que la UEM no duraría y que no era viable. La experiencia no ha confirmado estas previsiones pesimistas. La Comisión alega que:

  • el euro se impuso rápidamente como moneda fuerte y estable;
  • las economías de la zona del euro respondieron bien a las crisis, en particular a la duplicación de los precios del petróleo y a las turbulencias financieras internacionales;
  • la inflación se mantuvo extraordinariamente baja y estable desde una perspectiva histórica.

No obstante, aunque la zona del euro en su conjunto respondió bien a las crisis, los Estados no siempre han absorbido las crisis específicas a sus países con toda la flexibilidad que hubiera sido deseable. La Comisión constata que, en general, la zona del euro no supo alcanzar de manera duradera tasas de crecimiento y de empleo elevadas. Los elementos siguientes pueden explicar la persistencia de las divergencias en materia de crecimiento e inflación y los desequilibrios de la balanza por cuenta corriente que subsisten en la zona del euro:

  • los acontecimientos en el período que precede a la creación de la unión monetaria, tales como una fuerte disminución de los tipos de interés ante la inminencia de la adopción del euro, la flexibilidad de las condiciones de crédito para los hogares, o la reunificación de Alemania -que ejerció un efecto considerable en la competitividad de la zona del euro;
  • la interacción de los acontecimientos de las economías individuales en la zona del euro, en particular la inversión sustancial y duradera en el sector de bienes inmuebles, reforzada por el efecto combinado de una flexibilidad de las condiciones de crédito, las migraciones y el turismo;
  • las influencias de las políticas nacionales y del mercado se combinaron, lo que en ocasiones impidió un ajuste armónico. En los Países Bajos, por ejemplo, aparecieron efectos procíclicos en los mercados laboral y financiero así como en la política presupuestaria. Esta circunstancia contribuyó a crear un ciclo «prosperidad - recesión»;
  • la lenta reacción de los precios y los salarios a las condiciones cíclicas nacionales, reflejada por un ajuste prolongado en algunos casos, en particular durante los períodos de ralentización económica;
  • los efectos indirectos entre los países de la zona del euro pueden ser significativos; las economías de la zona del euro influyen entre sí a través de la demanda y la competitividad;
  • la economía mundial puede afectar a los miembros de la zona del euro de tal forma que plantea retos de ajuste dentro de la propia zona;
  • la convergencia nominal y real ha sido muy desigual, lo que refleja parcialmente los diferentes enfoques de los países.

Contribuir al funcionamiento de la zona del euro mediante políticas eficaces

La Comisión Europea presenta cinco consideraciones políticas que podrían mejorar el funcionamiento de la unión monetaria. Será necesario:

  • administrar las políticas macroeconómicas con prudencia, lo que implica analizar profundamente las situaciones presupuestarias;
  • flexibilizar más los mercados de bienes y servicios;
  • acelerar la integración de los mercados financieros;
  • tener en cuenta las implicaciones de la unión monetaria en la fijación de los salarios;
  • tener en cuenta la dimensión internacional en la evaluación de las políticas en los países y la zona del euro.
 
Última modificación: 08.02.2007

Véase también

Para más información, consúltese el sitio Internet de la Dirección General (DG) Asuntos Económicos y Financieros (EN) de la Comisión Europea.

Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba