RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 11 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Orientaciones generales de política económica 2003-2005

Archivos

Las orientaciones generales de política económica son el eslabón central de la coordinación de las políticas económicas de los Estados miembros. Por primera vez, estas orientaciones generales abarcan tres años consecutivos y aspiran a racionalizar y sincronizar el proceso de coordinación de las políticas económicas con la política de empleo. Las orientaciones generales de 2003-2005 hacen hincapié en la contribución que las políticas económicas aportan al programa de Lisboa para que la Unión Europea pase a ser de aquí a 2010 la economía del conocimiento más competitiva y dinámica del mundo.

ACTO

Recomendación 2003/555/CE del Consejo, de 26 junio 2003, sobre las orientaciones generales de política económica para los Estados miembros y la Comunidad (período 2003-2005) [Véanse los actos modificativos].

SÍNTESIS

La primera parte contiene las orientaciones generales para todos los Estados miembros y la Comunidad además de una sección dedicada a los retos propios de la zona euro. La segunda parte está consagrada a las recomendaciones aplicables a los Estados miembros individuales y tiene en cuenta su situación particular. La Comisión Europea ha actualizado las grandes orientaciones de 2004 en una nueva recomendación que integra a los 10 nuevos Estados miembros en el marco actual de coordinación de las políticas económicas. En cuanto a los 15 Estados miembros anteriores, las orientaciones siguen estando de plena actualidad.

ORIENTACIONES GENERALES DE POLÍTICA ECONÓMICA

Lograr el objetivo estratégico de Lisboa

El Programa de Lisboa. En la primavera de 2000, la Unión Europea (UE) se fijó como objetivo convertirse en «la economía del conocimiento más competitiva y dinámica del mundo». Para alcanzar este objetivo, la UE decidió racionalizar los distintos procesos de coordinación de las políticas económicas y de empleo. Las Orientaciones generales de política económica (OGPE) hacen hincapié en la contribución de estas políticas al programa de Lisboa entre 2003 y 2005. Las OGPE se concentran en las cuestiones clave de las políticas económicas y las prioridades para los tres próximos años. Contienen también recomendaciones para los requisitos a corto plazo, que se adaptarán cada año, si fuera necesario.

Políticas de empleo. Además de estas orientaciones generales de política económica, los Estados miembros deben también aplicar las directrices para el empleo y las recomendaciones vinculadas a ellas.

Reforzar la economía de la Unión Europea

Crecimiento económico. El crecimiento económico resulta ser claramente menor a lo previsto, debido a las tensiones geopolíticas, la desaceleración de la demanda exterior y la reducción de la confianza de las empresas y los consumidores. En consecuencia, probablemente se produzca un cierto deterioro de las perspectivas de empleo en 2003. La inflación se ha mantenido ligeramente por encima del 2%, pero podría quedar por debajo de esta cifra en el futuro. Las políticas económicas deberían pues apoyar la confianza y así contribuir a la demanda interna, a la creación de empleo y a una subida del potencial de crecimiento a medio plazo.

Políticas macroeconómicas orientadas hacia el crecimiento y la estabilidad

Políticas económicas. Estas políticas desempeñan un papel esencial en el apoyo al crecimiento y el empleo y en el mantenimiento de la estabilidad de los precios. Los Estados miembros velarán por:

  • alcanzar o preservar situaciones presupuestarias próximas al equilibrio o excedentarias para todo el ciclo coyuntural;
  • resolver la situación de acuerdo con el pacto de estabilidad y crecimiento; en caso de déficit excesivo;
  • al margen del cumplimiento de estas obligaciones, evitar efectuar políticas procíclicas para que los estabilizadores automáticos puedan intervenir de manera simétrica sobre el conjunto del ciclo.

Por lo que se refiere a los salarios, los Estados miembros deberán promover un marco adecuado para las negociaciones salariales entre los interlocutores sociales. Deberán velar por que:

  • la subida de los salarios nominales siga siendo compatible con la estabilidad de los precios y las ganancias en la productividad. La subida de los costes salariales debería seguir siendo moderada con el fin de permitir más inversiones creativas de empleo.

Reformas económicas para aumentar el potencial de crecimiento

Reformas estructurales. Son indispensables para el refuerzo del potencial de crecimiento de la Unión. Para crear un máximo de sinergias, deberían aplicarse de la manera más coordinada posible. Los Estados miembros deben adoptar las medidas siguientes en los tres próximos años (las reformas destinadas a aumentar el empleo se describen con más detalle en las directrices para el empleo).

Empleo

  • contribuir a que el sistema de exacciones y prestaciones sea más favorable al empleo;
  • garantizar que los sistemas de negociación salarial tengan en cuenta las diferencias de productividad y mantengan la adecuación entre ésta y los salarios;
  • revisar las normativas del mercado de trabajo (acceso al mercado laboral, protección, organización más flexible del trabajo);
  • promover la movilidad del empleo (geográfico y profesional);
  • garantizar la eficacia de las políticas activas del mercado laboral.

Productividad

  • fomentar la competencia en los mercados de bienes y servicios (aumentar el nivel de transposición de las Directivas relativas al mercado interior, abrir la contratación pública, garantizar la independencia de las autoridades de competencia, reducir y reorientar las ayudas estatales, etc.);
  • acelerar la integración de los mercados de capitales (la aplicación del plan de acción sobre el capital-inversión de aquí a finales de 2003 y el plan de acción sobre los servicios financieros de aquí a 2005);
  • favorecer el espíritu de empresa y la creación de pequeñas y medianas empresas (PYME);
  • promover la inversión en el conocimiento, las nuevas tecnologías y la innovación: aumentar los gastos (privados y públicos) en materia de investigación y desarrollo (I+D) para progresar hacia un porcentaje del 3% del Producto Interior Bruto (PIB), por ejemplo, a través de un marco favorable a la I+D, a la protección de la propiedad intelectual, al programa eEurope2005, el desarrollo del sistema de navegación por satélite Galileo y la mejora de la educación y la formación;
  • reforzar la contribución del sector público al crecimiento (invertir aún más en el crecimiento por medio del capital físico y humano y el conocimiento, aumentar la eficacia del sector público, fomentar iniciativas conjuntas del sector privado y público, etc.).

Reforzar el carácter sostenible del crecimiento

Viabilidad a largo plazo de las finanzas públicas:

  • reducir la deuda pública para hacer frente al envejecimiento demográfico. Los Estados miembros en los que la deuda se sitúa por encima del 60% del PIB deberían llegar a una reducción progresiva y satisfactoria para situarse en este valor de referencia;
  • concebir, introducir y aplicar reformas de los sistemas de jubilación, por ejemplo favorecer una prolongación de la vida profesional, introducir elementos de capitalización, mejorar el acceso a las pensiones complementarias, etc.;
  • la Comunidad debería, por su parte, aplicar una estricta disciplina presupuestaria.

Cohesión económica y social

  • modernizar los sistemas de protección social garantizando un nivel adecuado y combatir la pobreza y la exclusión;
  • mejorar el funcionamiento de los mercados para fomentar la inversión en las regiones más desfavorecidas, concentrar las ayudas públicas, incluso las de la Unión, sobre la inversión en capital humano y la creación de infraestructuras, y garantizar que los programas de inversión se conciben y se administran eficazmente.

Medio ambiente: gestión eficaz de los recursos naturales

  • reducir las subvenciones sectoriales, las exenciones fiscales y otros incentivos que tienen un impacto ecológico negativo;
  • reducir las subvenciones en favor de las fuentes de energía no renovables, favorecer la eficacia energética y promover la parte de la energía renovable;
  • ajustar el sistema de impuestos, cargas y subvenciones en el ámbito de los transportes con el fin de traducir mejor los costes ecológicos y sociales y reforzar la competencia en los medios de transporte como el transporte ferroviario de mercancías;
  • renovar los esfuerzos para cumplir los compromisos asumidos en el protocolo de Kioto, por lo que se refiere a, por ejemplo, la aplicación del sistema de intercambio de derechos de emisión de gases de efecto invernadero.

Los retos a los que se enfrenta la zona euro

Retos. El crecimiento económico se situó por debajo de su potencial en 2002. Las orientaciones enumeran cuatro retos para la zona euro:

  • el refuerzo del crecimiento potencial;
  • el equilibrio de las políticas macroeconómicas;
  • las divergencias en las tasas de inflación;
  • el refuerzo de la coordinación de las políticas económicas.

Recomendaciones. El Consejo recomienda a las instancias de decisión a nivel nacional de la zona euro velar por la dosificación de las políticas económicas compatibles con la estabilidad de los precios y la confianza de las empresas y los consumidores. Además, los países de la zona euro deberán mantener situaciones presupuestarias, corregidas las variaciones coyunturales, próximas al equilibrio o en superávit. Cuando se estime necesario, deberán garantizar una mejora anual de al menos el 0,5% del PIB y, en caso de déficit excesivo, poner remedio a la situación. Deben analizarse las divergencias de las tasas de inflación para adoptar medidas en los sectores en los que estas divergencias son indeseables. Por lo que se refiere a la coordinación de las políticas, los Estados de la zona euro deberán profundizar en el análisis y el debate sobre la evolución económica (intercambio de información, representación externa, etc.) y mejorar la eficacia de los procedimientos de coordinación en el ámbito de las reformas estructurales.

ORIENTACIONES DE LAS POLÍTICAS ECONÓMICAS POR PAÍS

La segunda parte de las orientaciones generales de política económica contiene, para cada uno de los países miembros, retos y, en el marco de la estrategia global, recomendaciones específicas que tienen en cuenta las diferencias en el resultado, las perspectivas y las estructuras. Aquí se incluyen solamente los principales retos a los cuales debe enfrentarse cada Estado miembro.

Bélgica

  • proseguir los esfuerzos de saneamiento presupuestario, en particular, con vistas a garantizar la viabilidad de la Hacienda Pública en el contexto del envejecimiento demográfico;
  • aumentar los niveles de actividad y empleo, en particular para los trabajadores de más edad y las mujeres;
  • reforzar la competencia en algunos sectores de los servicios, aumentar la eficacia de la Administración pública y mejorar el marco empresarial.

Dinamarca

  • garantizar la adecuación de la oferta de trabajo a la evolución demográfica;
  • reforzar la competencia en algunos sectores y mejorar la eficacia del sector público.

Alemania

  • favorecer la creación de empleo y su adaptabilidad y movilizar el potencial de empleo inutilizado;
  • reforzar la productividad mejorando el contexto en el que realizan sus actividades las empresas y la eficacia del sistema de educación;
  • lograr en 2005 una reducción del déficit por debajo del 3% del PIB;
  • garantizar la viabilidad a largo plazo de los sistemas de jubilación y salud.

Grecia

  • garantizar las medidas adecuadas para alcanzar una situación presupuestaria cercana al equilibrio o excedentaria;
  • aumentar el bajo nivel de productividad;
  • reducir un desempleo estructural demasiado elevado y aumentar las tasas de empleo de las mujeres.

Para más información sobre los datos presupuestarios suministrados por Grecia a la Comunidad, consúltese el informe Eurostat.

España

  • aumentar las tasas, demasiado bajas, de empleo de las mujeres, y reducir las disparidades regionales en el mercado laboral;
  • aumentar los bajos niveles de productividad;
  • garantizar la viabilidad a largo plazo de la Hacienda Pública en el contexto del envejecimiento demográfico.

Francia

  • reducir rápidamente el déficit presupuestario por debajo del límite máximo del 3% del PIB;
  • fomentar la participación en la vida activa y reducir el desempleo estructural;
  • garantizar la viabilidad a largo plazo de la Hacienda Pública ante el envejecimiento demográfico;
  • garantizar la competencia en las empresas de red y acelerar la aprobación de las medidas relativas al mercado interior con el fin de crear condiciones de competencia equivalentes.

Irlanda

  • transición de la economía de un índice de crecimiento de dos dígitos a una expansión viable y menos rápida creando condiciones macroeconómicas estables y reforzando las condiciones de la oferta.

Italia

  • evitar un déficit excesivo
  • sanear rápidamente la Hacienda Pública y garantizar su viabilidad a largo plazo ante el envejecimiento demográfico;
  • aumentar las tasas de empleo aún bajas, particularmente entre las mujeres y los trabajadores de más edad, y reducir las grandes disparidades económicas entre el norte y el sur;
  • estimular la economía basada en el conocimiento;
  • mejorar el contexto empresarial y reforzar la competencia en los sectores energéticos y de servicios.

Luxemburgo

  • aumentar los niveles de actividad y empleo, en particular entre los trabajadores de más edad;
  • mejorar el contexto empresarial y fomentar el espíritu de empresa con el fin de alcanzar una estructura económica más equilibrada.

Países Bajos

  • proseguir el saneamiento presupuestario en los próximos años ante la reducción del crecimiento potencial y el coste del envejecimiento demográfico;
  • adoptar medidas complementarias para evitar un déficit excesivo;
  • incorporar al mercado laboral a las personas actualmente inactivas;
  • combatir el crecimiento relativamente escaso de la productividad (aumentar la competencia y aumentar las inversiones de las empresas en I+D).

Austria

  • garantizar la viabilidad de la Hacienda Pública ante el envejecimiento de la población;
  • seguir mejorando la base tecnológica de la economía y animar a las empresas a invertir en I+D e innovar;
  • promover una competencia efectiva en algunos sectores tales como la prensa, la distribución alimentaria, las oficinas de farmacia, los seguros, el comercio de muebles y las industrias de red.

Portugal

  • adoptar medidas complementarias para evitar un déficit excesivo;
  • acelerar el saneamiento presupuestario y frenar el rápido aumento de los gastos públicos;
  • aumentar el nivel global de competitividad (hacer el sistema educativo más eficaz, invertir en I+D, aumentar la competencia, limitar el fuerte crecimiento de los salarios nominales);
  • garantizar la viabilidad a largo plazo de la Hacienda Pública ante el envejecimiento demográfico.

Finlandia

  • reducir las altas tasas de desempleo estructural y aumentar la tasa de empleo de los trabajadores de más edad;
  • intensificar la competencia en algunos sectores y mejorar la eficiencia del sector público.

Suecia

  • velar por que la oferta de mano de obra sea la adecuada habida cuenta del envejecimiento de la población;
  • intensificar la competencia en algunos sectores y mejorar la eficacia del sector público.

Reino Unido

  • consolidar la posición presupuestaria para evitar los desequilibrios presupuestarios;
  • elevar unos índices de productividad relativamente bajos;
  • solucionar el doble problema del elevado número de personas en edad de trabajar que perciben las prestaciones por enfermedad e incapacidad y mantener la oferta de trabajo a largo plazo;
  • mejorar la calidad y la eficiencia de los servicios públicos.

Chipre

  • garantizar la reducción viable del déficit de las administraciones públicas;
  • diversificar más la economía con actividades de mayor valor añadido.

República Checa

  • reducir el déficit de las administraciones públicas y garantizar la viabilidad de la hacienda pública;
  • reformar los sistemas de jubilación y de salud;
  • abordar los problemas estructurales del mercado de trabajo;
  • crear condiciones favorables para acelerar el crecimiento y la productividad;
  • fomentar el espíritu empresarial.

Estonia

  • atajar el déficit considerable de la balanza corriente con una política presupuestaria adecuada;
  • resolver los problemas estructurales del mercado de trabajo;
  • crear condiciones favorables para acelerar el crecimiento y la productividad;
  • aumentar la competencia en las actividades de red (electricidad, gas, telecomunicaciones).

Hungría

  • lograr una reducción mayor y sostenible del déficit de las administraciones públicas;
  • aumentar la tasa de empleo y abordar los problemas estructurales del mercado de trabajo;
  • mejorar la competitividad de los costes aplicando políticas que propicien la moderación salarial;
  • crear las condiciones para aumentar la productividad;
  • fomentar la competencia en las actividades de red (electricidad, gas, telecomunicaciones).

Letonia

  • lograr una reducción mayor y sostenible del déficit de las administraciones públicas;
  • aumentar las tasas de empleo y abordar los problemas estructurales del mercado de trabajo;
  • mejorar la competitividad de los costes aplicando políticas que propicien la moderación salarial;
  • crear las condiciones para aumentar la productividad;
  • fomentar la competencia en las actividades de red (electricidad, gas, telecomunicaciones).

Lituania

  • abordar los problemas estructurales del mercado de trabajo;
  • mantener un déficit público moderado;
  • crear condiciones más favorables para el aumento de la productividad;
  • aumentar la competencia en las actividades de red (electricidad, gas, telecomunicaciones).

Malta

  • lograr una reducción mayor y sostenible del déficit de las administraciones públicas y garantizar la viabilidad a largo plazo de la hacienda pública;
  • aumentar las tasas de empleo, en particular la tasa femenina;
  • fomentar la competencia real, teniendo en cuenta las características específicas de una economía nacional de tamaño reducido.

Polonia

  • abordar urgentemente los problemas estructurales que afectan gravemente al mercado de trabajo;
  • reducir en mayor medida y de forma sostenible el déficit de las administraciones públicas y garantizar la viabilidad a largo plazo de la hacienda pública;
  • crear condiciones favorables al aumento de la productividad;
  • acelerar la reestructuración de la economía y las privatizaciones en la industria;
  • mejorar el entorno de las empresas.

Eslovaquia

  • garantizar una reducción mayor y sostenible del déficit de las administraciones públicas;
  • seguir abordando los problemas estructurales que afectan gravemente al mercado de trabajo;
  • mejorar el entorno de las empresas y apoyar la iniciativa privada;
  • crear condiciones que favorezcan el aumento de la productividad.

Eslovenia

  • reducir la inflación de forma sostenible;
  • aumentar las tasas de empleo, especialmente de los trabajadores de más edad;
  • crear condiciones para un incremento sostenido de la productividad;
  • promover el desarrollo de una competencia efectiva en todos los segmentos de la economía, especialmente en las industrias de redes (electricidad, gas, telecomunicaciones).

REFERENCIAS

ActoEntrada en vigorTransposición en los Estados miembrosDiario Oficial
Recomendación del Consejo 2003/555/CE--DO L 195 de 1.8.2003
Acto(s) modificativo(s)Entrada en vigorTransposición en los Estados miembrosDiario Oficial
Recomendación de la Comisión sobre la actualización de las OGPE (periodo 2003-2005) [COM (2004) 238]---

ACTOS CONEXOS

Recomendación de la Comisión relativa a las directrices generales para las políticas económicas de los Estados miembros y de la Comunidad [COM (2005) 141 final - no publicada en el Diario Oficial].

La Comisión Europea presentó el 12 de abril de 2005 una recomendación sobre las grandes orientaciones de las políticas económicas de los Estados miembros para el período 2005-2008 que reactiva la estrategia de Lisboa y desea concretar los objetivos.

La Comisión aborda:

  • las políticas macroeconómicas en favor del crecimiento y el empleo. Los Estados miembros deben:

- llegar a un presupuesto equilibrado;

- garantizar la viabilidad de la economía;

- favorecer una asignación eficaz de los recursos;

- garantizar la coherencia de las políticas macroeconómicas y estructurales;

- velar para que los salarios contribuyan a la estabilidad macroeconómica;

- garantizar el dinamismo y el buen funcionamiento de la zona euro.

  • las reformas microeconómicas deben aumentar el potencial de crecimiento. La Comisión recomienda a los Estados miembros:

- desarrollar y profundizar el mercado interior acelerando la transposición de las directivas;

- garantizar la accesibilidad y la competitividad de los mercados;

- mejorar la fuerza de atracción del mercado;

- facilitar el acceso a la financiación para las pequeñas y medianas empresas;

- desarrollar infraestructuras de transporte adecuadas;

- fomentar la investigación y mejorar los servicios de innovación, en particular, para las transferencias de tecnología;

- fomentar una utilización duradera de los recursos y reforzar las sinergias entre protección del medio ambiente y crecimiento;

- concentrarse en el desarrollo de nuevas tecnologías y de nuevos mercados.

La Recomendación se inscribe en las directrices para el crecimiento y el empleo (2005-2008). Constituye la parte I del documento íntegro. La segunda parte incluye una propuesta de decisión del Consejo relativa a las directrices para las políticas de empleo de los Estados miembros.

Comunicación de la Comisión - Segundo informe de aplicación de las Orientaciones Generales de Política Económica para 2003-2005 (presentado de conformidad con lo dispuesto en el artículo 99.3 del Tratado CE) [COM (2005) 8 final - no publicada en el Diario Oficial]

La Comisión concluye en su segundo informe que la aplicación de las Orientaciones 2003-2005 es mejorable. Algunos Estados miembros progresan más rápidamente que otros: Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Irlanda, los Países Bajos y el Reino Unido dieron un seguimiento relativamente bueno a las Orientaciones. Por lo que se refiere a los nuevos Estados miembros, su aplicación se hace en la buena dirección, especialmente en Chipre y Eslovaquia. La Comisión considera que el ambiente empresarial mejoró para las empresas, que la eficacia de las políticas de competencia se reforzó y que se mejoró la viabilidad medioambiental. Constata que el ritmo de las reformas del mercado laboral parece haber sido mantenido. Por el contrario, la Comisión lamenta que los progresos hayan sido limitados en el proceso de transición hacia una economía basada en el conocimiento. Además el proceso de integración del mercado parece haberse retrasado. Le preocupa que varios Estados miembros no tengan una posición presupuestaria sana o que no corrijan sus déficit excesivos. La viabilidad a largo plazo de la hacienda pública no está garantizada en 14 Estados miembros en 2004. En general, el ritmo general de las reformas no cambió en 2004. Está claro que con el ritmo actual la aplicación íntegra de las Orientaciones 2003-2005 no puede garantizarse y será difícil realizar las ambiciones de Lisboa.

Comunicación de la Comisión sobre la aplicación de las orientaciones generales de política económica (2003-2005) [COM (2004) 20 final - no publicada en el Diario Oficial].

En esta Comunicación, la Comisión examina las medidas ya adoptadas o que prevé adoptar en 2003. Presenta también la información necesaria para la actualización de las orientaciones generales en 2004. En un Anexo se incluye una evaluación detallada de la aplicación de las recomendaciones específicas de cada país [SEC (2004) 44 - no publicado en el Diario Oficial].

En general, la Comisión constata que el ritmo de las reformas se ha acelerado en determinados ámbitos como los mercados laborales, la competencia, el contexto empresarial, las nuevas tecnologías, la enseñanza y las reformas de los sistemas de pensiones. Por el contrario, los progresos parecen insuficientes en los ámbitos de la integración de los mercados, la inversión en investigación, la viabilidad social y la sostenibilidad del medio ambiente. Además, la Comisión se muestra preocupada del deterioro de la situación presupuestaria de varios Estados miembros.

Última modificación: 04.07.2005
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba