RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 15 idiomas
Nuevos idiomas disponibles:  CS - HU - PL - RO

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


El euro y la economía internacional

En este Documento de trabajo, la Comisión Europea presenta un primer análisis de las probables repercusiones del euro sobre la evolución de la economía internacional y, más especialmente, sobre el sistema monetario internacional.

ACTO

Documento de trabajo de la Comisión, de 23 de abril de 1997, sobre los aspectos externos de la Unión Económica y Monetaria [SEC (97) 699 final - no publicado en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

Habida cuenta de la importancia económica de la zona del euro, la introducción de la moneda única tendrá consecuencias importantes, no sólo para los Estados miembros que no participarán en la misma, sino también para los terceros países. Este aspecto externo del euro se debate cada vez más en los foros internacionales, tales como la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Asumiendo la hipótesis de que todos los Estados miembros participarán en la zona del euro, la unión económica y monetaria (UEM) presentará el panorama siguiente:

  • su dimensión económica y comercial será comparable a la de los Estados Unidos y superior a la del Japón;
  • si se exceptúan los intercambios intracomunitarios, el grado de apertura de la zona del euro será del 10,2%, equivalente al de los Estados Unidos y del Japón;
  • la creciente sincronización de los ciclos económicos de los distintos Estados miembros, debido a una mejor coordinación de las políticas económicas, reforzará la importancia de la coyuntura económica de la zona del euro para el resto del mundo;
  • debido a la desaparición de las tensiones entre las monedas europeas (que podrían ser provocadas por factores externos a la Unión), los resultados económicos de la zona del euro serán menos sensibles a las fluctuaciones de los tipos de cambio.

Con la realización de la UEM, el mercado financiero europeo alcanzará una verdadera integración, reflejada en:

  • el desarrollo de un sistema eficaz de pagos transfronterizos (TARGET) que servirá de enlace entre las distintas plazas financieras;
  • la armonización de los instrumentos financieros y la convergencia hacia los medios de financiación más eficaces;
  • un mercado monetario unificado que se traducirá en una creciente competencia entre los bancos y los intermediarios financieros;
  • la eliminación del riesgo de cambio entre los países participantes.

A pesar de la supresión de las fronteras, es probable que subsistan algunas características nacionales de los mercados financieros.

La dimensión de la UEM, la estabilidad de la moneda y el amplio mercado financiero en el que ésta se apoyará deberán favorecer la utilización internacional del euro.

Como moneda de facturación de los intercambios, el euro deberá utilizarse ampliamente en las relaciones comerciales en las que participe directamente la Unión Europea, aunque también, en cierta medida, en las operaciones comerciales en que no intervengan Estados miembros de la Unión.

En razón de la independencia del Banco Central Europeo (BCE) y de su política orientada a la estabilidad, el euro deberá constituir una importante moneda de reserva y jugar un importante papel en las carteras de activos financieros a escala mundial. Si bien parece que estos mismos factores aumentarán la atracción del euro para los inversores privados, es más difícil prever cuál será la importancia del euro en la composición de las carteras privadas.

La transformación del euro en una importante moneda internacional se efectuará de forma gradual, y normalmente se manifestará en primer lugar respecto de los países que tienen estrechos vínculos económicos con la Unión Europea.

Debido a la internacionalización del euro, las intervenciones del BCE tendrán evidentes repercusiones internacionales. No obstante, en una primera fase, dicha internacionalización complicará la aplicación de la política monetaria a causa de la influencia de las decisiones de agentes exteriores sobre los agregados monetarios.

La transición al euro implica el riesgo potencial de un período de inestabilidad de los tipos de cambio entre el euro y otras importantes monedas por diferentes motivos:

  • la percepción de la futura orientación de la política monetaria del BCE; no obstante, la posición de éste en el centro del Sistema Europeo de Bancos Centrales (SEBC), su independencia reglamentaria y su objetivo estatutario de estabilidad de precios deberían instaurar rápidamente su credibilidad;
  • un posible exceso de reservas en dólares en los bancos centrales; al ser éstos plenamente conscientes de la posibles repercusiones de sus transacciones sobre los mercados de cambio, cabe esperar que las posibles operaciones encaminadas a reducir las reservas excesivas en dólares se realicen progresivamente y en estrecha concertación;
  • la complejidad de la remodelación de las carteras privadas tras la instauración del euro; en cualquier caso, deberían producirse efectos de signo contrario, de modo que los efectos netos reflejen un equilibrio global.

A largo plazo, los tipos de cambio están determinados principalmente por factores económicos fundamentales (crecimiento, inflación, productividad, saldos presupuestarios y corrientes, etc.), que, a su vez, se ven influidos por las políticas económicas de la Unión y por las de sus socios comerciales.

El marco de política económica definido en el Tratado deberá permitir condiciones monetarias poco restrictivas, al mismo tiempo que se mantiene el tipo de cambio a un nivel apropiado. Así, las políticas económicas a escala europea constituirán un punto de referencia válido para las operaciones económicas internacionales.

La realización de la UEM puede implicar una evolución importante del sistema monetario internacional, especialmente haciéndolo más simétrico; las posibles ventajas de una coordinación macroeconómica tenderán a repartirse de modo más uniforme entre los participantes en la misma.

Por último, la UEM también repercutirá en el funcionamiento de las instituciones internacionales, tales como el FMI; habrá que examinar las cuestiones relativas a la representación de la Unión ante estas instituciones y verificar la compatibilidad de las prácticas existentes con las disposiciones del Tratado.

ACTOS CONEXOS

Comunicación de la Comisión «La zona euro en la economía mundial - Balance de los tres primeros años» [COM (2002) 332 final - no publicada en el Diario Oficial].
Esta Comunicación ofrece un balance de los tres primeros años de la unión económica y monetaria (UEM) de la zona euro en el ámbito económico mundial.

Última modificación: 23.06.2006
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba