RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 23 idiomas
Nuevos idiomas disponibles:  BG - CS - ET - GA - LV - LT - HU - MT - PL - RO - SK - SL

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


La introducción del euro: los criterios de convergencia

Para poder adoptar el euro como moneda única, el Estado miembro debe cumplir determinadas condiciones económicas y financieras llamadas también criterios de convergencia. Estas condiciones son cuatro:

  • la estabilidad de precios;
  • la situación de las finanzas públicas;
  • la participación en el mecanismo de cambio del sistema monetario europeo;
  • la convergencia de los tipos de intereses.

De este modo, cuando un Estado miembro es candidato a la adopción del euro, el Consejo de la Unión Europea (UE) verifica que cumple cada uno de los cuatro criterios. Si es el caso, el Consejo adopta una decisión que autoriza al Estado miembro a adoptar el euro y detalla los resultados de dicho Estado miembro en lo relativo a los criterios de convergencia.

La estabilidad de precios

Los Estados miembros deben presentar una estabilidad de precios duradera. Para verificar ese criterio, el Consejo observa la tasa de inflación del Estado miembro durante un año. Después, compara esta tasa con la tasa de inflación de los tres Estados miembros que presentan los mejores resultados en materia de estabilidad de precios. Si la tasa del Estado miembro candidato no sobrepasa en más de un 1,5% la de los tres mejores Estados miembros, entonces se cumple el criterio de estabilidad de precios.

La situación de las finanzas públicas

El Estado miembro candidato debe presentar finanzas públicas sostenibles. Es decir, la situación presupuestaria del Estado miembro no debe acusar un déficit excesivo.

Participación en el mecanismo de cambio del sistema monetario europeo

El mecanismo de cambio europeo es un mecanismo de tipo de cambio entre el euro y las monedas de los Estados miembros que no han adoptado el euro. Su principal objetivo consiste en estabilizar el curso de las divisas europeas, evitando fluctuaciones demasiado importantes entre el valor del euro y los de las otras monedas nacionales.

Para que un Estado miembro sea candidato a la introducción del euro debe haber participado en el mecanismo de tipo de cambio europeo durante al menos dos años. Asimismo, no debe haber sufrido tensiones graves en su moneda durante esos dos años.

Convergencia de los tipos de interés a largo plazo

Los tipos de interés a largo plazo se calculan en función de los préstamos de los Estados miembros; es decir, cuando emiten obligaciones o títulos equivalentes.

El tipo de interés a largo plazo de un Estado miembro candidato a la introducción del euro se compara, entonces, con un valor de referencia. El valor de referencia se obtiene calculando la media del tipo de interés a largo plazo de los tres Estados miembros de la UE con los mejores resultados en materia de estabilidad de precios. Para cumplir este criterio, el tipo de interés del Estado miembro candidato no debe sobrepasar en más de un 2% al valor de referencia.

Informes de convergencia

Los Estados miembros que no cumplen los criterios de convergencia son objeto de una derogación en la tercera fase de la Unión económica y monetaria. Cada dos años como mínimo, la Comisión Europea y el Banco Central elaboran informes de convergencia relativos a dichos Estados miembros. Estos informes examinan los progresos realizados por los Estados miembros en lo que respecta a los criterios de convergencia.

A título recordatorio, Dinamarca y Reino Unido son objeto de una exención en la tercera fase de la Unión Económica y Monetaria. Por el momento, estos dos Estados miembros no tienen la intención de adoptar el euro. Por tanto, no les afectan las obligaciones relativas a los criterios de convergencia.

Contexto

Los criterios de convergencia tienen como base jurídica al artículo 140 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (UE) y son objeto del protocolo n° 13 que acompaña a los tratados constitutivos de la UE.

Última modificación: 15.10.2010
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba