RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 5 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Declaración anual sobre la zona euro - 2009

La Comunicación recoge la respuesta de la zona euro a la crisis económica de 2008 y el modo de mejorar el funcionamiento de la Unión Económica y Monetaria. La Comisión ha determinado la necesidad de una mayor vigilancia macroeconómica de los sistemas financieros dentro de la zona euro para poder establecer una respuesta política coordinada más eficaz y rápida en el futuro.

ACTO

Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo, al Comité Económico y Social Europeo, al Comité de las Regiones y al Banco Central Europeo de 7 de octubre de 2009 – Declaración anual sobre la zona euro [COM(2009) 527 final – no publicada en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

Tras la crisis económica que se inició en el verano de 2007 y tocó fondo en 2008, están empezando a aparecer signos de estabilización en el sistema financiero. Durante toda la crisis, el euro ha protegido con eficacia su zona contra las turbulencias de los tipos de cambio y de interés que tan perjudiciales resultaban para los países de la Unión Europea (UE) en épocas de tensión de los mercados financieros. La capacidad de la zona euro para actuar con celeridad y coordinarse con los bancos centrales ha ayudado a estabilizar el sistema monetario internacional en su conjunto.

La crisis financiera ha demostrado las ventajas de pertenecer a la zona euro, que han aumentado su atractivo para los países de la UE que no están integrados en ella. Una de estas ventajas es la obtención de acceso a la liquidez del Banco Central Europeo.

Sin embargo, el euro no es capaz de salvaguardar la zona euro contra todos los problemas económicos, como los relacionados con los desequilibrios. La crisis ha puesto de manifiesto algunos puntos débiles de esta zona. Los desequilibrios en su seno han provocado que algunas economías hayan quedado más vulnerables a la crisis que otras. Antes de ella, muchos países de la zona euro desconocían este riesgo, pero la crisis financiera ha demostrado que es preciso un cambio.

Respuesta de la zona euro a la crisis

Faltaban disposiciones de supervisión satisfactorias, lo que impidió actuar con rapidez y dar una respuesta coordinada cuando se inició la crisis. Las primeras respuestas se caracterizaron principalmente por las consideraciones nacionales de los países de la zona euro. En octubre de 2008, la primera cumbre del Eurogrupo contribuyó a generar una respuesta de ámbito comunitario, para lo cual la Comisión facilitó una estrategia común para la aplicación de los planes nacionales de rescate de entidades bancarias.

Desde entonces, la Comisión ha presentado sus propuestas legislativas formales para la creación de un nuevo marco de supervisión financiera europea. El objetivo de estas propuestas es reforzar la supervisión prudencial de las entidades financieras individuales y del sistema financiero en su conjunto.

Además de las políticas internas, la UE desempeña un papel protagonista en la reforma reglamentaria de los mercados financieros, contribuyendo a dar forma y desarrollar las iniciativas y los compromisos del G20.

El saneamiento presupuestario de la zona euro, realizado en virtud del Pacto de estabilidad y crecimiento, ha permitido a la mayoría de los países estar mejor dotados para enfrentarse a la crisis de lo que lo estaban antes. No obstante, el saneamiento presupuestario era una obra inacabada en algunos países integrantes de la zona, cuyos niveles de deuda pública seguían siendo elevados y cuyas finanzas públicas dependían de los ingresos fiscales. En consecuencia, algunos países no han podido contribuir debidamente a las medidas conjuntas de estímulo presupuestario previstas en el Plan Europeo de Recuperación Económica.

A causa de su estrecha relación económica y financiera, y al hecho de compartir una moneda común y una política monetaria única, la coordinación entre los países de la zona euro es crucial. Si esta coordinación hubiera sido más rápida y eficaz, también podría haberlo sido la respuesta de la zona euro a la crisis.

Vías de futuro: una supervisión macroeconómica más amplia

La crisis ha demostrado la necesidad de que los países miembros de la zona euro progresen y apliquen las reformas conforme al programa de la UEM@10. En esta comunicación del 7 de mayo de 2008, la Comisión propuso un programa político de reforma destinado a mejorar el funcionamiento de la Unión Económica y Monetaria (UEM) ante el entorno mundial en rápido cambio, el envejecimiento de la población y el aumento de la preocupación por la energía y el cambio climático. El área de política exterior de este programa de reforma proponía que la zona del euro desempeñase un papel protagonista en la gobernanza económica mundial.

Los desequilibrios en la zona euro no se habían corregido antes de la crisis financiera. Por ello, se necesita una supervisión más amplia que permita consolidar una respuesta política coordinada. Esta supervisión más amplia deberá incluir la evolución de los mercados financieros. El exceso de endeudamiento del sector privado dio lugar a tendencias económicas insostenibles. Estos desequilibrios financieros se deben descubrir y atajar antes.

La supervisión debe ampliarse para garantizar finanzas públicas sostenibles. El crecimiento reducido unido a un mayor endeudamiento pone las finanzas públicas en una situación precaria en un momento en el que empiezan a hacerse sentir los efectos del envejecimiento. Se necesita un compromiso estratégico concreto para lograr una coordinación presupuestaria más intensa, que equilibre correctamente las consideraciones de estabilización y sostenibilidad en consonancia con el Pacto de Estabilidad y Crecimiento.

Debe favorecerse la coordinación entre políticas y países de la zona euro para hacer posibles estrategias sensatas de salida de la crisis. Esta coordinación deberá consistir en ponerse de acuerdo sobre el calendario, el ritmo y la secuenciación adecuados para la normalización de las políticas aplicadas.

Última modificación: 29.04.2010
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba