RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 15 idiomas
Nuevos idiomas disponibles:  CS - HU - PL - RO

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Gobernanza y desarrollo

La Unión Europea (UE) propone un enfoque más pragmático en materia de apoyo a la gobernanza en los países en desarrollo, fundado en el diálogo y el refuerzo de las capacidades. Hace hincapié en la ausencia de soluciones uniformes y preconiza un enfoque adaptado a las características de cada país.

ACTO

Comunicación de la Comisión al Consejo, al Parlamento Europeo y al Comité Económico y Social Europeo, de 20 de octubre de 2003, «Gobernanza y desarrollo» [COM (2003) 615 final - no publicada en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

Esta Comunicación tiene por objetivo definir respuestas adaptadas a los distintos contextos para:

  • desarrollar la capacidad de las instituciones y aumentar la participación de los países socios en la elaboración y aplicación de los programas y reformas;
  • garantizar sinergia y coherencia entre los distintos instrumentos y políticas de la UE en este ámbito;
  • garantizar la complementariedad y coordinación de los distintos proveedores de fondos;
  • contribuir a la protección de los derechos humanos y a la promoción de la democracia, la buena gobernanza y el Estado de Derecho.

La Comunicación hace hincapié en el hecho de que no existe una solución uniforme y preconiza un enfoque adaptado a las características de cada país en desarrollo, distinguiendo tres tipos de situaciones: cooperaciones eficaces, cooperaciones difíciles y situaciones posteriores a conflictos. Las orientaciones políticas han de adaptarse a esas tres situaciones.

Cooperaciones eficaces

Como la mayoría de los donantes, la Comisión concede prioritariamente su apoyo a los países que pueden obtener buenos resultados, de manera que se logre aumentar la eficacia de la ayuda. Las cooperaciones eficaces se producen con Gobiernos que se han comprometido en favor de objetivos de desarrollo y buena gobernanza, en un marco definido a nivel internacional. Aunque las capacidades institucionales son escasas, lo que se tiene en cuenta es la existencia de un compromiso político respecto al proceso de reforma.

Las prioridades de la acción deben de referirse a:

  • el diálogo continuo y eficaz con estos países;
  • el refuerzo de la gobernanza democrática, la participación de los ciudadanos y el acceso a la justicia;
  • la promoción de los derechos humanos;
  • el refuerzo de la transparencia, la responsabilización y la eficacia de las instituciones públicas;
  • la mejora de la capacidad de las organizaciones sociales para participar en los procesos y debates que conducen a la elaboración de las políticas.

La Comunicación cita como ejemplo los países de la región mediterránea, ciertos países africanos, así como los países de Europa Oriental y de Asia Central.

Colaboraciones difíciles

La Comisión señala que los donantes no deberían abandonar las cooperaciones más difíciles, con Gobiernos que no se han comprometido en la reducción de la pobreza, el desarrollo sostenible y la buena gobernanza. En estas situaciones, se suspende, total o parcialmente, la cooperación al desarrollo. Las poblaciones de estos países especialmente vulnerables no deberían sufrir las consecuencias del mal comportamiento de sus gobernantes. El hecho de aislar a estos países puede favorecer el extremismo y el terrorismo, sin hablar de las posibles repercusiones regionales. Dejar que un país se hunda no hará más que dificultar y hacer más costosa la reactivación del proceso a largo plazo. Todos estos elementos abogan en contra de una retirada total de estos países. Los donantes deben pues buscar puntos de entrada y enfoques de cooperación para afrontar los problemas, que a menudo tienen su origen en una mala gobernanza anclada en la pobreza.

Las prioridades de acción deben de referirse a:

  • la ayuda humanitaria y la ayuda alimentaria;
  • el apoyo a las actividades de las organizaciones sociales;
  • el diálogo con las autoridades con el fin de explorar las medidas que deben adoptarse para hacer evolucionar la situación hacia una cooperación más eficaz;
  • las iniciativas políticas lanzadas a nivel internacional o regional con el fin de encontrar una solución duradera a las dificultades o crisis.

La Comunicación cita como ejemplo Corea del Norte, Angola y Bangladesh.

Situaciones posteriores a conflictos

Se constata que, en una situación posconflictual, las instituciones públicas funcionan mal o son inexistentes. Los países que salen de un conflicto son a menudo propensos a reanudar las hostilidades. Según estimaciones, un 50% de los países que salen de un conflicto son países beligerantes en potencia. En tal situación, se hace necesario un rápido compromiso de los donantes.

Las prioridades de acción deben referirse a:

  • la definición de las causas profundas del conflicto y la voluntad de dar una respuesta;
  • la instauración del proceso de reconciliación;
  • el establecimiento de un vínculo entre la ayuda de urgencia, la rehabilitación y el desarrollo a largo plazo;
  • el suministro de una ayuda humanitaria neutral.

La Comunicación cita como ejemplos a Guatemala y Ruanda.

Diálogo sobre la gobernanza: elementos básicos

Existe una amplia gama de instrumentos para promover la gobernanza, en el marco de la lucha contra la pobreza y el fomento del desarrollo sostenible: la ayuda humanitaria, el apoyo al desarrollo institucional en ámbitos como transporte, salud o educación, las reformas administrativas y la lucha contra la corrupción, la asunción de los programas de reformas por los países, el mantenimiento de la paz y la seguridad, la promoción de los derechos humanos, la promoción de la participación de la sociedad civil, la promoción del comercio y el apoyo presupuestario.

Teniendo en cuenta los resultados positivos del debate con el Consejo y el Parlamento Europeo, la Comisión incorporará estos principios políticos a las directrices y redactará un manual que ayudará a las delegaciones a administrar de manera coherente los programas de cooperación de la UE en materia de gobernanza.

Marco general

El apoyo a la gobernanza se ha convertido en una herramienta fundamental de ayuda al desarrollo de los diez últimos años. Este elemento se integra en los programas de cooperación de la Comisión.

Se trata de un concepto que reviste varios aspectos. Aunque es cierto que no existe ninguna definición clara de la gobernanza, este término designa generalmente los elementos que se sitúan en el origen del vínculo social: normas, procesos y comportamientos mediante los cuales se organizan los intereses, se gestionan los recursos y se ejerce el poder en la sociedad. La calidad de la gobernanza a menudo estará en función de la capacidad de un Estado para prestar a sus ciudadanos los servicios básicos que permitan reducir la pobreza y favorecer el desarrollo.

El acuerdo de Cotonú supone un compromiso en favor de la buena gobernanza y, en este sentido, constituye una referencia para los otros acuerdos de la UE con terceros países. El diálogo regular y la participación de los actores no estatales forman parte del proceso.

ACTOS CONEXOS

Comunicación de la Comisión al Consejo, al Parlamento Europeo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones - La gobernanza en el consenso europeo sobre la política de desarrollo: hacia un enfoque armonizado en la Unión Europea [COM (2006) 421 final - no publicada en el Diario Oficial].

Última modificación: 14.12.2007
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba