RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 4 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Apoyo de la UE al desarrollo de las empresas en los terceros países

Habida cuenta de la importancia de las empresas para el crecimiento, el desarrollo, el empleo, la generación de renta y las estrategias de reducción de la pobreza, la Comisión formula propuestas con vistas a la reorganización y la reestructuración del apoyo de la Comunidad en favor del desarrollo de las empresas en los terceros países. Así, propone un paquete completo de nuevas propuestas que deberá aplicar la Comunidad a tres niveles distintos, a saber, macroeconómico, sectorial y empresarial.

ACTO

Comunicación de la Comisión al Consejo y al Parlamento Europeo, de 19 de mayo de 2003: «Cooperación de la Comunidad Europea con terceros países: planteamiento de la Comisión sobre el futuro apoyo al desarrollo del sector empresarial» [COM (2003) 267 final - no publicada en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

A partir de su experiencia en materia de apoyo al desarrollo de las empresas en los terceros países, la Comisión ha elegido cinco ámbitos de intervención o instrumentos que constituirán la base de su intervención:

  • el diálogo general sobre las medidas que deben tomarse y el apoyo, concretamente en lo que respecta a la política macroeconómica y comercial, así como a la buena gobernanza, mediante el establecimiento del marco normativo,
  • las actividades de fomento de la inversión y de la cooperación interempresarial,
  • los medios para facilitar la financiación de las inversiones y el desarrollo de los mercados financieros,
  • el apoyo a las pequeñas y medianas empresas en forma de servicios no financieros,
  • el apoyo a las microempresas.

Por «terceros países» se entienden los países en desarrollo, los países en transición y/o reconstrucción, la denominadas «economías emergentes», así como México y los países de Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), con excepción de los países candidatos a la adhesión.

Las empresas objeto de este apoyo son las empresas del sector privado, independientemente de su tamaño, y las empresas del sector público que funcionen en condiciones de mercado.

Diálogo general sobre las medidas que deben tomarse y apoyo

La actuación de la Comunidad en este ámbito tenderá a crear, gracias a un diálogo con sus homólogos locales, un contexto político a nivel nacional y regional que apoye y favorezca la competitividad, la economía de mercado y la buena gobernanza.

Concretamente, dicha actuación se materializará en asistencia técnica en apoyo de las reformas, concretamente en los ámbitos de la legislación, la banca, las finanzas, la fiscalidad, los gastos públicos, los procedimientos aduaneros y las medidas de facilitación del comercio, del fortalecimiento de las instituciones y de la eficacia de la administración.

Actividades de fomento de la inversión y de la cooperación interempresarial

El apoyo de la Comunidad a la promoción de la inversión y la transferencia de tecnologías de los países industrializados hacia los países en desarrollo consistirá en favorecer, tanto a nivel nacional como regional:

  • la inversión (sobre todo, extranjera) duradera y respetuosa con el medio ambiente,
  • así como los acuerdos de cooperación entre empresas para incrementar la competitividad de las economías en cuestión y, concretamente, ampliar las perspectivas de exportación.

En función del nivel de desarrollo de los países en cuestión, la ayuda de la Comunidad podría consistir en asignar un papel más importante a los organismos de promoción de la inversión, a los prestatarios de servicios de inversión y a otros intermediarios privados (cámaras de comercio e industria, asociaciones profesionales y asesores).

Medios para facilitar la financiación de las inversiones y el desarrollo de los mercados financieros

Partiendo de la hipótesis de que es esencial disponer de mercados financieros más eficaces para un correcto desarrollo del sector privado en los países en desarrollo, la Comisión desea establecer un marco adecuado para prestar a las pequeñas y medianas empresas servicios financieros eficaces y bien desarrollados.

Los instrumentos que se pondrán en marcha y, concretamente, los instrumentos de financiación de la inversión, tendrán como objetivo mejorar la calidad y la disponibilidad de los servicios financieros propuestos a las empresas privadas tanto en el sector formal como en el informal.

Ello debería generar una movilización de los flujos de ahorro privados (interiores y extranjeros) que financiarán las inversiones indispensables para la prosperidad de las empresas.

Apoyo a las pequeñas y medianas empresas en forma de servicios no financieros

A partir de la constatación de que es esencial para el crecimiento de las pequeñas y medianas empresas (PYME) y las microempresas la existencia de servicios eficaces de desarrollo de las empresas, la Comisión propone incitar a las empresas del sector privado a incrementar su competitividad, a acceder a tecnologías modernas, a mejorar su gestión y a buscar nuevas salidas.

Así, se pondrán en marcha varias medidas, entre las cuales se hallan:

  • una información inicial y continua de las empresas y asociaciones profesionales,
  • una actualización de los conocimientos específicos para contribuir a la modernización de las empresas y fomentar la creación de redes de empresas o cooperativas,
  • una ayuda para la elaboración y puesta en marcha de los planes de explotación, etc.

Apoyo a las microempresas

En numerosos países, las microempresas son el medio idóneo de participación en el crecimiento económico, sobre todo para los más pobres. Sin embargo, su desarrollo se ve limitado por la escasez de oferta local de servicios adecuados, tanto financieros como no financieros, por la ausencia de una cultura de empresa y de información sobre los mercados, así como por las dificultades de acceso a los recursos financieros.

Para apoyar el desarrollo de las microempresas, la Comisión propone, además de mejorar las bases macro y microeconómicas ya citadas, ayudar a los terceros países a:

  • reforzar las instituciones y las capacidades de los organismos intermedios que representan a las microempresas y que actúan como proveedores de bienes públicos,
  • incitar a los organismos de microfinanciación a crear nuevos servicios y productos financieros adaptados a las necesidades a medio y largo plazo de las microempresas y las empresas pequeñas,
  • apoyar la integración de la microfinanciación en los sistemas financieros locales,
  • mejorar el funcionamiento de los organismos de microfinanciación.

Aplicación y seguimiento

La Comisión tiene intención de mantener el control integral del seguimiento y la evaluación de los instrumentos que se apliquen y también de los aspectos políticos, de programación y de concepción de los cinco ámbitos de intervención, acompañados, en su caso, por la aplicación de medidas particulares, concretamente de asistencia técnica.

Con respecto a la ejecución y la gestión de los instrumentos financieros, concretamente, la microfinanciación y los servicios no financieros (servicios de desarrollo de empresas), la Comisión tiene intención de recurrir a intermediarios con los que concluirá los acuerdos o convenios de gestión o financiación pertinentes.

Asimismo, la Comisión tratará de fomentar y desarrollar una coordinación y una cooperación más eficaces entre los programas de ayuda exterior de la Comunidad y las actividades del Banco Europeo de Inversiones y otros intermediarios financieros, especialmente en los terceros países.

Última modificación: 12.04.2005
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba