RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 4 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Fondo para la energía destinado a los países ACP

Un Fondo para la energía dotado con 220 millones de euros va a permitir aumentar el acceso de la población de África, el Caribe y el Pacífico (ACP) a los servicios energéticos modernos. Dicho Fondo sirve de mecanismo de financiación y permite utilizar el efecto multiplicador de los recursos suministrados en el marco de la ayuda al desarrollo para captar financiación de otras fuentes. Se trata de una notable contribución a la Iniciativa en el ámbito de la energía puesta en marcha por la Unión Europea (UE) en la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible celebrada en 2002 en Johannesburgo.

ACTO

Comunicación de la Comisión al Consejo y al Parlamento Europeo, de 26 de octubre de 2004, relativa al desarrollo futuro de la Iniciativa de la Unión Europea en el ámbito de la energía y a las modalidades de creación de un Fondo para la energía en favor de los países ACP [COM (2004) 711 final - no publicada en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

FONDO PARA LA ENERGÍA EN FAVOR DE LOS PAÍSES ACP

El Fondo para la energía en favor de los países de África, el Caribe y el Pacífico (ACP) desempeña un papel de catalizador al fomentar la puesta en marcha de iniciativas y proyectos en el ámbito de la energía, actuar como organismo centralizador y desarrollar las capacidades de investigación y gestión de los países ACP.

Principios fundamentales

El dispositivo se basa en cuatro principios clave:

  • Gobernanza: el Fondo para la energía centra especialmente sus actividades en los países ACP que ya cuentan con una política nacional racional en el ámbito de la energía o están firmemente comprometidos a elaborar una política de tales características sobre la base de los principios de buena gobernanza. El Fondo les ayuda a establecer un marco institucional y normativo que les permita captar recursos financieros adicionales para el establecimiento de asociaciones entre los sectores público y privado.
  • Asunción: el Fondo para la energía está enteramente guiado por la demanda. Constituye un instrumento útil para apoyar y profundizar la participación de los agentes de los países ACP en la concepción y aplicación de las políticas desarrolladas en el ámbito de la energía.
  • Flexibilidad: se busca un efecto máximo mediante combinaciones creativas de subvenciones y otras fuentes de financiación. El Fondo está abierto a la cofinanciación con los Estados miembros, otras instituciones financieras internacionales, como el Banco Europeo de Inversiones, e inversores del sector público por medio de asociaciones entre los sectores público y privado.
  • Innovación: el Fondo pretende ofrecer respuestas innovadoras a los retos que plantea suministrar servicios energéticos sostenibles a la población más pobre. Por ejemplo, los proyectos pueden referirse a la electrificación de las zonas rurales, la mejora del rendimiento de la cocinas domésticas y el fomento de la producción sostenible de energía mediante biomasa, centrales hidroeléctricas de pequeño tamaño o generadores eólicos.

Ámbitos de acción prioritarios financiados por el Fondo para la Energía

La Comisión señala tres ámbitos prioritarios:

  • Suministro de servicios energéticos: la mayor parte de los recursos financieros proporcionados por el Fondo se destinan a mejorar el acceso de la población rural (africana, en particular) a servicios energéticos modernos. Se da prioridad a los habitantes de zonas sin suministro de energía. Las propuestas de proyectos deben garantizar la viabilidad de la inversión en los planos económico, social y medioambiental.
  • Creación de un entorno propicio: cuando no se den las condiciones de gobernanza necesarias para que las intervenciones sobre el terreno se centren en el suministro de energía, hasta un 20 % de los recursos del Fondo se destinan a apoyar la creación de un entorno favorable al sector energético, sobre la base de la buena gobernanza. El Fondo puede así contribuir a la aplicación de políticas y estrategias nacionales racionales en el ámbito de la energía, la mejora del marco institucional, jurídico y normativo, el aumento de las competencias de las principales partes interesadas y la mejora de sus capacidades de control y evaluación.
  • Facilitación de los futuros programas de inversión de gran envergadura: hasta un 20 % de los recursos del Fondo se destinan a los preparativos necesarios para facilitar los grandes programas de inversión desarrollados en el futuro en el ámbito de las interconexiones transfronterizas, la extensión de las redes y la distribución de energía en las zonas rurales, para su financiación por instituciones financieras internacionales.

Gestión del Fondo para la energía

La gestión del Fondo debe respetar el principio de asunción por los socios de los países ACP y su derecho de iniciativa.

La gestión corresponde a funcionarios de la Comisión Europea, quienes pueden recurrir, no obstante, a especialistas externos.

En la misma se aplican los procesos de toma de decisiones establecidos en la actualidad entre las instituciones de la UE y los países ACP.

Los Estados miembros, que participan en la puesta a punto y la orientación general del Fondo, pueden garantizar la coordinación necesaria entre sus propias actividades bilaterales y las del Fondo.

Las modalidades de aplicación, por su parte, se elaboran de conformidad con el modelo del Fondo para el agua.

Aprobación por la UE

En junio de 2005, el Consejo ACP-UE aprobó la creación del Fondo, por un montante total de 220 millones de euros. La Comisión dio luz verde a su aplicación en abril de 2006.

FUTURO DE LA INICIATIVA EUROPEA EN EL ÁMBITO DE LA ENERGÍA

Tras recordar que el acceso a servicios energéticos modernos constituye una condición previa para el desarrollo económico y social, la Comisión hacía balance de la Iniciativa europea en el ámbito de la energía puesta en marcha con ocasión de la Cumbre sobre el Desarrollo Sostenible.

Entre otros aspectos, destacaba que el diálogo y la creación de asociaciones específicas con los países en desarrollo habían propiciado la plena asunción de dicha Iniciativa por los países ACP. Señalaba asimismo, no obstante, la necesidad de que la Unión Europea destinase muchos más recursos a ese ámbito, lo que explica la voluntad de establecer un dispositivo financiero en favor de los países ACP centrado específicamente en el ámbito de la energía.

CONTEXTO

La energía es indispensable para casi todas las actividades humanas. Además, el acceso a servicios energéticos modernos constituye una condición previa para la lucha contra la pobreza y el desarrollo económico y social.

En los países en desarrollo, cerca de dos mil millones de personas carecen de acceso a servicios energéticos de calidad, modernos y fiables. Tras reconocer la importancia que reviste la mejora del acceso a la energía de la población más pobre, la Comisión y los Estados miembros lanzaron, en la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible celebrada en 2002 en Johannesburgo, la Iniciativa de la UE sobre la energía, destinada a erradicar la pobreza y fomentar el desarrollo sostenible.

Dicha Iniciativa permitió aumentar la atención otorgada a los servicios energéticos en el marco de la ayuda exterior de la Unión Europea.

Última modificación: 02.08.2007

Véase también

Para más información, consúltese la página Fondo ACP-CE para la Energía de la Dirección General EuropeAid.

Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba