RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 4 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Alimentos elaborados a base de cereales y alimentos infantiles para lactantes y niños de corta edad

En la Unión Europea, los alimentos elaborados a base de cereales y los alimentos infantiles para lactantes y niños de corta edad están sujetos a estrictos controles. La legislación establece normas armonizadas para la composición (lista de productos autorizados) y el etiquetado de este tipo de productos. Los residuos de plaguicidas que puedan ser nocivos para la salud de este grupo sensible de población se prohíben o se controlan fijando límites máximos que no pueden rebasar la ingesta diaria admisible.

ACTO

Directiva 2006/125/CE de la Comisión, de 5 de diciembre de 2006, relativa a los alimentos elaborados a base de cereales y alimentos infantiles para lactantes y niños de corta edad (versión codificada).

SÍNTESIS

Se trata de una directiva específica según el artículo 4 de la Directiva 89/398/CEE.

Ámbito de aplicación

La Directiva se aplica a los productos alimenticios destinados a una alimentación especial que satisfagan las necesidades específicas de los lactantes * y los niños de corta edad * en buen estado de salud y que tengan por destinatarios a los lactantes durante el período de destete y a los niños de corta edad, como complemento de su dieta o para su progresiva adaptación a los alimentos normales. Estos productos incluyen:

-los «alimentos elaborados a base de cereales», que se dividen en cuatro categorías:

  • cereales simples reconstituidos o que deben reconstituirse con leche u otro líquido alimenticio adecuado;
  • cereales con adición de otro alimento rico en proteínas reconstituidos o que deben reconstituirse con agua u otro líquido que no contenga proteínas;
  • pastas que deben cocer en agua hirviendo o en otros líquidos apropiados antes de su consumo;
  • bizcochos y galletas que pueden consumirse directamente o, una vez pulverizados, con adición de agua, leche u otro líquido adecuado;

_los «alimentos infantiles» distintos de los alimentos elaborados a base de cereales.

La Directiva no se aplica a la leche para niños de corta edad.

Obligación general

Los Estados miembros deben velar por que sólo se comercialicen en la Unión Europea (UE) los productos que se ajusten a esta Directiva.

Composición

En la fabricación de alimentos destinados a lactantes y niños de corta edad sólo pueden utilizarse ingredientes adecuados (según los datos científicos) para su alimentación.

Los alimentos elaborados a base de cereales deben ajustarse a los criterios de composición especificados en el anexo I de la Directiva.

Los alimentos para lactantes descritos en el anexo II deben ajustarse a los criterios de composición especificados en dicho anexo.

Sólo pueden servir para la fabricación de alimentos elaborados a base de cereales y de alimentos infantiles las sustancias enumeradas en el anexo IV de la Directiva, con arreglo a los límites máximos fijados por la misma. Los criterios de pureza para esas sustancias se fijarán posteriormente.

Los alimentos elaborados a base de cereales y los alimentos infantiles no pueden contener ninguna sustancia en cantidad tal que ponga en peligro la salud de los lactantes y los niños de corta edad (véase más abajo el Reglamento [CE] nº 1881/2006 en la rúbrica de «Actos conexos»).

Etiquetado

Además de las menciones obligatorias previstas por la Directiva 2000/13/CE, el etiquetado debe incluir las indicaciones siguientes:

  • la edad a partir de la cual puede utilizarse el producto, que nunca puede ser inferior a cuatro meses; en los productos recomendados a partir de los cuatro meses puede señalarse que son adecuados a partir de dicha edad, salvo indicación contraria de una persona competente en medicina, nutrición, etc.;
  • la presencia o ausencia de gluten cuando la edad indicada para el consumo del producto sea inferior a seis meses;
  • el valor energético disponible (en kJ y kcal) y el contenido de proteínas, hidratos de carbono y lípidos (en forma numérica), por cada 100 g o 100 ml de producto en su forma comercializada y, cuando proceda, por cantidad especificada de producto propuesta para el consumo;
  • la cantidad media de cada sustancia mineral y de cada vitamina controlada a un nivel específico (de conformidad con el anexo I y el anexo II respectivamente), expresada en forma numérica, por cada 100 g o 100 ml de producto en su forma comercializada y, cuando proceda, por cantidad especificada de producto propuesta para el consumo;
  • en caso necesario, las instrucciones sobre la correcta preparación del producto, subrayando la importancia de ajustarse a dichas instrucciones.

En el etiquetado pueden figurar indicaciones no obligatorias:

  • la cantidad media de los nutrientes mencionados en el anexo IV (en forma numérica) por cada 100 g o 100 ml del producto en su forma comercializada y, cuando proceda, por cantidad especificada del producto propuesta para el consumo;
  • información sobre las vitaminas y minerales incluidos en el anexo V (en tanto por ciento de los valores de referencia allí indicados), por cada 100 g o 100 ml del producto en su forma comercializada y, cuando proceda, por cantidad especificada del producto propuesta para el consumo, siempre que las cantidades presentes sean, como mínimo, iguales al 15 % de los valores de referencia.

Contenidos máximos de plaguicidas

Esta Directiva fija en 0,01 mg/kg el contenido máximo de residuos de plaguicidas autorizado en los alimentos elaborados a base de cereales y alimentos infantiles, excepto en el caso de determinadas sustancias, para las que se fijan límites en el anexo VI.

Asimismo establece que los métodos analíticos de determinación de la presencia de residuos de plaguicidas han de ser métodos normalizados.

Plaguicidas prohibidos

Esta Directiva prohíbe la utilización de determinados plaguicidas en los productos agrícolas destinados a la elaboración de alimentos infantiles (lista del anexo VII).
En el caso de los plaguicidas o metabolitos de plaguicidas de esta lista, incluso un límite máximo de 0,01 mg/kg puede ser excesivo para los lactantes y niños de corta edad.

Éste es el caso de los plaguicidas o metabolitos de plaguicidas cuya ingestión diaria admisible es inferior a 0,0005 mg/kg de peso corporal.

El umbral de cuantificación de los métodos analíticos es de 0,003 mg/kg. Si no se supera este nivel, se considera que no se han utilizado los plaguicidas. Este nivel puede cambiar a la luz de los avances técnicos o de los datos sobre la contaminación ambiental.

Términos clave del acto
  • Lactantes: los niños de menos de doce meses.
  • Niños de corta edad: los niños de entre uno y tres años.
  • Residuos de plaguicidas: los residuos de productos fitosanitarios, incluidos sus metabolitos (productos intermedios formados durante el metabolismo celular) y los productos resultantes de su degradación o reacción, presentes en los alimentos elaborados a base de cereales y los alimentos infantiles.

REFERENCIAS

ActoEntrada en vigorPlazo de transposición en los Estados miembrosDiario Oficial
Directiva 2006/125/CE26.12.2006-DO L 339 de 6.12.2006

ACTOS CONEXOS

Reglamento (CE) nº 1881/2006 de la Comisión, de 19 de diciembre de 2006, por el que se fija el contenido máximo de determinados contaminantes en los productos alimenticios [Diario Oficial L 364 de 20.12.2006].
Este Reglamento establece unos contenidos máximos tan bajos como sea razonablemente posible para los alimentos infantiles para lactantes y niños de corta edad, con el fin de proteger la salud de ese grupo vulnerable.
Para estos alimentos, el Reglamento establece los siguientes contenidos máximos:

  • nitratos: 200 mg/kg;
  • aflatoxina B1: 0,10 microgramo/kg;
  • aflatoxina M1: 0,025 microgramo/kg;
  • ocratoxina A: 0,50 microgramo/kg, el mismo que para los alimentos dietéticos destinados a usos médicos especiales dirigidos específicamente a los lactantes;
  • patulina: 10 microgramo/kg;
  • deoxinivalenol: 200 microgramo/kg;
  • zearalenona: 20 microgramo/kg, el mismo que para los alimentos elaborados a base de maíz para lactantes y niños de corta edad;
  • fumonisinas: 200 microgramo/kg para los alimentos elaborados a base de maíz para lactantes y niños de corta edad;
  • plomo: 0,020 mg/kg de peso fresco;
  • estaño inorgánico: 50 mg/kg de peso fresco, y el mismo contenido máximo para los preparados para lactantes y preparados de continuación, y para los alimentos dietéticos enlatados destinados a usos médicos especiales específicamente destinados a los lactantes, excepto los productos deshidratados y en polvo;
  • benzo(a)pireno: 1 microgramo/kg de peso fresco, y el mismo contenido máximo para los preparados para lactantes y preparados de continuación, y para los alimentos dietéticos destinados a usos médicos especiales dirigidos específicamente a los lactantes.

Reglamento (CE) nº 396/2005 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 23 de febrero de 2005, relativo a los límites máximos de residuos de plaguicidas en alimentos y piensos de origen vegetal y animal [Diario Oficial L 70 de 16.3.2005].
Para evitar que los residuos de plaguicidas puedan contaminar los alimentos, este Reglamento armoniza en el nivel más bajo los límites máximos de residuos (LMR) para los plaguicidas autorizados en los productos de origen animal o vegetal. Este nivel es tan bajo que tiene en cuenta a los grupos más vulnerables, como los niños, fetos y embriones. La ingesta diaria admisible de las sustancias incluye a este grupo de población.
Modificado por:
Reglamento (CE) nº 178/2006, de 1 de febrero de 2006 [Diario Oficial L 29 de 2.2.2006] (añadido de un anexo I con la lista de alimentos y piensos a los que se aplican contenidos máximos de residuos de plaguicidas).

 
Última modificación: 21.05.2007
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba