RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 15 idiomas
Nuevos idiomas disponibles:  CS - HU - PL - RO

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Ayudas estatales destinadas a fomentar las inversiones en capital riesgo en las PYME

Las Directrices fijan las condiciones para que las ayudas estatales destinadas a fomentar financiaciones en capital riesgo sean compatibles con el mercado común.

ACTO

Directrices comunitarias de 18 de agosto de 2006 sobre ayudas estatales y capital riesgo para pequeñas y medianas empresas [Diario Oficial C 194 de 18.8.2006].

SÍNTESIS

El mercado del capital riego adolece de un déficit de fondos propios que penaliza a la pequeña y mediana empresa (PYME), especialmente a las empresas con un gran potencial de crecimiento y a las especializadas en alta tecnología. Sin embargo, la financiación mediante fondos propios es vital para el desarrollo de las empresas, sobre todo durante la fase inicial. Por consiguiente, en determinadas condiciones, este déficit de fondos propios puede justificar la concesión de ayudas estatales destinadas a facilitar el acceso al capital riesgo. Estas directrices se refieren a las ayudas al capital riesgo concedidas a las PYME. No se aplican a las ayudas proporcionadas a empresas de construcción naval, a la industria hullera y a la siderurgia, ni a las empresas en crisis.

CRITERIO DEL BALANCE

Para analizar las ayudas estatales es esencial reforzar el enfoque económico. Por tanto, se utilizará una prueba que equilibre los posibles efectos positivos y negativos. La prueba de equilibrio se compone de tres pasos que preguntan si la ayuda:

  • contempla un objetivo de interés común, como el medio ambiente, crecimiento, empleo y cohesión;
  • se ha concebido para alcanzar un objetivo de interés común;
  • supone falseamientos de la competencia y del comercio.

Deficiencia del mercado

En Europa no existe una deficiencia generalizada del mercado del capital riesgo. No obstante, sí existen deficiencias en determinadas fases del desarrollo de las empresas, que se perciben como un déficit de fondos propios y plantean retos tanto al inversor como al beneficiario de la inversión. Para remediarlos, los inversores deben analizar las garantías ofrecidas y la estrategia de la empresa, controlar la aplicación de dicha estrategia y programar su retirada con un rendimiento de sus inversiones. La empresa por su parte debe participar en la toma de decisiones con el inversor exterior y entender las ventajas y los riesgos vinculados a este tipo de inversión.

Efecto de incentivo y proporcionalidad de la ayuda

Las ayudas estatales en favor del capital riesgo se proponen aumentar las inversiones privadas. Tienen un efecto de incentivo cuando reúnen las condiciones que establece el documento. La necesidad de ofrecer incentivos depende de la importancia de las deficiencias del mercado. Los criterios elegidos son los tramos de inversión por empresa objetivo, el grado de participación de los inversores privados, el tamaño de la empresa y la fase de desarrollo que se financia.

Una ayuda estatal es necesaria si está destinada a crear los incentivos que permitan la aportación de capital a las PYME en su fase inicial y de puesta en marcha y en las demás fases iniciales. Será ineficaz si va más allá de lo necesario para inducir una mayor provisión de capital riesgo.

APLICABILIDAD DEL ARTÍCULO 107, APARTADO 1, DEL TFUE

La Comisión determina la existencia de ayuda estatal teniendo en cuenta las ayudas concedidas a los inversores, a un fondo de inversión, a un instrumento de inversión o al administrador de los mismos, así como a las empresas en las que se realiza la inversión

Las financiaciones concedidas en forma de capital riesgo que sean ayudas de minimis, no entran en el ámbito de aplicación del artículo 107, apartado 1, del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE) (anterior artículo 87, apartado 1, del Tratado constitutivo de la Comunidad Europea [TCE]).

EVALUACIÓN DE LA COMPATIBILIDAD DE LAS AYUDAS

Una ayuda destinada a facilitar el desarrollo de una actividad o de una región económica, siempre que no altere las condiciones de los intercambios en forma contraria al interés común, es compatible con el mercado común. Esta sección establece los criterios de evaluación de dicha compatibilidad.

Forma de la ayuda

Cada país de la Unión Europea (UE) elige la forma de ayuda estatal que concede. La Comisión evalúa esta elección procediendo a determinar si constituye un incentivo para los inversores y si se justifica por el rendimiento esperado. Hay cuatro criterios de evaluación:

  • constituir fondos de inversión en los que el Estado sea socio, inversor o parte;
  • conceder garantías a inversores o a fondos de capital riesgo, que cubran parte de sus pérdidas y garanticen sus préstamos;
  • crear instrumentos financieros en favor de los inversores como incentivos para que aporten más capital;
  • crear incentivos fiscales en favor de los inversores para que efectúen inversiones.

Condiciones para la compatibilidad

Para que sea compatible, una medida de capital riesgo debe cumplir los siguientes requisitos:

  • que los tramos de inversión no excedan de dos millones y medio de euros por empresa y por año;
  • que las ayudas estatales se concedan hasta la fase de expansión o de puesta en marcha de las PYME;
  • que la medida de capital riesgo proporcione al menos el 70 % de su presupuesto total en forma de instrumentos de inversión de capital y cuasicapital en las PYME objetivo;
  • que al menos el 50 % de las financiaciones procedan de inversores privados (el 30 % en el caso de las PYME situadas en regiones asistidas);
  • que las decisiones de invertir tengan carácter lucrativo;
  • que la gestión se efectúe con carácter comercial.

EVALUACIÓN DETALLADA DE LA COMPATIBILIDAD DE LAS AYUDAS

Medidas de ayuda sujetas a una evaluación detallada

Las medidas de ayuda sujetas a una evaluación detallada son las que se proponen:

  • realizar inversiones superiores a un millón y medio de euros por PYME y por año;
  • proporcionar financiación para la fase de expansión a las medianas empresas en zonas no asistidas;
  • proporcionar inversiones de seguimiento en empresas que ya han recibido aportaciones asistidas de capital;
  • proporcionar una participación de los inversores privados inferior al 50 % en zonas no asistidas o inferior al 30 % en zonas asistidas;
  • proporcionar capital inicial a pequeñas empresas que pueden prever una participación privada inferior, o el predominio de instrumentos de inversión de deuda en vez de capital y cuasicapital;
  • intervención de un instrumento de inversión;
  • costes vinculados a la primera selección de empresas para la conclusión de las inversiones, hasta la fase de diligencia debida (costes de prospección).

Efectos positivos y efectos negativos de la ayuda

Los efectos positivos de la ayuda incluyen, en particular, la prueba de la deficiencia del mercado para las inversiones superiores a un millón y medio de euros por PYME y por año. La Comisión puede exigir pruebas adicionales como la existencia de un comité de inversión, el volumen de la medida o del fondo, la presencia de inversores informales o el efecto de incentivo.

Equilibrio y decisión

El análisis en cada caso concreto se basará en una evaluación general del impacto positivo y negativo previsible de la ayuda estatal. Sobre esta base, la Comisión determinará si las distorsiones resultantes afectan desfavorablemente a las condiciones comerciales en un grado contrario al interés común.

Estas directrices son aplicables hasta el 31 de diciembre de 2013. La Comisión publicó una comunicación en la que se actualizan estas directrices en 2010.

Última modificación: 25.10.2011
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba