RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 4 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Mejorar la situación económica del sector pesquero

La presente Comunicación de la Comisión describe las fuentes de las dificultades económicas que conocen las empresas pesqueras actualmente. Para afrontar estos retos, la Comunicación propone distintas medidas. A corto plazo, explica cómo la Comisión aplicará las Directrices comunitarias sobre ayudas estatales de salvamento y de reestructuración de empresas en crisis en el sector pesquero. A largo plazo, preconiza una mejora de la gestión pesquera, un mejor respeto de las normas pesqueras, un funcionamiento más eficaz del mercado y una utilización óptima de la investigación.

ACTO

Comunicación de la Comisión al Consejo y al Parlamento Europeo, de 9 de marzo de 2006, sobre la mejora de la situación económica del sector pesquero [COM (2006) 103 final - No publicada en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

A lo largo de estos últimos años, la situación económica de muchas empresas pesqueras se ha deteriorado a causa de:

  • un estancamiento, o incluso disminución, de los precios de mercado debido no solamente a un aumento de las importaciones y al desarrollo de la acuicultura, sino, sobre todo, a la concentración de ventas en grandes cadenas de distribución y a una mayor competencia entre el pescado y otros productos alimenticios;
  • la disminución de los rendimientos pesqueros, causada por el hecho de que la capacidad pesquera no se redujo de la misma forma que disminuyeron las cuotas de las principales especies demersales y bentónicas desde mediados de la década de los noventa. La reducción de la capacidad y de la potencia motriz de los buques de pesca no equilibró la situación, ya que fue compensada por el aumento constante de la eficacia de los buques. De todo ello se deriva una pesca excesiva generalizada. Según una evaluación del Consejo Internacional para la Exploración del Mar (CIEM) (EN), en el caso de la mayoría de las poblaciones evaluadas, las capturas son dos a cinco veces superiores al nivel que implicaría un rendimiento máximo sostenible *;
  • una subida de los costes de los combustibles entre 2003 y 2005 que afecta, en particular, a los buques equipados con artes de arrastre. Los costes de los combustibles pueden representar hasta un 36 % del valor de los desembarques e implicar un trabajo a pérdida. Por lo tanto, los miembros de la tripulación cuyo salario representa un porcentaje de las rentas de la captura sufren también una pérdida de renta.

Actualmente, son sobre todo las empresas que capturan especies demersales y utilizan artes de arrastre las que afrontan dificultades.

A corto plazo, los Estados miembros podrían ayudar a las empresas en crisis mediante la concesión de ayudas de acuerdo con las Directrices sobre ayudas estatales de salvamento y de reestructuración de empresas en crisis.

Ayuda de salvamento

La ayuda de salvamento sirve solamente para permitir a la empresa en dificultad sobrevivir financieramente durante el tiempo necesario para estudiar las posibilidades de reestructuración. No puede superar los seis meses y adopta la forma de una garantía o de un préstamo, que puede ser reembolsado con los medios obtenidos en forma de ayuda de reestructuración posterior.

Ayuda de reestructuración

Las Directrices para el examen de las ayudas estatales destinadas a los sectores de la pesca y la acuicultura autorizan las ayudas estatales para la adaptación, modernización y equipamiento de los buques de pesca siempre que respondan a las mismas condiciones que las aplicables a la ayuda comunitaria concedida de conformidad con el IFOP.

Otros tipos de ayudas a la modernización y al equipamiento de buques de pesca pueden, no obstante, autorizarse bajo el régimen de las Directrices comunitarias sobre ayudas estatales a las empresas en dificultad. Para este tipo de ayuda, los Estados miembros deben, sin embargo, obtener la aprobación de la Comisión. La ayuda debe limitarse al mínimo y las reestructuraciones deben basarse en hipótesis económicas realistas que sirvan para elaborar un plan de reestructuración. Además, la rentabilidad debe estar garantizada mediante la reducción de los costes sin aumentar la capacidad ni el esfuerzo pesquero global existente. La Comisión analizará las ayudas a las inversiones siguientes en los buques de pesca en función de su contribución al restablecimiento de la viabilidad de las empresas en cuestión:

  • un primer cambio de artes de pesca por un método que consuma menos combustible;
  • la adquisición de material que permita mejorar el rendimiento energético;
  • la sustitución del motor por uno nuevo que deberá, en función del tamaño del buque y el método de pesca, ser de una potencia igual o inferior. En el caso de arrastreros cuya eslora total supere los 24 metros, esta sustitución deberá ir obligatoriamente acompañada de un nuevo método de pesca que consuma menos carburante. La Comisión comprobará la potencia de los nuevos motores de más 130 kW sobre la base del «certificado Nox». Cualquier disminución de la potencia del motor gracias a la ayuda pública se deducirá de los niveles fijados en materia de capacidad pesquera a nivel nacional. En el caso de las empresas que explotan varios buques, la Comisión podrá aceptar aplicar la disminución de la potencia del motor de manera global a la empresa en cuestión. Del mismo modo, en el caso de los programas nacionales que autorizan la aplicación de un plan de reestructuración presentado por un grupo de pequeñas y medianas empresas (PYME), la Comisión puede decidir aplicar la disminución al conjunto del grupo.

Durante el tiempo necesario para llevar a cabo estas inversiones a bordo de buques de pesca, también se autoriza la ayuda estatal para el cese temporal de actividades. Las ayudas directas para costes de combustible se considerarán ayuda de funcionamiento incompatible con el Tratado. El sector pesquero podría, sin embargo, establecer un fondo de reserva. Pero, para ser aprobado por la Comisión, dicho fondo debe prever garantías de reembolso del conjunto de las ayudas públicas.

En el plazo de dos años a partir de la presente Comunicación, los Estados miembros deberán notificar a la Comisión las ayudas de salvamento y de reestructuración previstas. La Comisión las estudiará sin demora basándose en las disposiciones de los Fondos Estructurales aplicables. En los dos años siguientes a la aprobación por la Comisión, los Estados miembros deberán presentar las decisiones administrativas.

A largo plazo, se imponen otras medidas con el fin de reconstituir las poblaciones de peces y ofrecer perspectivas positivas a la pesca.

Mejorar la gestión pesquera

La gestión pesquera puede mejorarse aún más:

  • Dirigiéndose hacia rendimientos máximos sostenibles (RMS). Los RMS fueron adoptados por la Cumbre Mundial de Johannesburgo sobre el Desarrollo Sostenible como una forma de estabilizar la explotación de las poblaciones de peces antes de 2015. Además, presenta ventajas económicas en los niveles de la previsión de la oferta y de la ratio por unidad de esfuerzo. Desde la reforma de 2002, la política pesquera común (PPC) contempla la reconstitución de las poblaciones amenazadas. Esto constituye una condición previa para la estabilización de los RMS en el conjunto de las principales pesquerías. Véase la Comunicación sobre la explotación de los RMS (rúbrica «Actos Conexos»).
  • Garantizando una gestión económica de las pesquerías. La Comisión publicará la Comunicación sobre la influencia de los métodos utilizados por los Estados miembros para repartir los derechos de pesca en la situación económica de la flota.
  • Mediante una mejora de la gobernanza de la PPC. La reforma de 2002 propuso la creación de los Consejos Consultivos Regionales (CCR) con el fin de obtener un mejor respeto de las normas mediante una mayor asociación de las partes involucradas en la gestión. Hasta ahora se han creado tres CCR y un cuarto está a punto de serlo. La Comisión examinará en 2007 cómo mejorar el funcionamiento de los CCR.
  • Adaptando el esfuerzo pesquero a los recursos disponibles. La capacidad excesiva contribuye a la sobrepesca y disminuye la rentabilidad. El desguace de algunos buques se hace, pues, necesario. Varios Estados miembros ya han elaborado programas de desguace. Pueden concederse ayudas nacionales o comunitarias al desguace o a la reasignación de los buques de pesca a otras actividades. Los Estados miembros y la Comunidad deberían recurrir al Fondo Europeo de Pesca (FEP) a tal efecto.

Mejor cumplimiento de las normas de gestión de las pesquerías

El cumplimiento de las normas por parte de todos los pescadores es importante para garantizar la competencia leal, la conservación de los recursos y la calidad de los dictámenes científicos que sirven de base a la PPC. Conviene:

  • reforzar los controles. La nueva Agencia Comunitaria de Control de la Pesca comprobará que los Estados miembros aplican los Reglamentos en todo el territorio de la Unión Europea (UE);
  • intensificar la lucha contra la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada, que algunos pescadores adoptaron como estrategia comercial. La Comisión velará por la aplicación de su plan de actuación para privarles de los beneficios que obtienen de la misma.

Mejorar el funcionamiento del mercado

La Comisión examinará los nuevos instrumentos que permitirán mejorar la comercialización del pescado y de los productos pesqueros con el fin de obtener una mejor plusvalía para los pescadores. Invitará al Comité Consultivo de Pesca y Acuicultura a elaborar un código de conducta sobre la comercialización en la UE. El etiquetado ecológico también puede promover la valorización de una pesca sostenible. La reciente Comunicación de la Comisión sobre este tema debe estimular un debate fructífero. Los Estados miembros han de recurrir al FEP para mejorar la calidad, la plusvalía y la comercialización de los productos pesqueros.

Investigación al servicio de una pesca sostenible

La Comisión garantizará que los programas anuales para la aplicación del Séptimo Programa Marco apoyen:

  • la optimización, la validación y la aplicación práctica de nuevos conceptos y tecnologías que permitan ahorrar energía;
  • la concepción de artes de pesca que consuman menos combustible;
  • la producción de energías renovables;
  • el desarrollo y la aplicación práctica de nuevos tipos de biocombustibles.

Financiación

El FEP está a disposición de los Estados miembros en el marco de sus programas de salvamento y reestructuración. Contribuye a la financiación de las medidas de adaptación de la flota y apoya las reformas sociales necesarias en las comunidades de pescadores en cuestión. Los Estados miembros deben distribuir los recursos financieros entre las distintas prioridades del FEP, asignando, al mismo tiempo, los medios necesarios para el ajuste de la flota habida cuenta de la gravedad de la situación económica.

Contexto

La subida de los costes de los combustibles en paralelo con el descenso de las poblaciones de peces hizo disminuir la rentabilidad de la flota. La presente Comunicación identifica los principales factores de la crisis económica en el sector y sugiere respuestas a corto y largo plazo para mejorar la situación económica de las empresas pesqueras favoreciendo medidas encaminadas a restaurar una situación donde la capacidad pesquera esté en equilibrio con las posibilidades pesqueras.

Términos clave del acto
  • Rendimiento máximo sostenible: porcentaje de captura máximo para garantizar una pesca sostenible.

ACTOS CONEXOS

Comunicación de la Comisión al Consejo y al Parlamento Europeo, de 4 de julio de 2006, relativa a la aplicación de la sostenibilidad de la pesca en la UE a través del rendimiento máximo sostenible [COM (2006) 360 - No publicada en el Diario Oficial].

Última modificación: 20.06.2007
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba