RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 5 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Directrices relativas al concepto de efecto sobre el comercio

El concepto de «efecto sobre el comercio» es el criterio de competencia que determina la aplicabilidad de las normas de competencia de la Unión Europea (UE). Es especialmente importante en el nuevo régimen de aplicación de estas normas, que obliga a los órganos jurisdiccionales y a las autoridades nacionales a aplicar las normas de competencia de la UE a todos los acuerdos y prácticas susceptibles de afectar al comercio entre los países de la UE. En este contexto, estas directrices, que resumen la abundante jurisprudencia de los órganos jurisdiccionales de la UE, clarifican la aplicación de estas normas para las autoridades y las empresas.

ACTO

Comunicación de la Comisión- Directrices relativas al concepto de efecto sobre el comercio contenido en los artículos 81 y 82 del Tratado [Diario Oficial C 101 de 27.4.2004].

SÍNTESIS

Los artículos 101 y 102 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE), antiguos artículos 81 y 82 del Tratado constitutivo de la Comunidad Europea (TCE), se aplican a los acuerdos horizontales y verticales y a las prácticas de las empresas que «puedan afectar al comercio entre los países de la Unión Europea (UE)».

Las presentes directrices establecen una regla que indica cuándo no es probable que los acuerdos puedan en general afectar de forma apreciable al comercio entre países de la UE. Las directrices no pretenden ser exhaustivas. Su objetivo es fijar la metodología para la aplicación del concepto de efecto sobre el comercio y proporcionar orientación de cara a su aplicación en situaciones que se plantean frecuentemente. Aunque no sean vinculantes para los órganos jurisdiccionales y autoridades de los países de la UE, las presentes directrices pretenden también orientarlos a la hora de aplicar el concepto de efecto sobre el comercio contenido en los artículos 101 y 102 del TFUE.

El criterio del efecto sobre el comercio limita el alcance de la aplicación de los artículos 101 y 102 a aquellos acuerdos y prácticas que pueden producir un nivel mínimo de efectos transfronterizos en la UE.

En el caso del artículo 101 del TFUE, es el acuerdo el que debe poder afectar al comercio entre países de la UE. Si el acuerdo en su conjunto puede afectar al comercio entre países de la UE, se aplicará el Derecho de la UE a todo el acuerdo, incluidas las partes del acuerdo que no afecten individualmente al comercio entre países de la UE. Cuando las relaciones contractuales entre las mismas partes abarquen varias actividades, para que estas actividades formen parte del mismo acuerdo deberán estar relacionadas directamente y formar parte integrante del mismo concierto comercial global. De no ser así, cada actividad constituye un acuerdo diferente.

En el caso del artículo 102 del TFUE, es el abuso el que debe afectar al comercio entre países de la UE. Esto no implica, sin embargo, que cada elemento de la conducta deba evaluarse de forma aislada. La conducta que forme parte de una estrategia global aplicada por la empresa dominante debe evaluarse en función de su repercusión general. Cuando una empresa dominante adopte diversas prácticas en pos de un mismo objetivo, por ejemplo las prácticas destinadas a eliminar o excluir competidores, basta con que por lo menos una de esas prácticas pueda afectar al comercio entre países de la UE para que el artículo 102 del TFUE sea aplicable a todas las prácticas que formen parte de la estrategia global.

El análisis del concepto del efecto sobre el comercio obliga a tener especialmente en cuenta tres elementos:

  • el concepto de «comercio entre países de la UE»: el concepto de «comercio» no se limita a los tradicionales intercambios transfronterizos de bienes y servicios, sino que es un concepto más amplio que abarca toda actividad económica transfronteriza. Esta interpretación es coherente con el objetivo fundamental del Tratado de promover la libre circulación de mercancías, servicios, personas y capitales. El requisito de producir un efecto en el comercio «entre los países de la UE» implica que debe haber un impacto en la actividad económica transfronteriza que repercuta por lo menos en dos países de la UE;
  • la noción de «pueda afectar»: la función de la noción de «pueda afectar» consiste en definir la naturaleza del impacto necesario sobre el comercio entre países de la UE. Según el modelo de análisis desarrollado por el Tribunal de Justicia, la noción de «pueda afectar» implica que debe ser posible prever con un grado suficiente de probabilidad, con arreglo a un grupo de factores objetivos de derecho o de hecho, que el acuerdo o práctica puede tener una influencia, directa o indirecta, real o potencial, en las corrientes comerciales entre países de la UE. Cuando el acuerdo o práctica es susceptible de afectar a la estructura de la competencia en la Comunidad, se aplica el Derecho de la UE;
  • el concepto de «apreciabilidad»: el criterio del efecto sobre el comercio incorpora un elemento cuantitativo, que limita la aplicación del Derecho de la UE a los acuerdos y a las prácticas que puedan producir efectos de cierta magnitud. La apreciabilidad puede valorarse considerando la posición y la importancia que las correspondientes empresas tengan en el mercado de los productos de que se trate. La evaluación de la apreciabilidad depende de las circunstancias de cada asunto, en particular de la naturaleza del acuerdo o práctica, de la naturaleza de los productos de que se trate y de la posición de mercado de las empresas afectadas. En su Comunicación sobre los acuerdos de menor importancia, la Comisión establece que los acuerdos entre pequeñas y medianas empresas no suelen afectar al comercio entre los países de la UE. La Comisión considera que los acuerdos no pueden en principio afectar de forma apreciable al comercio entre países de la UE cuando se cumplen todas y cada una de las siguientes condiciones:
    1. la cuota de mercado conjunta de las partes en cualquier mercado de referencia en la UE afectado por el acuerdo no es superior al 5 %, y
    2. en el caso de acuerdos horizontales, el volumen de negocios total anual en la UE de las empresas interesadas correspondiente a los productos cubiertos por el acuerdo no es superior a 40 millones de euros.

El umbral de volumen de negocios de 40 millones de euros se calcula sobre la base de las ventas totales en la UE de los productos cubiertos por el acuerdo (los productos contractuales), sin incluir impuestos, realizadas durante el ejercicio presupuestario anterior por las empresas interesadas. No se incluyen las ventas entre entidades que formen parte de la misma empresa. Para aplicar el umbral de cuota de mercado, es necesario determinar el mercado de referencia.

La Comisión aplicará la presunción negativa a la aplicación de la noción de efecto sobre el comercio a todos los acuerdos, incluidos aquéllos que, por su propia naturaleza, pueden afectar al comercio entre los países de la UE, así como a los acuerdos que afectan al comercio con empresas radicadas en terceros países. Fuera del ámbito de aplicación de la presunción negativa, la Comisión tendrá en cuenta los elementos cualitativos relacionados con la naturaleza del acuerdo o práctica y de los productos afectados.

La presunción positiva relativa a la apreciabilidad de los acuerdos tiene en cuenta también si y de qué manera los acuerdos y las prácticas abarcan varios países de la UE, si se limitan a un único país de la UE o a una parte de un país de la UE. También se examinan los acuerdos y las prácticas que atañen a terceros países. En el caso de los acuerdos y prácticas cuyo objeto no estriba en restringir la competencia dentro de la UE, normalmente es necesario proceder a un análisis más detallado para comprobar si efectivamente pueden afectar a la actividad económica transfronteriza dentro de la UE y, por ende, a las corrientes comerciales entre los países de la UE.

ACTOS CONEXOS

Reglamento (CE) nº 1/2003 del Consejo, de 16 de diciembre de 2002, relativo a la aplicación de las normas sobre competencia previstas en los artículos 81 y 82 del Tratado [Diario Oficial L 1 de 4.1.2003].

Última modificación: 21.02.2011
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba