RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 4 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Hacia un sector vitivinícola sostenible

Archivos

El análisis detallado de la organización común del mercado (OCM) del vino prepara el terreno para una reforma a fondo en este sector. La presente Comunicación hace balance de la situación actual e identifica los objetivos de la reforma futura.

ACTO

Comunicación de la Comisión al Consejo y al Parlamento Europeo, de 22 de junio de 2006, «Hacia un sector vitivinícola europeo sostenible» [COM (2006) 319 final - no publicada en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

En la presente Comunicación, la Comisión abrió los debates sobre la futura OCM del vino. Este debate desembocó en la propuesta legislativa relativa a la OCM del vino, presentada por la Comisión en julio de 2007 (véase la rúbrica «Acto conexo»).

PUNTO DE PARTIDA

En la actualidad, la OCM del vino tiene como finalidad limitar la capacidad de producción mediante:

  • la limitación de los derechos de plantación, cuyos beneficios se rigen por la concesión de derechos de plantación suplementarios y por el crecimiento de los rendimientos en algunos Estados miembros;
  • el arranque definitivo, que prácticamente no se lleva a cabo desde 1996;
  • los programas de reestructuración/reconversión centrados en la adaptación de la calidad y la cantidad en función de la demanda de los consumidores. Dichos programas fomentan la producción de vino de calidad, pero también pueden ocasionar un aumento de la producción en general.

También se constatan otros frenos a la competitividad, y, en particular:

  • la destilación de crisis de los excedentes de vino, utilizada ahora como medida estructural, también afecta a los vinos de calidad. Este proceso no garantiza ingresos suficientes a los viticultores y, al mismo tiempo, tampoco frena la producción de los excedentes invendibles;
  • las ayudas al almacenamiento privado que se han convertido en ayudas estructurales cuyos costes deberían ser asumidos por la industria;
  • la rigidez de los procedimientos de adopción y adaptación de las prácticas enológicas;
  • la confusión del consumidor desorientado por las etiquetas procedentes de un sistema jurídico complejo y distinto de las clasificaciones internacionales;
  • la superposición de las normativas nacionales y regionales, que añade complejidad.

NUEVA POLÍTICA VITIVINÍCOLA DE LA UE

Las nuevas orientaciones europeas en el sector vitivinícola pretender sacar provecho del enorme potencial de la UE, sin dejar de lado la evolución del contexto europeo e internacional.

Potencial y deficiencias a escala europea

La Unión Europea es el primer productor y exportador de vino del mundo, a la vez que el mayor consumidor e importador. Además, el vino europeo goza de renombre internacional desde el punto de vista de la calidad. El sector vitivinícola representa, pues, una actividad económica vital para el empleo y los ingresos por exportación.

Sin embargo, en la actualidad, las importaciones europeas crecen a un ritmo más sostenido que las exportaciones, hasta tal punto que próximamente podrían superar a las exportaciones. El aumento de la producción y de las ventas de vino del nuevo mundo determina que los productores europeos se vean obligados a aumentar su competitividad.

Objetivos

La UE pretende aumentar la competitividad de los productores europeos y la reputación de sus vinos para reconquistar los antiguos mercados y ganar otros nuevos. Para lograrlo, el régimen debe apoyarse en normas claras y eficaces que permitan equilibrar la oferta y la demanda. Además, es necesario preservar las mejores tradiciones de la producción vitivinícola europea, reforzar el tejido social en numerosas zonas rurales y garantizar que el conjunto de la producción respete el medio ambiente.

Opciones para reformar la OCM del vino

Para reformar la OCM del vino, la Comisión estudió las siguientes opciones posibles:

  • mantenimiento del statu quo, acompañado de algunas pequeñas adaptaciones;
  • reforma de la OCM del vino según los principios de la reforma general de la PAC;
  • desregulación total del sector.

La Comisión ha llegado a la conclusión de que estas opciones no aportarían una respuesta satisfactoria ni a los problemas, ni a las necesidades ni a las particularidades del sector vitivinícola.

ÚNICA OPCIÓN POSIBLE: REFORMA EN PROFUNDIDAD DE LA OCM DEL VINO

La Comisión considera que esta opción constituye la respuesta más apropiada si se tienen en cuenta las particularidades del sector. El marco reglamentario y la estructura productiva se modificarán con el fin de dotar a la UE de un sector vitivinícola sostenible y competitivo.

DOS VARIANTES

Para esta reforma se han tenido en cuenta dos orientaciones posibles:

  • La variante A (una sola etapa): en este caso se suprimirían simultáneamente los derechos de plantación y el régimen de arranque, bien inmediatamente, o bien el 1 de agosto de 2010 a más tardar. Esta opción daría una respuesta inmediata a las dificultades actuales, pero exigiría una adaptación rápida y difícil del sector.
  • La variante B (dos etapas): por el contrario, este enfoque se caracteriza por un período de adaptación estructural, que prevé la reactivación temporal del régimen de arranque. En una primera etapa se restablecería el equilibrio del mercado y en una segunda etapa se aumentaría la competitividad, sobre todo mediante la supresión de los derechos de plantación. El sistema de restricciones de derechos de plantación se prorrogaría hasta 2013. Se incentivaría a los productores menos competitivos para que vendieran sus derechos de plantación rápidamente, ya que la prima de arranque se fijaría en un nivel atractivo durante el primer año, estableciéndose un baremo decreciente para los años siguientes. Los productores competitivos tendrían, de este modo, la posibilidad de aumentar su producción.

La superficie agrícola anteriormente utilizada para la producción de vino, una vez arrancada, podría acogerse al estatuto de zona admisible al régimen de pago único (RPU) y, en la variante B, también daría lugar al pago del importe medio regional de la ayuda directa disociada.

CARACTERÍSTICAS COMUNES A LAS DOS VARIANTES

Supresión de las medidas de gestión del mercado

Se suprimirían las medidas de gestión del mercado tales como la destilación de crisis, la ayuda al almacenamiento privado y la ayuda a los mostos. Se abandonaría igualmente la destilación de crisis o se sustituiría por otro mecanismo de seguridad que se vería apoyado por una dotación nacional y por la introducción de medidas más previsoras.

Dotación presupuestaria para los Estados miembros productores

Los Estados miembros podrían utilizar los fondos concedidos para financiar medidas elegidas entre las incluidas en una lista dada, por ejemplo, para aplicar ciertas medidas de gestión de crisis tales como los seguros contra las catástrofes naturales o para constituir una cobertura básica frente a las crisis de ingresos.

Desarrollo rural

Sería deseable impulsar medidas de carácter estructural en el sector vitivinícola. A tal fin, está previsto proceder a una transferencia de créditos hacia el desarrollo rural en beneficio de las regiones vitivinícolas. Entre las numerosas medidas que pueden figurar en los planes de desarrollo rural adoptadas por los Estados miembros y que podrían beneficiar al sector vitivinícola figuran, como ejemplo, la jubilación anticipada y las ayudas agroambientales.

Política de calidad e indicaciones geográficas

La política de calidad ganaría en claridad, simplicidad y transparencia, si se adoptaran las medidas siguientes:

  • la revisión en profundidad del marco reglamentario para aproximarlo a las normas internacionales, en particular a las disposiciones del Acuerdo sobre los aspectos de los derechos de propiedad intelectual relacionados con el comercio (ADPIC); la Comisión propone crear dos categorías de vino: vinos sin indicación geográfica y vinos con indicación geográfica; esta última estaría dividida a su vez en dos subcategorías: la de vinos con indicación geográfica protegida (IGP) y la de vinos con denominación de origen protegida (DOP);
  • la confirmación, la adaptación, la promoción y la valorización en todo el mundo del concepto de vino de calidad basado en suorigen geográfico;
  • el refuerzo del papel de las organizaciones interprofesionales para que puedan controlar y gestionar la calidad de los vinos producidos en su territorio.

Prácticas enológicas

En lo que respecta a las prácticas enológicas, la Comisión propone lo siguiente:

  • asumir la tarea, hasta ahora responsabilidad del Consejo, de autorizar nuevas prácticas enológicas o de modificar las actuales;
  • reconocer las prácticas enológicas de la Oficina Internacional de la Viña y el Vino (OIV) y examinar en qué medida pueden incorporarse en un reglamento de la Comisión;
  • autorizar la utilización en la UE de prácticas enológicas ya aprobadas a nivel internacional para la fabricación de vinos que vayan a exportarse a dichos destinos;
  • suprimir el requisito relativo al grado alcohólico natural mínimo de los vinos, que ya no tiene razón de ser debido a la limitación propuesta en lo que respecta al aumento artificial del grado alcohólico natural;
  • garantizar un nivel mínimo de protección del medio ambiente durante el proceso de producción.

Aumento artificial del grado alcohólico natural

Se hace necesario adoptar una decisión con relación a la ayuda al mosto, tras la reciente reforma del sector del azúcar, que agrava el problema de la utilización de azúcar en lugar de mosto para elevar el grado alcohólico del vino. La solución más ventajosa parece ser la supresión total de la ayuda y prohibir al mismo tiempo la utilización de sacarosa.

Etiquetado

La Comisión propone simplificar las normas de etiquetado a través de un marco jurídico único aplicable a todas las diferentes categorías de vinos y a sus menciones. En particular, sería posible, incluso para los vinos de mesa sin IG, indicar en la etiqueta el nombre de la variedad de vid y del año de cosecha. Este marco se definiría en función de las necesidades expresadas por los consumidores y sería coherente con la política de calidad del vino.

Promoción e información

La Comisión se compromete en una política de promoción e información sobre el vino europeo en el mercado de los terceros países. Asimismo, puede plantearse la realización de campañas informativas en la Unión sobre el consumo responsable y moderado del vino.

Medio ambiente

La Comisión tiene previsto incorporar exigencias fundamentales de respeto del medio ambiente por parte del sector vitivinícola, ya que las prácticas vitivinícolas pueden causar problemas relacionados con la erosión y la contaminación del suelo, la utilización de productos fitosanitarios y la gestión de residuos.

Organización Mundial del Comercio (OMC)

La nueva OCM del vino debería ser compatible con las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Así pues, se suprimirán las medidas de intervención («compartimento ámbar») que distorsionan el comercio actual, y se dará preferencia a las medidas del «compartimento verde». La prohibición actual de vinificar el mosto importado y de mezclar los vinos comunitarios con vinos no comunitarios se examinará en el mismo sentido.

ACTO CONEXO

Propuesta de Reglamento del Consejo por el que se establece la organización común del mercado vitivinícola y se modifican determinados Reglamentos [COM (2007) 372 final - no publicada en el Diario Oficial].

Última modificación: 13.09.2007
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba